31/07/2021
Actualidad

DE INTERES: Principales vías de contagio del SARS-CoV-2 y quinta ola: ¿qué debemos saber?

Institución - Fuente: consalud.es
Tipo de documento: Noticia

En un escenario de crecimiento de los contagios y reducción de las medidas preventivas repasamos cuáles son las principales vías de contagio del SARS-CoV-2.


La situación epidemiológica de España nos muestra una compleja fotografía. Nos enfrentamos a una quinta ola de la pandemia que difiere notablemente de las anteriores en la que la Estrategia Nacional de Vacunación contra la COVID-19 avanza positivamente, pero la incidencia acumulada a 14 días por cada 100.000 habitantes continúa disparada. La razón la encontramos en los significativos incrementos diarios en las cifras de nuevos positivos, especialmente entre los grupos poblacionales más jóvenes. Aunque el escenario varía si se compara con olas anteriores, el enemigo continúa siendo el mismo.


Como consecuencia del avance del ritmo de vacunación en las últimas semanas se han relajado algunas medidas y restricciones que nos han acompañado prácticamente desde el inicio de la pandemia. Estas han sido cruciales a la hora de frenar la transmisión del virus y controlar los contagios. No debemos olvidar que las vacunas no evitan el contagio, aunque han demostrado su eficacia y seguridad a la hora de reducir el riesgo de desarrollar COVID-19 moderado y/o grave y disminuyen la posibilidad de fallecer como consecuencia de la infección.


Motivo por el que en esta quinta ola conviene recordar cuáles son las principales vías de contagio. Más si cabe en el contexto descrito en el que son muchos los que piensan erróneamente que el peligro ya ha pasado y es ahora cuando mayores esfuerzos se deben realizar para reducir la circulación del virus hasta que se alcance la ansiada inmunidad colectiva.


Partiendo de este punto ponemos el foco en el documento elaborado por el Ministerio de Sanidad sobre la transmisión del SARS-CoV-2, actualizado a principios del mes de mayo. Con la evidencia científica acumulada, se considera que el coronavirus puede transmitirse de persona a persona por diferentes vías, siendo la principal mediante el contacto y la inhalación de las gotas y aerosoles respiratorios emitidos por un enfermo hasta las vías respiratorias superiores e inferiores de una persona susceptible.


También se puede producir el contagio por contacto indirecto a través de las manos u objetos contaminados las secreciones respiratorias del enfermo con las mucosas de las vías respiratorias y la conjuntiva del susceptible.


La evidencia actual y las publicaciones más recientes, en las que participan epidemiólogos e ingenieros expertos en aerosoles, indican que el paradigma clásico para los profesionales de la Salud Pública y el control de las enfermedades transmisibles, que clasifica las emisiones respiratorias en gotas (≥5 micras) y aerosoles (<5 micras), ha de ser revisado.


Todas las personas, al hablar y respirar emiten aerosoles a partir de sus vías respiratorias de diferentes tamaños que oscilan desde nanómetros hasta cientos de micrómetros. Según los tamaños de estos aerosoles, el comportamiento aerodinámico es diferente. Se considera que tan solo las secreciones superiores a 100 micras tienen comportamiento "balístico" descendiendo al suelo en pocos segundos por efecto de la gravedad y pueden recorrer una distancia máxima de dos metros del emisor.


Estas emisiones podrían alcanzar a una persona susceptible que estuviera cerca impactando en algún lugar (ojos, boca, nariz) desde el cual podría causar la infección. Cualquier otra emisión respiratoria menor de 100 micras se considera un aerosol, puesto que queda suspendido en el aire por un tiempo (segundos hasta horas) en el que puede ser inhalado a una distancia superior a dos metros del emisor o incluso en ausencia de un emisor, si aún persisten suspendidas en el aire. En función de su tamaño, los aerosoles desde 15 micras hasta 100 micras alcanzan las vías respiratorias superiores, los aerosoles desde 5 micras hasta 15 micras pueden alcanzar la tráquea y bronquios principales y los aerosoles menores o iguales a 5 micras tienen capacidad para llegar hasta los alveolos.


Los aerosoles que se producen al respirar o hablar son en más de un 80-90% de tamaño muy pequeño (<2,5 micras), procedentes de los pulmones y como promedio se generan unos 500 por litro de aire espirado. Al toser se producen 3.000 partículas y al estornudar 40.000, mayoritariamente de pequeño tamaño (1-10 micras), procedentes de las vías respiratorias superiores.


De acuerdo con los criterios establecidos por Jones y Brosseau, las condiciones para demostrar la transmisión de SARS-CoV-2 mediante aerosoles serían las siguientes:


  • Que los aerosoles generados contengan microorganismos viables.
  • Que los microorganismos contenidos en los aerosoles estén en cantidad suficiente y demuestren su capacidad de generar infección.
  • Que los tejidos diana a estos microorganismos sean accesibles.

A la vista de las evidencias encontradas hasta la fecha, se pueden establecer que:


  • Los aerosoles generados contienen virus viables.
  • Los virus contenidos en los aerosoles tienen capacidad de generar infección sobre todo en determinadas circunstancias: en proximidad al caso índice durante tiempo prolongado y en espacios cerrados y mal ventilados. En estas condiciones pueden coexistir varios mecanismos de transmisión.
  • Los tejidos diana son accesibles, para aerosoles de cualquier tamaño con puertas de entrada en cualquier lugar del tracto respiratorio.