socorrista_848socorrista_848

PRL para socorristas

Los socorristas desempeñan un papel fundamental en la época estival en nuestras playas y piscinas, garantizando la protección y seguridad de todas aquellas personas que acuden a estos espacios para su disfrute.

Aunque en principio esta actividad pueda parecer relajada por el entorno en el que se desarrolla, no está exenta de riesgos para la seguridad y salud del socorrista, debido a las propias características de las instalaciones, las condiciones ambientales a las que se encuentran expuestos, además de trastornos musculoesqueléticos y factores de origen psicosocial, derivados de la responsabilidad de su trabajo y situaciones de estrés.

Entre los principales riesgos a los que los socorristas se encuentran expuestos están las caídas al mismo nivel (sobre todo por circular por zonas húmedas), caídas a distinto nivel, sobreesfuerzos al manipular personas accidentadas y adoptar posturas forzadas, exposiciones extremas a calor, frío, humedad y radiación solar, agentes biológicos (protozoos, hongos, bacterias y virus) y agentes químicos tales como desinfectantes, alguicidas, cloro, etc. en el caso de las piscinas.

En cuanto a los riesgos de origen psicosocial, los socorristas deben prestar una labor de atención y vigilancia constante que les obliga a estar en alerta en todo momento, todo ello unido a largas jornadas de trabajo bajo condiciones ambientales que pueden resultar extremas. Además, no es raro que se produzcan enfrentamientos con los usuarios al no querer acatar en muchas ocasiones las normas de precaución y seguridad establecidas.

Por todo ello, es importante que si este verano vas a trabajar de socorrista además de proteger a los demás te protejas a ti mismo. A continuación, te indicamos una serie de medidas de prevención y protección básicas que es importante tengas en consideración y no te olvides de aplicar.


  • Utiliza calzado de trabajo con suela antideslizante y que permita que el pie pueda secarse y permanecer seco la mayor parte del tiempo y disponga de una correcta sujeción del talón, para evitar resbalones y caídas.

  • Asegurarse del buen estado y estabilidad de las sillas elevadas para vigilancia antes de acceder a las mismas. A la hora de subir y bajar de la silla elevada de vigilancia sujétate con las dos manos, y no saltes desde ella.

  • Dispón de zonas de refugio a la sombra donde protegerse de la radiación solar directa. Utiliza sombrillas y toldos en las torres de vigilancia y limita la exposición solar en la medida de lo posible, principalmente en las horas centrales del día. Aplica de manera periódica cremas protectoras solares y utilizar medios de protección personal, gafas de sol con protectores laterales, camisetas y gorros.

  • Para evitar el golpe de calor bebe abundante agua fresca con frecuencia, evita estar inmóvil durante mucho rato, es importante moverse o realizar alguna actividad, pero evitando el esfuerzo físico en las horas centrales de mayor calor, recuerda refrescarte y mojarte la cabeza y al menor síntoma de mareo avise a un compañero.

  • Para la realización de las curas en caso de algún herido, utilice guantes de protección, deseche el material cortante y punzante en los depósitos habilitados para ello, recuerde lavarse las manos después de las curas y antes de comer y no consuma agua que no tenga garantías suficientes de potabilidad.

  • Consulta las fichas de datos de seguridad de los productos químicos utilizados y siga las indicaciones establecidas en las mismas en cuanto a su manejo y al uso de equipos de protección personal.

  • Aplica el método y técnica de transporte más adecuado en cada caso cuando deba mover a algún accidentado, utiliza los medios de transporte disponibles y mantén una adecuada preparación física.

  • Promueve la alternancia de posturas, evitando mantener una postura de pie estática durante largo rato. Realiza estiramientos antes de iniciar las sesiones, al finalizarlas y durante la jornada laboral, además de realizar pausas periódicas.

  • En caso de desacuerdo o enfrentamiento con algún usuario, mantenga la calma y equilibrio emocional, converse con corrección y de manera afable y no responsa a las provocaciones.

  • Y por último, para evitar la fatiga mental, distribuye correctamente los periodos de descanso a lo largo de la jornada laboral y aplica técnicas de relajación.





Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Sobre el autor

Archivo del blog