4/09/2021
Actualidad

Tercera dosis anti-Covid, diferencias entre los pinchazos adicionales y los refuerzos

Institución - Fuente: elmundo.es
Tipo de documento: Noticia

La Agencia Europea del Medicamento ha respaldado la dosis "adicional" sólo para personas mayores e inmunodeprimidas.


¿Sí o no a la tercera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2? Desde que la farmacéutica Pfizer propuso esta idea con la intención de reforzar nuestro 'escudo' frente a la variante delta (entre un 40% y un 60% más contagiosa que la alfa), el debate no ha dejado de resonar, a la espera de una respuesta por parte de los organismos oficiales. Esta misma semana se ha pronunciado la Agencia Europea del Medicamento (EMA) que, apoyándose en el informe técnico del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), respaldó la opción de proporcionar una inyección "adicional" como "medida de precaución" a personas mayores e inmunodeprimidas.


Los expertos responsables de este documento técnico aseguran que con la evidencia actual, no existe una necesidad urgente de la administración de refuerzo de vacunas a personas con pauta completa en la población general. Sin embargo, sí consideran una dosis extra en aquellos pacientes con sistemas inmunitarios frágiles y debilitados.


Un ejemplo de pacientes con sistemas inmunitarios frágiles serían los receptores de trasplantes de órganos. Algunos estudios apuntan que una dosis adicional de vacuna puede mejorar su respuesta inmunitaria. También las personas mayores, "en particular a las que viven en entornos cerrados, como los residentes de centros de atención a largo plazo", según la EMA.


Por un lado, la EMA subraya que no existe evidencia científica que avale la necesidad urgente de administrar una tercera dosis de la vacuna en la población general. El ECDC manifiesta en su informe que "la prioridad ahora debería ser vacunar a todas aquellas personas elegibles que aún no hayan completado su ciclo de vacunación recomendado".


Se trata también de una cuestión de justicia. Los expertos en salud pública insisten en que la prioridad principal es conseguir la inmunidad del 90% de la población antes de empezar con el tercer inyectable. "No parece muy ético poner dosis de recuerdo cuando mucha gente sigue sin protección", apunta Jordi Reina, experto virólogo del hospital universitario Son Espases de Palma (Islas Baleares).


Cabe recordar que alrededor del "30% de la población española susceptible de vacunarse aún no está inmunizado. No tiene sentido. Hay que proteger a toda la población, no hiperproteger a quienes ya están protegidos", señala Joan Caylà, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología.


Ambos especialistas insisten en que el objetivo no sólo es inmunizar a la población española, sino a nivel mundial. Hay que hacer todo lo posible por "evitar las transmisiones en todo el mundo lo más rápidamente posible porque mientras el virus continúe multiplicándose con altas incidencias, ya sean en otros países o en el nuestro, más riesgo habrá de generarse una nueva variante que pueda no responder a las vacunas actuales", argumenta Caylà.


Actualmente, más del 80% de las vacunas se han distribuido en países con recursos altos y medios. En algunos países las tasas de inmunización se sitúan en torno al «1% o 2% de la población.


Cuando la Agencia Europea del Medicamento cita la dosis de refuerzo, se refiere a la posible tercera inyección de la población general, con sistemas inmunitarios normales. La dosis adicional es la que sí contempla la EMA, la destinada a personas con sistemas inmunitarios frágiles.


Ampliación de la información: