Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Primeros Auxilios a un niñoPrimeros Auxilios a un niño

Primeros auxilios pediátricos

Ante una situación de emergencia sanitaria los primeros auxilios son vitales y pueden determinar el estado y la evolución de los afectados después de un accidente o indisposición. Pero en el caso de que sea un niño ¿Sabemos cómo actuar ante una emergencia pediátrica?

Estamos tan a gusto comiendo con un grupo amigos un domingo cualquiera. Los mayores charlando y recordando anécdotas, los más jóvenes en corrillo con sus asuntos y los más pequeños sin parar quietos, jugando a pillar, a futbol, al escondite...

A alguien se le ocurre sacar frutos secos y golosinas para ir picando a media tarde. Y en un plis plas todos los niños se lanzan a devorar el refrigerio mientras quieren seguir jugando.

Y de repente, tos. Al tiempo que los padres corremos hacia los niños, oímos un estridor y vemos al pequeño de 4 años con las manos sujetándose el cuello, mucha tos y con arcadas.

Este relato angustiante no es ciencia-ficción, pues podría suceder sin previo aviso. La asfixia por atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2017, un total de 2.336 personas perdieron la vida porque un trozo de comida u otro objeto les impidió respirar y nadie logró ayudarles a expulsarlo. La mayoría de muertes se produce entre mayores de 65 años y en niños, por los problemas con la habilidad de deglución que tienen los mayores y la inmadurez en este sentido de los más pequeños.

Se estima que 1 de cada 3 personas con muerte súbita puede sobrevivir si a su lado se encuentra alguien que conoce las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar y presta los primeros auxilios.

Y una asfixia por atragantamiento, es el ejemplo claro de que las acciones tomadas en los primeros minutos marcan la diferencia entre la vida y la muerte.

Los primeros auxilios pediátricos no son igual que en adultos

Los primeros auxilios son aquellas técnicas y actuaciones que permiten la atención inmediata de un accidentado o enfermo repentino, en el mismo lugar de los hechos, hasta que se pueda obtener la asistencia médica profesional, evitando agravar o empeorar las lesiones que haya sufrido, haciendo sólo aquello de lo que se está totalmente seguro.

Hay que tener en cuenta que las situaciones de emergencia que puedan darse en niños y la forma de actuar, tienen connotaciones distintas a las que se plantean únicamente en adultos.

Así, por ejemplo, las medidas a aplicar en una reanimación cardiopulmonar básica y las actuaciones ante la obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño son diferentes a las aplicadas a un adulto y además también variarán según la edad del niño.

Por otro lado, existen situaciones concretas que afectan a los niños, en las que saber identificar, interpretar y actuar con rapidez es de vital importancia.

Situaciones de emergencia en niños

  • Alergias e intolerancias alimentariasniña llorandoniña llorando
  • Crisis de asma
  • Descompensaciones de cardiopatías congénitas
  • Convulsiones (por epilepsia o fiebre alta)
  • Descompensaciones del azúcar (niños con diabetes mellitus)
  • Espasmos del sollozo
  • Intoxicaciones y envenenamientos
  • Síndromes febriles
  • Mordeduras o picaduras
  • Traumatismos


Ante una asfixia por atragantamiento ¿Cuáles son los primeros auxilios?

La eficacia de los primeros auxilios dependerá de varias circunstancias, pero es muy importante conservar la calma y no angustiarse, tomar decisiones firmes, priorizar y algo que puede ser determinante, tener una buena formación práctica.

Después de que el niño trague algún objeto como juguetes pequeños o alimento (en este link podéis conocer los alimentos más comunes), éste se va hacia la vía respiratoria y produce un acceso brusco de tos que puede acompañarse de dificultad para hablar o respirar, afonía, palidez o color morado de los labios, o el niño puede dejar de respirar y perder el conocimiento.


Pautas de actuación ante un atragantamiento según sus síntomas

Siguiendo las indicaciones de la Asociación Española de Pediatría (AEPED), explicamos las pautas de actuación ante una asfixia por atragantamiento. Podéis descargaros esta Guía práctica de primeros auxilios para madres y padres.

Obstrucción leve: el niño está consciente y con tos efectiva/fuerte, puede respirar, hablar o llorar y tiene buen color de labios:

  • Colocar en posición incorporada.
  • Estimularle para que siga tosiendo.
  • Vigilar: signos de dificultad para respirar o tragar, arcadas continuas, tos persistente, afonía y babeo.

