Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

bosque-848bosque-848

Toma las riendas de tu vida

Somos seres vivos dotados de intelecto y emociones. Solo tenemos una vida, no son posibles las repeticiones, no hay ensayos previos. Si nos equivocamos o si acertamos, hay que continuar. La forma en que lo hagamos, es cosa nuestra. Nuestro entorno podrá ayudarnos o hundirnos más pero, las decisiones están en nuestras manos.

Aquí van unas pequeñas "sugerencias", muy útiles para quien quiera probarlas. Como siempre tú eliges, tú decides qué hacer y qué no hacer.

Reconoce tu ego

El ego es básicamente la conciencia de uno mismo, es esa parte de nosotros que nos aleja de nuestros sueños, de nuestro camino… Cuando te mides en función de lo que te sucede, de dónde vives, de cómo te comportas y de qué posees es tu ego quien trabaja. Es él quien te anima a sentirte superior algunas veces y con frecuencia inferior, nunca como igual. Es tu ego quien alimenta tus miedos. El ego valora el dinero y el estatus, no valora el amor a los demás. Te hace desear cosas excitantes e invertir poco tiempo en lo que realmente te hace feliz. El miedo es el sentimiento opuesto al amor, y ambos existen en nosotros. Tú eliges entre ambos y tú decides qué camino tomar….

Puedes pedir ayuda

Algunos de nosotros, pensamos que pedir ayuda es un síntoma de debilidad. Es justo todo lo contrario. Reconocer que se tiene un problema y que se necesita la colaboración de otro/otros para resolverlo es y debería ser visto como un signo de fortaleza. Además de un acto de responsabilidad ya que la tarea se realizará antes.

Por lo tanto, cuando no puedas con algo, mira a tu alrededor y seguro que habrá alguna mano tendida para ti.

No seas víctima

En ocasiones nos comportamos como víctimas; nuestro ego toma el timón y asume la mentalidad de víctima. Los víctimas son personas convencidas de que no ejercen control sobre sus vidas, y optan por ver solo aquello que les va mal (no prestan atención a lo bueno que tienen hoy)… Creen que vivir conlleva un esfuerzo enorme, temen cualquier cambio, les aterroriza llevarse una decepción y prefieren seguir en un sitio que no les gusta; incluso buscan qué oscuro propósito se oculta detrás de las cosas buenas que les suceden. Todos tenemos días en los que sentimos ganas de abandonar y darnos el gustazo de quejarnos, lo que incluso puede ser terapéutico; pero los víctimas siempre buscan quien los escuche quejarse de lo mal que les va alimentando la negatividad con toda su energía.

Reconoce cuando adoptes el papel de víctima y aprende que puedes librarte de él. Las "víctimas" creen que lo malo siempre les pasa a ellos y a menudo consiguen justo aquello que parecían buscar. Si sufres una experiencia traumática, opta por dejar de hacerte daño y convéncete de que todo irá a mejor, piensa que lo bueno llegará… (Y cuando de verdad lo creas empezarán a sucederte cosas buenas). ¡Prueba!

Siempre hay esperanza

En ocasiones, nos rendimos. Como si nos quedáramos sin fuerzas allí, cuando ya vemos la meta… da igual la cuestión que nos ocupe. "Decidimos" que no vale la pena seguir luchando. Sí, lo "decidimos" nosotros. Mientras haya un suspiro de vida podremos, debemos, continuar intentándolo.

¿Por qué? Porque la esperanza no se acaba. Está ahí, justo a la vuelta de la esquina, esperándonos… Así que, no te tires al suelo. Recupera el resuello y avanza, sin parar. Sería una lástima desperdiciar toda esa enorme capacidad de la que disponemos por un momento de flaqueza.

Comprueba tus progresos

De vez en cuando es una buena idea comprobar cómo van las cosas. Escribe lo que deseas conseguir y guárdalo, marca lo que vas consiguiendo y si te parece demasiado complicado fragméntalo en pequeños objetivos y da las gracias a medida que aquello que deseabas se va haciendo realidad. Puedes cambiar de opinión acerca de qué es lo importante para ti y lo que realmente deseas, por lo que es bueno hacer balance y enfocarnos en aquello que realmente queremos.

Reescribe el final

No hagas caso, no hay nada escrito. Por muchos y muy difíciles que sean los obstáculos que la vida nos ponga delante, el ser humano siempre ha demostrado que puede superarlos. Ya sea un problema de salud, un contratiempo laboral o un conflicto familiar …todo se podrá resolver de alguna manera. Si hay algo de lo que podemos hacer uso es de nuestra fuerza de voluntad y capacidad de superación.

Recuerda: NADIE puede decidir cómo debes vivir tu vida. Solo tú eres dueño de tus decisiones. Así que, hazlo y rompe el guión establecido. No será mejor ni peor solo distinto y desde luego, TUYO.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • 21 mayo 2015a las 8:49

    Buena reflexión¡ Es curioso como los miedos pueden condicionarnos la vida, en ocasiones son temores a cosas que nuncan llegan a suceder, seguramente la gran mayoría de ellos y sin embargo el mal rato ya lo hemos pasado…..gracias por las recomendación a ver si somos capaces de aplicarlas.

    Prevenidos
    25 mayo 2015a las 17:20

    Hay que intentarlo Gabriel ;) Nos alegra que te haya gustado.

  • Ángel D. Martínez
    26 mayo 2015a las 10:31

    Muy interesante el artículo. 100 % de acuerdo
    Muchas veces se pierde la perspectiva con las rutinas y obligaciones del día a día, obsesionados con objetivos que consideramos necesarios, imprescindibles o simplemente correctos. Nos olvidamos de lo fundamental, somos libres de tomar nuestras propias decisiones y convendría recordarlo más frecuentemente.
    Estoy convencido que la percepción de la felicidad está muy ligada esta forma de actuar.
    Gracias!

    Prevenidos
    26 mayo 2015a las 12:52

    Nos alegra que te haya gustado el post Ángel ;)

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog