21/09/2021
Actualidad

Las pequeñas gotas de coronavirus que se expulsan son infecciosas durante más tiempo de lo que se supone

Institución - Fuente: immedicohospitalario.es
Tipo de documento: Noticia

Un estudio en profundidad sobre este tipo de fenómenos contribuiría a dar pautas más concretas sobre el uso de mascarillas y distancias.


TU Wien, la institución educativa y de investigación más grande de Austria en cooperación con la Universidad de Padua en Ita, han rebatido la tesis mantenida de que solo las gotas grandes de coronavirus representan un riesgo relevante de infección porque las pequeñas se evaporan rápidamente, defendiendo que dichas gotas pequeñas pueden permanecer en el aire mucho más tiempo de lo que se pensaba.


El profesor Alfredo Soldati y su equipo en el Instituto de Mecánica de Fluidos y Transferencia de Calor TU Wien están investigando flujos que se componen de diferentes componentes, los llamados "flujos multifásicos". Esto incluye el aire que exhala una persona infectada al estornudar: los virus infecciosos se encuentran en gotitas líquidas de diferentes tamaños, con gas en el medio.


Esta mezcla conduce a un comportamiento de flujo relativamente complicado: tanto las gotas como el gas se mueven, ambos componentes se influyen entre sí y las gotas pueden evaporarse y convertirse en gas, según se expone en el estudio publicado en ´PNAS´. Para llegar al fondo de la cuestión sobre estos efectos, se desarrollaron simulaciones por computadora, en las que se puede calcular la dispersión de las gotas y el aire respirable a diferentes parámetros ambientales, por ejemplo a diferentes temperaturas y humedad.


Además, se llevaron a cabo experimentos, entre ellos, la instalación de una boquilla con una válvula controlada electromagnéticamente en un cabezal de plástico para pulverizar una mezcla de gotitas y gas de una manera definida con precisión. El proceso se registró con cámaras de alta velocidad, por lo que fue posible medir exactamente qué gotas permanecieron en el aire y durante cuánto tiempo. El equipo de Francesco Picano en la Universidad de Padua también participó en el proyecto de investigación.


Las gotas flotan más por el aire húmedo. "Descubrimos que las gotas pequeñas permanecen en el aire un orden de magnitud más de lo que se pensaba", según Soldati. "Hay una razón simple para esto: la tasa de evaporación de las gotas no está determinada por la humedad relativa promedio del ambiente, sino por la humedad local directamente en la ubicación de la gota". El aire exhalado es mucho más húmedo que el aire ambiente y esta humedad exhalada hace que pequeñas gotas se evaporen más lentamente. Cuando las primeras gotas se evaporan, esto conduce localmente a una mayor humedad, lo que ralentiza aún más el proceso de evaporación de otras gotas.


"Esto significa que las gotas pequeñas son infecciosas durante más tiempo de lo que se supone, pero eso no debería ser motivo de pesimismo. Simplemente nos muestra que hay que estudiar tales fenómenos de la manera correcta para comprenderlos. Sólo entonces podremos hacer recomendaciones científicamente sólidas, por ejemplo, con respecto a las mascarillas y las distancias de seguridad".