Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

diabetes en el ámbito laboral -848diabetes en el ámbito laboral -848

La diabetes en el mundo laboral

Más del 10% de la población tiene diabetes en uno u otro grado y la mitad no sabe que la padece, esto nos da una idea de lo importante entender en que consiste esta enfermedad. ¿Qué es? ¿Tiene consecuencias? ¿Qué deber en cuenta la empresa cuando un trabajador es diabético? En este artículo queremos darte respuestas a estas preguntas

¿Qué es?

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica que provoca exceso de glucosa en sangre y que se debe a una deficiencia en la secreción y/o en la acción de la insulina, hormona elaborada por el páncreas. Para entenderlo mejor veamos que nos indican los niveles de glucosa en sangre:

  • Normal: Entre 70 y 100 mg/dl
  • Hiperglucemia o prediabetes: Entre 100 y 125 mg/dl.
  • Elevado (diabetes): Por encima de 126 mg/dl.

Consecuencias de la enfermedad sobre el organismo a lo largo del tiempo

Daños en diversos órganos y sistemas del cuerpo humano (riñón, retina, sistema nervioso y aparato cardiovascular principalmente). Sus efectos sobre dichos órganos, en el paciente diabético no tratado, disminuyen su esperanza de vida en mayor o menor medida, dependiendo del grado de afectación.

Tipos de diabetes

La diabetes tiene, al menos, dos formas diferentes de presentación:

  • Diabetes mellitus tipo I (DMI): La producción de insulina por parte de la célula pancreática está anulada. Estos casos requieren ser tratados con insulina directamente.
  • Diabetes mellitus tipo II (DMII): Es la más frecuente. Se produce por dos procesos que se complementan en mayor o menor proporción: déficit progresivo en la producción de insulina en el páncreas y resistencia a los efectos de la insulina en las células periféricas que captan la glucosa en condiciones normales. Esta DMII está directamente relacionada con la vida sedentaria y con la ingesta inadecuada de azúcares, especialmente los refinados, y grasas.

Cualquiera de los tratamientos empleados en la diabetes lo que busca es reducir y controlar la concentración de glucosa en sangre. Puede ser mediante tratamientos de sustitución (insulina) o mediante los antidiabéticos orales, que pueden tener tres tipos de acciones: eliminar más glucosa del organismo a través de la vía renal, estimular la generación de más insulina en el páncreas o reducir la resistencia a la insulina en los tejidos periféricos. Una complicación asociada al tratamiento de la diabetes es precisamente una reducción excesiva del nivel de glucosa en sangre; las temidas hipoglucemias.

Síntomas que provoca un episodio de hipoglucemia en un diabético

Sensación de hambre y de mareo, nerviosismo, ansiedad, sudoración abundante, confusión y desorientación que puede llegar al delirio, arritmias… El proceso revierte con rapidez en cuanto el paciente toma algún alimento. Si no se trata, el proceso sigue avanzando hasta que el paciente pierde el conocimiento.

Diabetes y trabajo: relación

Ante todo debemos tener en cuenta que el paciente diabético es una persona auténticamente autónoma gracias a los avances en tratamiento médico y en el control y seguimiento de la enfermedad. La legislación española y la jurisprudencia recopilada en los últimos años avala la no discriminación en el trabajo de las personas diabéticas. Realmente son excepcionales los puestos de trabajo incompatibles con esta enfermedad
El trabajo no es causa directa de diabetes, pero las características del mismo pueden comportarse como factor coadyuvante. Es decir, el trabajo sedentario, el estrés laboral, las jornadas excesivamente largas, los cambios de ritmo horario impuestos por la turnicidad, etc, favorecen la aparición de diabetes tipo II en individuos predispuestos.

