26/09/2021
Actualidad

Los pacientes de covid persistente siguen pendientes de reconocimiento oficial

Institución - Fuente: diariomedico.com
Tipo de documento: Noticia

Sólo Cataluña y Aragón han protocolizado el registro de los casos de covid persistente, a la espera de que el Ministerio de Sanidad establezca una definición común.


La sensibilidad hacia el colectivo de los pacientes con covid persistente o long covid ha aumentado en los últimos meses, pero pacientes y médicos insisten en que necesitan un reconocimiento oficial que ponga cifras al problema y sirva, además, a la larga, para equiparar su tratamiento dentro de la sanidad.


El estudio sobre covid persistente que anunció recientemente el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) podría ser el impulso que necesitan estos enfermos. Según explicó su director, Cristóbal Belda, la investigación permitirá "definir qué es la covid persistente, su mecanismo, cómo se diagnostica y cómo se trata, y cuál es el perfil de paciente más propenso a desarrollarla". El estudio se tendría que poner en marcha próximamente, si bien no han trascendido detalles.


Hay que tener en cuenta que en muchos estudios no está clara la diferenciación entre las secuelas de la infección y los síntomas persistentes. No obstante, tanto Long Covid ACTS, la plataforma de asociaciones de covid persistente en España, ni la SEMG, una de las sociedades científicas que más ha impulsado el debate público acerca de esta cuestión, han recibido noticias del ISCIII ni se les ha contactado.


La OMS ha llevado a cabo un proceso de codificación sobre Long Covid tanto para CIE 10 como para CIE 11, que entrarán en vigor a partir de enero de 2022. Hasta la implementación de los códigos nuevos, se debe acordar la utilización de códigos ya existentes. Por el momento, según un informe de Long Covid ACTS, sólo dos comunidades añaden esta información a la historia clínica de forma codificada.


Son Cataluña, que utiliza el código B94.8 CIE 10 "secuelas de otras enfermedades infecciosas", habiendo asignado dentro del código una opción específica como "covid persistente", y Aragón, que usa el código A77 del Código internacional de Atención Primaria "otras enfermedades infecciosas no especificadas", habiendo asignado dentro del código una opción específica como "covid persistente".


A raíz de los contactos de las asociaciones de pacientes con los partidos políticos, también se han presentado iniciativas parlamentarias en autonomías Cantabria y Andalucía. Además, el Servicio Navarro de Salud ha impulsado un grupo técnico de trabajo para el abordaje y el registro de los pacientes con covid persistente.


Beatriz Fernández, portavoz de Long Covid ACTS, explica a DM que "la respuesta de las comunidades ha sido muy heterogénea, algunas han sido más proactivas mientras que llega un reconocimiento oficial desde el Ministerio de Sanidad y otras no ha permitido hacer nada proactivo dentro de la comunidad".


No es que el ministerio obvie este problema hasta que lleguen los resultados de la investigación del ISCIII: desde enero, los documentos de información clínica sobre la covid han incluido datos tanto de las secuelas de la infección como de la covid persistente, si bien se señala que en los estudios se mezclan conceptos y no hay una definición clara aún.


Lorenzo Armenteros, portavoz de la SEMG, señala que esta incertidumbre acerca de qué es y qué no es covid persistente no es un problema único en España. "En más países europeos pasa lo mismo; el único lugar donde tienen una definición oficial es en el Reino Unido".


También hay diferencias a la hora de tratar las incapacidades temporales (IT) que piden muchos de estos pacientes debido a la persistencia de los síntomas covid. Según un sondeo de la SEMG realizado en julio en 2020, en su vida diaria, el 30,43% de los encuestados afirmaba que le suponía un esfuerzo o les resultaba imposible algo tan básico como el aseo personal; al 67,99% la realización de las actividades de casa; al 72,52% trabajar fuera de casa; el 70,12% tenían dificultades para atender a las obligaciones familiares diarias y al 74,65% le suponía un esfuerzo o imposible el ocio con los amigos y otras personas.


Según Fernández, hay comunidades donde, al año de la baja laboral, como en Andalucía la tendencia ha sido prolongarla, mientras que "en Madrid al año empezaron a dar las altas, algunas de forma directa, sin preguntar al paciente. En este caso, la competencia es del Ministerio de Seguridad Social, pero necesitan una guía y esa guía debe venir de Sanidad", defiende la portavoz de Long Covid ACTS.