Formación_848Formación_848

Técnico de Prevención, tu aliado más allá de la evaluación de riesgos

Desde la publicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, hace ya más de 25 años, la obligación empresarial de realizar una Evaluación de Riesgos se ha convertido en el cometido principal de muchos Técnicos de Prevención. Si bien es cierto que este documento es muy importante, ya que su realización supone la base de todas las actividades preventivas que deben realizar las empresas, se viene observando que en muchos casos cuesta dar el siguiente paso, que sería la implantación efectiva de las medidas que en dicho documento se proponen.

El primer aspecto para que una Evaluación de Riesgos pueda ser un documento útil, es que sea muy concreta y específica, de forma que los responsables de las empresas tengan claro cuáles son las acciones a ejecutar y puedan designarle responsables, plazos de ejecución, y una asignación económica si procede. Para ello, es aconsejable que se agrupen las medidas según su tipología (formativas, informativas, controles periódicos, Equipos de protección individual, procedimientos y correctivas).

Vemos que en muchos casos la labor que desempeña el Técnico de Prevención queda relegada a la realización y actualización de la Evaluación de Riesgos, lo que demuestra un enfoque de la prevención por parte de la compañía puramente formal, cuyo único objetivo sea probablemente cubrir el expediente, o lo que algunos llaman "tener los papeles en regla".

Sin embargo, en las compañías realmente concienciadas en la importancia de la actividad de la prevención de riesgos laborales, la Evaluación de Riesgos no será la ocupación principal de los Técnicos de Prevención, ampliando su labor a actuaciones como realización/mejora de procedimientos específicos de trabajo, formación con un enfoque muy práctico, presencia en algunos de los trabajos con riesgos especiales, reuniones con mandos intermedios y trabajadores para el análisis/mejora de procesos de trabajo…En definitiva, actividades todas ellas muy efectivas para reducir accidentes y que contribuyen a dar visibilidad a la actividad preventiva dentro de la empresa.

La formación como herramienta de prevención de accidentes

Si analizamos las causas que producen los accidentes de trabajo, vemos que el factor humano que provoca actos inseguros supone un porcentaje muy elevado. Este dato es especialmente relevante en accidentes mortales, gran parte de ellos focalizados en accidentes de tráfico, caídas a distinto nivel, manipulación mecánica de cargas, y accidentes vinculados a la utilización de maquinaria.

Gráfico accidentabilidadGráfico accidentabilidad

(Fuente: Ministerio de Trabajo y Economía Social)


Con independencia de las medidas necesarias dirigidas a la adecuación de medios, instalaciones y equipos de trabajo que toda Evaluación de Riesgos debe contener, una de las herramientas más eficaces para evitar los accidentes en los que interviene de manera decisiva el factor humano, es la formación y la definición de los procedimientos para trabajos con riesgos especiales (trabajos en altura, espacios confinados, consignación de máquinas, trabajos con manipulación de amianto, etc.), trabajos, muchos de ellos, cuya ejecución deberá ser supervisada por lo que en la jerga de prevención de riesgos laborales se conoce como Recursos Preventivos.

Todas estas actividades deben ser lideradas por la figura del Técnico de Prevención, siempre contando con la participación activa de trabajadores y mandos, de forma que con el conocimiento multidisciplinar de todos se consiga una ejecución segura de los trabajos.

Con respecto a la formación, es importante darle un enfoque muy práctico, ya que las personas aprenden mediante la experiencia. En este sentido, el modelo de enseñanza que actualmente se aplica en materia de seguridad y salud laboral es mejorable. La experiencia nos demuestra que esta temática tiene un público con una escasa disposición a recibir una sesión magistral, en la que un formador externo les dice cómo tienen que trabajar, con mensajes que suelen conocer y de los que en muchos casos dudan de su utilidad.

Por ese motivo, en las sesiones formativas en Seguridad y Salud tenemos que considerar que el conocimiento por sí solo no cambia el comportamiento, necesitamos comunicar con el grupo de trabajadores con el fin de influir en sus emociones, huir de tecnicismos, y centrarnos en los factores de riesgo que tienen los trabajadores en sus ocupaciones y de cómo éstos afectan a su salud, y de las posibles soluciones.

Como dice el Medico y Psicólogo Alemán Michael Birkenbihl, "Formar, enseñar o dar clase es provocar que las personas cambien antiguos modelos de conducta a favor de otros nuevos. Solo cuando se logra, se puede decir que el curso es un éxito".

El papel del técnico de prevención durante la pandemia

Tras decretarse el estado de alarma en España para hacer frente a la expansión del coronavirus, la labor de los técnicos de prevención ha sido fundamental para ayudar a las empresas a reiniciar y continuar con su actividad en condiciones seguras.

Según los datos aportados por las autoridades sanitarias en los últimos meses, se consideran las reuniones sociales y el ámbito familiar como los focos principales de contagio y propagación del SARS-COV2, siendo las empresas entornos por lo general más seguros, donde los casos positivos no suelen conllevar brotes que obliguen a cerrar total o parcialmente los centros de trabajos.

Esto demuestra una vez más que el Técnico de Prevención puede ser tu aliado más allá de la Evaluación de Riesgos.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Sobre el autor
  • Gabriel RodríguezGabriel Rodríguez

    Responsable Área Seguridad y Sistemas Gestión PRL de Quirónprevención

Archivo del blog