La diabetes influye en el trabajador afectado:

  • Limitando parcialmente sus capacidades: Las complicaciones cardiovasculares (infartos de miocardio, ictus, oclusiones arteriales periféricas), neurológicas (alteraciones en la sensibilidad o en la movilidad) o visuales (las derivadas de la retinopatía diabética) pueden aparecer a lo largo de la vida del paciente diabético y limitar, en mayor o menor medida, las capacidades laborales del trabajador o, incluso, pueden agravarse por la exposición a los riesgos laborales propios del puesto de trabajo.
  • Aumentando el riesgo de sufrir un accidente de trabajo: Una crisis hipoglucémica, alteración posible en los primeros meses del inicio del tratamiento de la enfermedad y frecuente en los diabéticos inestables, aparece de forma inesperada y puede propiciar un accidente de graves consecuencias provocado por los síntomas que la caracterizan. El médico del trabajo deberá tenerlo en cuenta de cara a los riesgos inherentes al puesto de trabajo.
  • Aumentando el riesgo de sufrir complicaciones en su enfermedad: Los elementos que constituyen el escenario en el que el trabajador desarrolla su tarea pueden aportar riesgos para el paciente diabético. Las propias herramientas, el material con que se trabaje según tipo de industria (alimentaria, química, etc.), los equipos de protección individual (botas de seguridad, por ejemplo, que por su rigidez y dureza si no son de alta calidad, pueden provocar lesiones en el pie y favorecer el llamado pie diabético), el horario de trabajo, etc.

Por todo ello, el trabajador diabético, sobre todo si tiene un trabajo con tareas de riesgo, debe estar en contacto permanente con su Servicio de Prevención para acceder a una adaptación adecuada del puesto, un derecho amparado por la legislación vigente.

Prevención de complicaciones en trabajadores diagnosticados de diabetes

Cuando un trabajador comunica a su empresa o al Servicio de Prevención de la misma, su condición de diabético, debe ser considerado "trabajador especialmente sensible", categoría así reconocida en la ley de Prevención de Riesgos Laborales. Eso supone la programación de un examen de salud y de una evaluación de riesgos específicos en relación al puesto de trabajo del afectado. A partir de ahí, en función del grado de la enfermedad y de los riesgos laborales de su puesto, se podrán diseñar las adaptaciones que sea preciso implantar.
En los primeros momentos del tratamiento en un paciente recién diagnosticado y en los diabéticos inestables, se deben evitar aquellas tareas en que una crisis hipoglucémica pueda poner en peligro al trabajador o a otras personas. Conducción de vehículos, trabajos en alturas, manejo de material inflamable o peligroso, etc. El médico del trabajo será quien exima transitoriamente de esas tareas al trabajador afectado.
La irregularidad horaria ha mostrado ser perjudicial para estos pacientes, lo que implica que los horarios cambiantes ligados a la turnicidad laboral deberían ser evitados. Además se debe facilitar que el trabajador con este problema, disponga de algunos momentos en su jornada para tomar el refrigerio que pueda requerir o para hacerse la medición de sus niveles de glucosa cuando lo necesite.
Las actividades muy estresantes, si es que son frecuentes o habituales, también tienen un efecto pernicioso en esta enfermedad.
De cara al control de la enfermedad no es lo mismo un trabajo con actividad física continuada o con esfuerzos puntuales intensos, que un trabajo de corte sedentario. Las necesidades de aporte de alimento y de medición de nivel de glucemia serán muy diferentes en un caso y en otro. Es necesario tenerlo en cuenta para la oportuna adaptación del puesto.
Por otro lado, los Equipos de Protección Individual que pueda necesitar un trabajador diabético deben ser seleccionados pensando en evitarle complicaciones.

Prevención primaria de la diabetes. Contribución de la empresa.

La empresa puede ayudar a prevenir la aparición de la diabetes tipo II entre sus trabajadores mediante:

  • Campañas de educación sanitaria entre los trabajadores promocionando una alimentación sana.
  • Control sobre los alimentos que se incorporan a las máquinas de "vending" que se instalan en las salas de descanso de las empresas. Favorecer en ellas los alimentos sanos (frutas, zumos, lácteos, bocadillos saludables, frutos secos tipo nueces, almendras y avellanas, etc.) y evitar la bollería industrial, dulces de distinto tipo, snacks, etc.
  • Si hay comedor en la empresa, controlar con los responsables de la cocina que los platos ofertados sean coherentes con la dieta mediterránea.
  • En trabajos sedentarios, favorecer la actividad física en el horario laboral en momentos puntuales. También idear actuaciones que estimulen a los trabajadores a realizar ejercicio físico fuera de la jornada laboral (premios por kilómetros caminados apoyándose en apps que existen para ello, etc.).

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog