Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Atmosferas explosivas-848Atmosferas explosivas-848

La explosión no tendrá lugar hoy

Al hablar de "explosión", a la mayoría se nos viene a la mente un suceso de gran violencia y consecuencias desastrosas para las personas y los bienes. Entre las diversas causas que pueden originarla se encuentran las atmósferas explosivas (ATEX).

La humanidad ha utilizado ampliamente la combustión de una atmósfera explosiva de forma controlada para utilizarla como fuente de energía, como en el funcionamiento de un motor de gasolina o el reactor de un cohete espacial. Estamos familiarizados con este tipo de explosiones, por lo que somos capaces de aplicar medidas preventivas para evitar los sucesos accidentales que pueden conllevar consecuencias muy graves para la seguridad y salud de las personas.

El concepto "atmósfera explosiva" hace referencia al volumen que ocupa una sustancia inflamable mezclada con el aire en proporciones adecuadas para inflamarse en presencia de una fuente de ignición (superficie caliente, arco eléctrico, electricidad estática,…etc.).

Las sustancias inflamables están presentes en muchos sectores empresariales y en el ámbito doméstico, pudiendo presentarse en forma de gas, vapor, niebla, polvo o fibra. Algunas de estas sustancias son muy conocidas, como la gasolina, el butano o el gas natural, pero otras no, como la harina, el azúcar o el polvo de cereales (trigo, cebada, entre otros), por lo que es vital su identificación para poder adoptar medidas de control de su peligrosidad.

Para conocer y entender mejor la peligrosidad de las atmósferas explosivas, deberíamos asimilar su denominación normativa y técnica por la de "ambientes inflamables". A mayor volumen de ambiente inflamable, peores consecuencias, desde la llamarada que produciría la inflamación de un escape de gas de una bombona de butano al aire libre, a la rotura violenta de un edificio que produciría la inflamación de ese mismo escape debido a que el ambiente inflamable puede llegar a ocupar todo el volumen de una vivienda debido a peores condiciones de ventilación.

Para poder evitar la inflamación de una atmósfera explosiva podemos actuar sobre los siguientes factores:

  • Sustancia inflamable: Si no hay sustancia inflamable no hay ambiente inflamable, p.ej. sustituyendo sustancias inflamables por otras que no lo sean, o disponiendo de un detector asociado al corte automático de una instalación de gas inflamable.
  • Mezcla con el aire de la sustancia inflamable: Si la sustancia inflamable no se mezcla con el aire no hay ambiente inflamable, p.ej. no poniendo en suspensión las capas de polvo inflamables acumuladas en el suelo durante su limpieza.
  • Rango de inflamación: Si la mezcla de sustancia inflamable con el aire no tiene la concentración adecuada no hay ambiente inflamable, p.ej. aumentando la ventilación de un lugar donde se emiten gases o vapores inflamables, o utilizando un sistema de aspiración de polvo inflamable.
  • Nivel de oxígeno: Si el ambiente es pobre en concentración de oxigeno no hay ambiente inflamable, p.ej. inertizando un depósito con un gas inerte como el nitrógeno.
  • Fuente de ignición: Si no hay fuentes de ignición no se puede inflamar el ambiente inflamable, p.ej. evitando procesos de soldadura o la descarga de electricidad estática debida a ropa y calzado no adecuado.

Estos factores se pueden representar gráficamente en un pentágono, en el que si eliminamos cualquiera de sus vértices evitamos el suceso explosión:

img_PoligonoDeExplosion_qp-04 (2)img_PoligonoDeExplosion_qp-04 (2)

Aplicando esta sencilla regla podríamos haber evitado, desde las numerosas explosiones por gas en viviendas, hasta la mayoría de los 276 accidentes de trabajo por explosión ocurridos entre Enero y Octubre de 2017, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog

Cargando...