Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Sistema de ahorro de los costes de formación preventiva en las empresasSistema de ahorro de los costes de formación preventiva en las empresas

Sistema de ahorro de los costes de formación preventiva en las empresas

Ya hemos argumentado que invertir en formación preventiva es una garantía absoluta para lograr mejores resultados sin despilfarrar recursos e incluso minimizando costes. ¿Cómo? A través de los sistemas de financiación vigentes de la formación profesional dirigidos a empresas y trabajadores (ocupados y desempleados).

Desde que en 1992 se implantase el primer Acuerdo Nacional de Formación Continua, favoreciendo a "la mejora de las competencias y cualificaciones indispensables para fortalecer la situación competitiva de las empresas y de su personal", se han suscrito diferentes acuerdos para "mejorar la empleabilidad, promoción profesional y desarrollo personal de las personas trabajadoras" (art. 2 de la Resolución de 16 de julio de 2013, del Servicio Público de Empleo Estatal).

A través de la iniciativa de formación programada por las empresas, el empresario puede financiar el coste de la formación de su plantilla. Es una iniciativa estatal (regulada por el Real Decreto–ley 4/2015, de 22 de marzo, para la reforma urgente del Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral), donde todas las empresas que cotizan por el concepto de formación profesional a la seguridad social disponen de un crédito anual, aplicable a través de las bonificaciones a las cuotas de los seguros sociales.

Podemos definirlo como un sistema de ahorro que permite a la empresa planificar y gestionar su plan de formación utilizando medios propios y/o externos, siempre que cumpla las obligaciones y los requisitos técnicos que establece la normativa vigente. Es decir, para beneficiarse de la ayuda hay que seguir las reglas establecidas. La mala praxis lleva asociada sanciones o penalizaciones aplicables a todos los agentes (empresas beneficiarias, centros de formación, entidades organizadoras, asesorías)

No seamos alarmistas. Encontraremos una miscelánea de situaciones de las que aprender o renegar. ¿Quién no conoce empresas que apuestan por la formación preventiva a través de la capacitación y especialización de su personal? Lo más increíble es que muchas de ellas parten de un presupuesto anual cuasi paupérrimo que, respondiendo a criterios de necesidad y estrategia, logren optimizar con esta ayuda de financiación.

Claro que, también son muchas (pero muchas, muchas) las empresas que sólo invierten en formación preventiva si su gasto se traduce en una bonificación total. Es decir, el precio es cero. Para ello, se demandan cursos adaptados al importe máximo bonificable, y realizan tantos como crédito anual se tenga asignado. Tristemente variables como efectividad, calidad o impacto carecen de sentido en este contexto. Y una vez más, se confirma que el cumplimiento de una normativa legal deja invisible al aprendizajeEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

Si a todo ello le sumamos la ola de irregularidades producidas desde la implantación del sistema debido a la existencia de entidades que ofrecen servicios fraudulentos a cambio de los créditos, afirmamos que la desconfianza generada en el sector es total.

Algunas de las actuaciones más comunes, denunciables y prohibidas por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (antigua FTFE), son:

Durante la ponencia «La Formación de Demanda: Oportunidad de Mejora», celebrada el 21 de septiembre de 2012, el coordinador de seguimiento del Servicio Público de Empleo (D. Cecilio Jiménez Alonso), presentó los resultados obtenidos en más de 200 actuaciones de seguimiento y control por parte del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE): en un 60,6% de los cursos inspeccionados se detectaron malas praxis. Principalmente por dos motivos: el intrusismo que hay en el sector y la creación masiva de entidades organizadoras (a primeros de 2013 había 6.715).

En la actualidad, son muchos los delitos que se indagan en sumarios abiertos de diversos juzgados provinciales cuyos imputados están acusados de fraude o estafa, malversación de caudales públicos, falsedad documental, cohecho y blanqueo de capitales. Bonito panorama, para la que está cayendo.

Con la publicación del nuevo Real Decreto-LeyEste enlace se abrirá en una ventana nueva, el Gobierno apuesta por un sistema transparente y centra toda la atención en la lucha contra el fraude mediante la creación de una unidad especializada en la Inspección de Trabajo que tenga capacidad efectiva de sanción. Medidas que, de ser aplicadas con rigurosidad, confiemos sean beneficiosas para todos.

Para trabajar saludablemente, los trabajadores tenemos derecho a recibir formación. Por ley, el empresario tiene la obligación de capacitar a su plantilla. El Subsistema de Formación Profesional para el Empleo ofrece la oportunidad de financiar cursos específicos y útiles adaptados a las necesidades preventivas organizacionales e individuales.

Pero hagámoslo bien. Aplicando criterios de excelencia y calidad. No participando en propuestas pirata de dudosa legalidad. En definitiva, seamos profesionales.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Laura CastroLaura Castro

    Coordinadora Nacional de Formación Bonificada

Archivo del blog