Obstrucción grave: el niño está consciente pero la tos es débil o inefectiva, no puede respirar, hablar o llorar, o el color de los labios es morado:

  • Mirar la boca y sacar el objeto con la mano (sólo si es visible y accesible, con el dedo en posición de gancho, de atrás hacia adelante)
  • Realizar MANIOBRAS PARA DESOBSTRUIR LA VÍA AÉREA.

Si el bebé es menor de 1 año:

Dar 5 golpes en la zona media de la espalda con el talón de la mano
Dar 5 golpes en la zona media del pecho con 2 dedos


En niños mayores de 1 año:

Dar 5 golpes en la espalda
Dar 5 golpes en el abdomen (podemos realizar la maniobra de Heimlich)

Repetir las maniobras hasta que el niño expulse el objeto y pueda respirar o hasta que se quede inconsciente.

  • Si el niño se queda inconsciente hay que realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar ya que puede estar en para cardiorrespiratoria.

¿Cómo hacer una reanimación cardiopulmonar a un niño?

Las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) son respiraciones de rescate (boca a boca) y compresiones torácicas (masaje cardiaco) para intentar sustituir la respiración y la circulación.

Secuencia de actuación de una RCP en niños

  1. Confirme que se encuentra en un sitio seguro para usted y el niño. Solo muévalo si existe peligro.
  2. Compruebe si responde. Arrodíllese al lado del niño, háblele en voz alta, frótele en el pecho, presiónele en el hombro o dele pellizcos y observe si abre los ojos, emite algún sonido, respira o mueve los brazos o las piernas.
  3. Ante una víctima inconsciente, sea niño o adulto, siempre hay que ¡¡PEDIR AYUDA!! Si está usted acompañado o puede reclamar la ayuda de alguien próximo, hágalo y pídale que LLAME ÉL AL 112 (para contar la situación, dar la dirección y seguir las indicaciones que le vayan dando los expertos que le atiendan), mientras usted se centra en el niño. De este modo se gana tiempo en la asistencia especializada que es imprescindible en estos casos que llegue en el menor tiempo posible, para que se hagan cargo de la urgencia. Hasta ese momento el socorredor o los socorredores tienen que actuar para mantener el flujo de oxígeno al cerebro de la víctima. Si está solo y le es imposible simultanear la RCP con la llamada al 112, lo aconsejable, si la víctima es un niño, es iniciar primero la RCP con cinco ciclos de 30 compresiones y 2 insuflaciones, para llamar y activar después al 112. Tras esa interrupción, se seguirá con los ciclos de la RCP hasta que lleguen las asistencias o hasta que el niño responda y recupere el pulso.
  4. Inicie las maniobras de RCP durante 2 minutos antes de separarse del niño. Colóquelo boca arriba sobre una superficie dura y siga la secuencia A-B-C:
    • A. ABRIR LA VÍA AÉREA
      • Realizar la maniobra frente-mentón (con una mano en la frente y otra en la barbilla, inclínele la cabeza ligeramente hacia atrás)
      • Comprobar si respira (ver si mueve el pecho, oír/sentir el aire). Si no respira:
    • B. BOCA-BOCA
      • Dar 2 insuflaciones boca-boca (niños) o boca-boca/nariz (bebés)
      • Comprobar signos de vida (no se mueve, no respira, no hace nada, está pálido o morado). Si no hay signos de vida:
    • C. COMPRESIONES TORÁCICAS.
      • Presionar fuerte y rápido en el centro del pecho para hundirlo
      • 4 cm en bebés y 5 cm en niños, con una frecuencia de 100-120/minuto. Si hay más de un socorredor, en el niño se aconseja seguir un ritmo de 15 compresiones y 2 insuflaciones. Si hay un solo socorredor se recomienda aplicar 30 insuflaciones y 2 compresiones. Repetir el ciclo de 15/2 o de 30/2 hasta que el niño responda (se mueva o respire) o llegue el servicio de emergencias.



Conocer los procedimientos básicos de primeros auxilios es una forma eficaz y rápida de evitar muertes y/o daños de salud graves. Por esto es importante que se enseñen estas técnicas en el ámbito escolar y laboral. Y que en los centros educativos existan personas capacitadas para atender situaciones de emergencia y prestar los primeros auxilios.

Fuente: Guía práctica de primeros auxilios para madres y padres.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog