10/11/2021
Actualidad

González: "Hay que estar atentos a mutaciones de resistencia a los nuevos antivirales de la covid"

Institución - Fuente: diariomedico.com
Tipo de documento: Noticia

Sin alarmar, pero con un conocimiento genómico del SARS-CoV-2 único, Fernando González da algunas advertencias sobre posibles mutaciones.


Hace apenas una semana la investigación científica ha dado otra buena noticia en la batalla contra la covid19. Dos antivirales orales contra el SARS-CoV-2 han obtenido datos positivos en la fase III de la investigación: el Molnupiravir, de MSD y Ridgeback Biotherapeutics,-autorizado para su comercialización en el Reino Unido- y el Paxlovid de Pfizer.


Un paso muy importante, que, sin embargo, requiere que se vigile su futura aplicación en pacientes, para no llevarnos sustos. De este riesgo ha advertido Fernando González, investigador de la unidad mixta infección y salud pública Fisabio, de la Universidad de Valencia, desde donde hace una estrecha vigilancia genómica del SARS-CoV-2. Por ello, González conoce bien las mutaciones sucesivas del coronavirus y las variantes que han ido produciéndose.


"Debemos estar atentos a la posibilidad de que aparezcan mutaciones del coronavirus SARS-CoV-2 de resistencia a los tratamientos [nuevos antivirales], pues ya lo hemos visto con el VIH", ha afirmado el investigador de Fisabio durante su intervención en la V Jornada sobre Vacunación de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) que se ha celebrado en el Salón Ernest Llunch del Instituto de Salud Carlos III.


Sin embargo, González ha puntualizado que en el caso de esos nuevos antivirales "hay una ventaja y es que, en principio, los pacientes indicados para que se les aplique estos tratamientos estarían en una situación de infección por coronavirus aguda y, por tanto, deberían estar bajo control médico y evitar así la expansión de una posible mutación. Pero, claro hay que asegurar que eso sea así".


"El virus que está infectando a un paciente mientras el tratamiento consigue detener su proliferación va a seguir replicándose y mientras hay replicación hay posibilidad de mutación. En esos momentos, las mutaciones que aparezcan, si aparece alguna, que permita al virus resistir la acción del antiviral, esa mutación va a persistir en el individuo y es la que va a representar la población viral infectiva, que será un problema si se transmite a terceras personas. Si esos virus tienen esa mutación de resistencia, personas que sean infectadas y puedan necesitar ese tratamiento con esos antivirales ya poseerán un virus resistente a ellos y puede hacer que la efectividad de ese tratamiento vaya disminuyendo con el tiempo".


Durante su intervención en el Congreso, González recordó que la variante dominante del virus en la actualidad es la variante delta, que acumula 23 mutaciones en su interior. Aunque, el coronavirus SARS-CoV-2 tiene una tasa promedio de mutación de dos al mes, si bien, advirtió que esta frecuencia en la mutación se ve incrementada en los casos de "infección persistente, que no es igual al covid persistente". Y explicó que las infecciones persistentes son "las que se prolongan más allá de las dos semanas, que son las que suele permanecer el virus".


Esta situación ocurre, según apuntó "en personas con el sistema inmunitario débil, entonces el virus está más de dos semanas en el cuerpo de estos enfermos y eso le permite acumular mutaciones y explica el número de mutaciones descritas en algunos casos".


También recordó que la mayoría de esas mutaciones se produce en la proteína S (espícula) del virus y que suelen desaparecer sin mayores problemas. "Las vacunas son igual de efectiva en estos momentos frente a todas las variantes", tranquilizó.