18/1/2022
Actualidad

Óscar de la Calle (SEI): “La estrategia actual debería tender al desarrollo de vacunas distintas”

Institución - Fuente: consalud.es
Tipo de documento: Noticia

Analizamos las principales dudas sobre inmunidad, vacunas y dosis de refuerzo de la mano de Óscar de la Calle, secretario electo de la Sociedad Española Inmunología (SEI) y profesor de Inmunología de la UAB.


El surgimiento y la rápida expansión de la variante Ómicron (B.1.1.529, detectada originalmente en Sudáfrica) han cambiado por completo los mecanismos para el control de la pandemia. En poco más de un mes ha conseguido erigirse como dominante en la mayoría de los países desplazando a Delta (B.1.617.2, detectada originalmente en India), reportando cifras récord de contagios.


A pesar de que la enfermedad que provoca es más leve, de acuerdo con la evidencia científica de la que se dispone hasta la fecha, el descenso de la inmunidad inherente al paso del tiempo de las vacunas que actualmente se están inoculando ha planteado nuevos debates sobre los grupos que puedan necesitar o no dosis de refuerzo.


En este contexto la ansiada inmunidad de grupo sobre la que tanto se nos ha hablado se erige ahora como una meta difusa y de escasa utilidad en términos prácticos ante el aumento de las reinfecciones. La etapa de la pandemia en la que nos encontramos requiere del desarrollo de nuevas vacunas que ofrezcan una protección más duradera, así como la mejora de las existentes. Para analizar todas estas dudas en ConSalud.es hemos entrevistado a Óscar de la Calle, secretario electo de la Sociedad Española Inmunología (SEI) y profesor de Inmunología de la UAB.


¿Es sostenible a medio y largo plazo una estrategia basada en la administración de dosis de refuerzo cada pocos meses?


Personalmente, no soy partidario. Creo que esto se tendría que acabar con la tercera dosis, salvo cuando hablamos de personas mayores, con comorbilidades o inmunodeprimidos. Estos pacientes tienen una respuesta inmune mucho más débil y que tiende a desaparecer con mayor rapidez por lo que en estos pacientes sí que será necesario una cuarta e incluso una quinta dosis.


La estrategia actual debería tender al desarrollo de vacunas distintas que pudieran cubrir diferentes elementos antigénicos del virus. El SARS-CoV-2 cuenta con suficientes proteínas como para que desarrollemos una respuesta inmune contra una o varias de ellas, y no siempre contra la misma.