Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Aula escuelaAula escuela

Sector docente II: Cómo abordar los riesgos psicosociales

Hace unas semanas hablábamos de los riesgos a los que se enfrentan los profes de cole, entre los que destacaban los asociados al desgaste físico. Sin embargo, a medida que la edad del alumnado es mayor, los riesgos psicosociales toman protagonismo.

Las consecuencias perjudiciales sobre la salud o el bienestar del trabajador que se derivan de una situación en la que se dan unas condiciones psicosociales adversas o desfavorables son el estrés, la insatisfacción laboral, problemas de relacionamiento, desmotivación, o incluso depresión.

Las características personales también tienen un papel importante en la generación de problemas de esta naturaleza, ya que ante una determinada condición psicosocial laboral adversa no todos los trabajadores desarrollarán las mismas reacciones. Ciertas características propias de cada persona (personalidad, necesidades, expectativas, vulnerabilidad, capacidad de adaptación, etc.) determinarán la magnitud y la naturaleza tanto de sus reacciones como de las consecuencias que sufrirá.

Las consecuencias perjudiciales sobre el desarrollo del trabajo son el absentismo, aumento de la conflictividad laboral, abandonos voluntarios de la empresa por parte de los trabajadores, baja productividad, etc.

Centrándonos en los profesores del ciclo de Educación Secundaria, donde la enseñanza en la mayor parte de este ciclo sigue siendo obligatoria, los factores de riesgo de origen psicosocial más frecuentes que nos encontramos son los siguientes:

  • Desmotivación del alumnado.
  • Falta de cooperación y colaboración entre compañeros y superiores.
  • Demanda y delegación de problemas y conflictos que corresponden a las familias o tutores legales y/o a otros sectores de la sociedad y no a la escuela.
  • Inestabilidad laboral debida a la supresión de aulas y/o cambio forzoso de centro de trabajo.
  • Excesivo número de alumnos en el aula.
  • Dificultades de promoción profesional.
  • Falta de apoyo de las familias en la acción educativa.
  • Agresiones físicas, verbales, insultos y vejaciones, tanto por parte de los alumnos como por sus padres y/o tutores.

¿Qué medidas preventivas se pueden llevar a cabo?

  • Formación e información
    • Planificar formación e información sobre los factores psicosociales específicos del sector
    • Formación en sistemas de resolución de conflictos.
    • Capacitar a los equipos directivos para identificar conflictos y desarrollar procedimientos que garanticen el derecho a queja, al anonimato y prevean sistemas de mediación y/o arbitraje.
    • Programas de formación en aspectos relacionados con la docencia que permitan la adquisición de habilidades para realizar las tareas asignadas, aplicar esas habilidades y conocimientos y mejorarlos.
  • Organización del trabajo
    • Elaborar directrices y estrategias de manejo de situaciones conflictivas tendentes a reforzar el trabajo de los docentes y otro personal del centro. Es conveniente que queden recogidas en el proyecto educativo del centro y sean asumidas por toda la comunidad escolar.
    • Existencia de procedimientos internos que ayuden a detectar posibles problemas con alumnos, padres, organización interna, etc.
    • Disponer de protocolos de actuación ante agresiones y para la gestión de conflictos y/o incidencias.
    • Informar y formar a los trabajadores sobre el protocolo a seguir ante situaciones conflictivas con alumnos que ayude a reconducir la situación
    • Difundir, por parte de la dirección, una declaración pública que rechace explícitamente conductas de violencia física o cualquier tipo de agresión y/o conflicto.
    • Organizar las asignaturas de manera que se evite la exposición prolongada a las mismas exigencias.
    • Programar en las primeras horas de la jornada de trabajo las asignaturas de mayor esfuerzo intelectual para los alumnos, ya que según avanza, éstos comienzan a estar más cansados y por tanto a comportase peor, lo que repercute en el aumento de la carga mental y física del docente.
    • Fomentar la claridad y la transparencia organizativa, definiendo los puestos de trabajo, las tareas asignadas y el margen de autonomía.
  • Participación / relaciones
    • Fomentar la cooperación y el trabajo en equipo mediante reuniones periódicas internas con el profesorado, además de los claustros, para tratar temas de carga de trabajo, intercambio de opiniones, conflictos con alumnos y padres, condiciones de conciliación, etc.
    • Fomentar los grupos de trabajo en situaciones de difícil manejo o toma de decisión.
    • Facilitar y fomentar buenas relaciones de convivencia entre compañeros, dirección, padres y alumnado.
    • Establecer actividades de apoyo familiar.
    • Coordinar las organizaciones que participan en la dinámica del trabajo docente: asociaciones de padres, consejos escolares y claustro de profesores.
    • Potenciar y fomentar la comunicación vertical y horizontal mediante la programación de reuniones periódicas, información en intranet, etc.
    • Elaboración de procedimientos que describan criterios claros y definidos para la promoción interna.
    • Establecer y/o revisar los Planes de desarrollo Profesional o Planes de Carrera.

La mejora de las condiciones de trabajo supone la acción conjunta de la dirección, de los trabajadores y sus representantes y los diversos servicios internos o externos a la empresa. Conviene recordar que el activo más valioso que contiene una empresa es el personal que trabaja en ella y contribuir a su motivación y la satisfacción laboral es hacer más eficaz y productiva la compañía.

Sobre el autor

Archivo del blog

Cargando...