14/10/2021
Actualidad

La OMS se encuentra ante la “última oportunidad” para descubrir los orígenes del SARS-CoV-2

Institución - Fuente: consalud.es
Tipo de documento: Noticia

La agencia de la ONU ha dado a conocer los nombres de los 26 expertos que investigarán los orígenes del virus e insta a China a proporcionar todos los datos que tenga en su haber.


El pasado miércoles 13 de octubre la Organización Mundial de la Salud (OMS) hacía públicos los nombres de los 26 expertos (seleccionados entre más de 700 solicitudes) que formarán parte del denominado como Grupo de Asesoramiento Científico de la OMS sobre los Orígenes de los Nuevos Patógenos (SAGO, por sus siglas en inglés), que asesorará al organismo sanitario internacional de Naciones Unidas en los estudios sobre los orígenes de los patógenos emergentes y reemergentes de potencial epidémico y pandémico, incluido el SARS-CoV-2. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha advertido de que esta podría ser "nuestra última oportunidad" para conocer los orígenes del SARS-CoV-2. Razón por la que ha instado a China a proporcionar todos los datos disponibles desde la aparición de los primeros casos.


A finales de diciembre de 2019 la ciudad china de Wuhan, ubicada en la provincia de Hubei, se convertía en el epicentro de un brote de neumonía de origen desconocido. Poco tiempo después el mundo escucharía por primera vez los términos SARS-CoV-2 y Covid-19, sin ser consciente de que asistía al inicio de la peor pandemia a la que la humanidad ha tenido que hacer frente en, al menos, los últimos 100 años.


Las teorías que apuntan a que el virus fue creado en un laboratorio radicado en Wuhan han circulado desde entonces. El hermetismo y secretismo de las autoridades chinas desde el inicio de la pandemia han alimentado esta hipótesis. El mejor ejemplo lo encontramos en el tiempo que la OMS tardó en conseguir enviar un grupo de expertos focalizado en investigar los orígenes del virus en el país asiático. Una misión muy criticada dada la lupa con la que las autoridades chinas miraban cada uno de sus pasos, previamente aprobados por China.


La OMS publicó un informe inicial sobre su investigación sobre los orígenes de la Covid-19 el pasado mes de marzo. En este documento determinaba que el SARS-CoV-2, probablemente, se originó en un animal antes de lograr infectar a los seres humanos en diciembre de 2019. Un informe que ha sido duramente cuestionado por los países occidentales con los miembros del G7 a la cabeza. El máximo dirigente de la OMS reconoció que China no compartió los "datos brutos" de los primeros casos detectados a finales de 2019. Por ello, pidió a China que "sea transparente, abierta y que coopere, particularmente en los datos brutos sobre los primeros días de la pandemia".


En este momento la OMS solicitó a China "todos los datos", con el fin de "abordar la ‘hipótesis del laboratorio’". Un comentario que no gustó a China por lo que rechazó el plan del organismo de las Naciones Unidas para la segunda fase de la investigación sobre los orígenes del SARS-CoV-2.