14/1/2022
Actualidad

Dr. Gómez Rial: «Son necesarios estudios de inmunidad celular en grupos concretos para priorizar las dosis de refuerzo»

Institución - Fuente: isanidad.com
Tipo de documento: Noticia

Inmunólogo del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela y coordinador de inmunología en el Grupo de Investigación en Vacunas Genvip.


El Dr. José Gómez Rial, inmunólogo del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela y coordinador de inmunología en el Grupo de Investigación en Vacunas Genvip, considera que la estrategia de vacunación no puede pasar por administrar dosis de vacuna continuamente de forma generalizada para mantener altos los niveles de anticuerpos y esta debe replantearse hacia una vacunación personalizada en grupos de riesgo. «Son necesarios estudios de inmunidad celular en grupos de población concretos (edad avanzada, inmunocomprometidos) para identificar el riesgo y priorizar las dosis de refuerzo (‘booster’)», explica el inmunólogo en una entrevista con iSanidad. Bajo su punto de vista, «la tercera dosis se debería centrar en grupos vulnerables de población que si se pueden beneficiar de contar con títulos altos de anticuerpos frente al virus aunque sea por un corto espacio de tiempo».


La EMA ha advertido este martes que dar dosis de refuerzo «continuamente» no representa una estrategia sostenible a largo plazo. ¿Cree que hace falta un cambio de estrategia en vacunación?


Completamente. La estrategia no puede pasar por estar administrando dosis de vacuna continuamente y cada poco tiempo de forma generalizada en la población para tratar de mantener niveles altos de anticuerpos neutralizantes. No podemos olvidar que la vacuna actual va dirigida frente a la variante original y que la variante actual (Ómicron) evade parcialmente la acción neutralizante de los Ac generados tras la vacuna por lo que se necesitan mayor título de Ac para obtener el mismo resultado que frente a las variantes originales. Los Ac neutralizantes (sobre todo en mucosa respiratoria y con una vacuna sistémica) caen de forma natural con el tiempo. Por tanto, estar repitiendo continuamente la inyección con la misma vacuna no tiene sentido.


La estrategia debe replantearse ya hacia una vacunación personalizada en grupos de riesgo, población vulnerable que se puede ver favorecida por títulos altos de Ac neutralizantes para tratar de evitar una infección que los puede llevar al hospital. Y este recuerdo debería ser ya con una vacuna actualizada a la variante Ómicron. Todos los esfuerzos deberían centrarse ahora en desarrollar una actualización de la vacuna dirigida a estos grupos vulnerables de población. La administración de boosters indiscriminada lo único que provocará es un hartazgo generalizado en la población y un rechazo a las vacunas en general.


¿Se está teniendo en cuenta la inmunidad celular en esta estrategia?


Los conocimientos adquiridos durante los dos últimos siglos en materia de inmunología y vacunas se han despreciado en todo momento a la hora de establecer la estrategia de vacunación. No se tuvieron en cuenta al inicio de la vacunación y no se están teniendo en cuenta ahora. Son necesarios estudios de inmunidad celular en grupos de población concretos (edad avanzada, inmunocomprometidos) para identificar el riesgo y priorizar los booster. Se ha recurrido a lo más sencillo, la edad, cuando puede tener más riesgo un individuo de 40 años con pluripatología que un individuo de 60 años inmunocompetente.