Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Cómo tomar el sol de forma seguraCómo tomar el sol de forma segura

Cómo tomar el sol de forma segura

Relajarse bajo el sol tiene ventajas interesantes. Las más evidentes tienen que ver con tu apariencia. El color tostado suele favorecer, o creemos que es así, porque, además de oscurecer manchas e imperfecciones, suaviza el contraste entre los elementos de la cara (cejas, labios, ojos…) y consigue que tengas un rostro más equilibrado y agradable para los demás. Asimismo, los tonos de piel ligeramente morenos suelen resultar más atractivos que los colores pálidos, pero, insistimos, esto es subjetivo.

La otra ventaja de tomar el sol viene con explicación. El sol es fuente de vitamina D, que es necesaria para la regulación del calcio y el fósforo en la sangre. El proceso es curioso porque, a diferencia de lo que ocurre con muchas otras vitaminas, que se obtienen únicamente de los alimentos, la D se produce también cuando la piel absorbe los rayos UV del sol. Otra opción es obtenerla directamente de la leche o el huevo.

Sin embargo, disfrutar del sol también tiene su lado oscuro si no se toman las precauciones necesarias. El fotoenvejecimiento, que es cuando tu cara hace todo lo posible por parecerse a una uva pasa, la aparición de manchas o, en el peor de los casos, el cáncer cutáneo son las consecuencias más graves de la sobreexposición descontrolada. Para evitarlas, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Evita tomar el sol entre las 12:00 y las 17:00.
  • Usa protector solar de amplio espectro y con un factor de protección solar superior a 15. Aplícalo 30 minutos antes de la exposición y renuévalo cada vez que salgas del agua o si estás especialmente generoso/a con el sudor.
  • Las gafas de sol homologadas y los gorros y gorras no sólo te quedan bien, también te protegen.
  • Cuidado con los maquillajes con alcohol y los perfumes: podrían formar una parrilla en tu cara.
  • Empieza poco a poco, sobre todo al principio de verano. 20 minutos los primeros días son un buen acercamiento con el sol.
  • No hay partes menos importantes. ¿Alguna vez te has quemado las plantas de los pies? Nadie se quema las plantas de los pies dos veces. No intentes adivinar por qué.
  • Recuerda: aunque te muevas (mejor sin los pies quemados) y hagas cosas, siempre estás tomando el sol. No te olvides nunca de la protección.

Y atento/a: si escuece, es porque te estás quemando. Feliz exposición solar.

Créditos foto: yanlevEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog