Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Vístete para combatir el fríoVístete para combatir el frío

Vístete para combatir el frío

Con la llegada del invierno, y en especial de las olas de frío intenso, rebuscamos en el armario las prendas más indicadas para no pasar frío. No es raro ver a gente con un montón de capas de ropa intentando protegerse de las bajas temperaturas, en ocasiones con poca fortuna. Vamos a ver qué podemos hacer para abrigarnos correctamente y pasar el menor frío posible.

El secreto de las tres capas o cómo vestirnos como una cebolla

Con solo tres capas de ropa vamos a ser capaces de capear este frío intenso.

La primera capa es la ropa interior. Preferiblemente, debe ser de algodón y lo más ceñida al cuerpo posible. La función de esta capa es regular la temperatura corporal. Un error bastante extendido es pensar que la ropa da calor, cuando realmente lo que hace es retener el calor que nuestro cuerpo genera.

La segunda capa de ropa nos va a servir como aislante y tiene que ser más holgada que la anterior, para permitir capas de aire que funcionen como aislante. Lo normal es que estas prendas (camisetas, camisas, jerseys…) sean de lana o algodón, al igual que la primera capa.

Y por último, la tercera. Esta capa nos protegerá de las inclemencias del tiempo. Es importante que proteja del viento, que elimina rápidamente nuestro calor corporal y que, además, sea impermeable para evitar que el agua de lluvia o la nieve penetren dentro.

Estos consejos son útiles en cualquier circunstancia, pero maticémoslos. Si vamos a hacer deporte, como correr o ciclismo, debemos de usar prendas transpirables y podremos eliminar la capa intermedia, ya que generaremos mucho calor al hacer ejercicio. Actualmente existen multitud de tejidos de fibras que cumplen perfectamente las funciones de abrigar y transpirar. En ningún caso usaremos algodón, ya que retiene el sudor y la humedad nos provocará una desagradable sensación de frío, con el riesgo añadido de coger molestos catarros.

También es muy importante cubrir las extremidades. En casos de congelación extrema el cuerpo, de forma sabia, sacrifica el calor de las extremidades en beneficio del tronco. De ahí que a muchos escaladores les falten dedos en manos y pies, pues son las partes del organismo más sensibles al frío. Importante siempre es contar con un buen calzado. Un truco es usar plantillas aislantes (de borreguillo, por ejemplo) en el calzado habitual, pues aíslan muy bien del frío. Un error habitual es usar dos pares de calcetines, ya que al presionar en exceso el pie cortamos la circulación sanguínea y, por lo tanto, la circulación de calor. Esto provoca que tengamos más sensación de frío. Así pues, con un buen par de calcetines es suficiente.

En cuanto a las manos, mejor que los guantes, es usar manoplas. Al estar todos los dedos juntos comparten el calor y sufren menos pérdida de temperatura. Aunque quizá esto ya sea demasiado extremo y solo sea útil a temperaturas muy por debajo de cero grados.

Además, es importante cubrir la cabeza. Es por donde más calor corporal se pierde. Curiosamente, a los bebés siempre les tenemos la cabeza cubierta y con nosotros mismos lo olvidamos. Cuando sepas que va ha hacer mucho frío, usa un gorro!

Pues después de estos consejos, solo nos queda recomendarte que te protejas de las bajas temperaturas y disfrutes del aire libre a pesar del frío.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog