Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

El “rendimiento” de la seguridad en las máquinasEl “rendimiento” de la seguridad en las máquinas

El “rendimiento” de la seguridad en las máquinas

A tenor del título de este post podría entenderse que vamos a analizar los beneficios que proporciona el mantener en perfecto estado la maquinaria de cualquier instalación industrial. Pero lo que busca esta metáfora es proponer una necesaria reflexión sobre la norma EN-13849, Partes de los Sistemas de Mando Relativas a la Seguridad de las Máquinas, también conocida como norma del "performance level " o, para entendernos mejor, nivel de rendimiento.

Esta norma viene a dar una serie de herramientas para elegir siempre las funciones de seguridad de la máquina adecuadas a las necesidades de uso de la misma; es decir, un nivel de rendimiento. Por poner un ejemplo: está muy bien tener un vehículo de alta gama, especialmente si te lo pueden ver los amigos. Pero si necesito un vehículo para trabajar, este deberá ser fiable y duradero, acorde a las necesidades del trabajo. Lo mismo ocurre con las funciones de seguridad que debe cumplir la maquinaria: para cumplir correctamente su cometido deben responder a las exigencias solicitadas. Pero hablemos del "rendimiento" del trabajo en lo que se refiere a todos los actores invitados: diseñadores, usuarios y prevencionistas.

Para ciertos diseñadores o fabricantes el desconocimiento o quizás cierto temor a su implantación, especialmente en las instalaciones de diseño único, les hacen perder competitividad en sus equipos con la introducción de Funciones de Seguridad de mayor coste o simplemente innecesarias. Esto indica una falta de adaptación a las necesidades del cliente y perder un valor añadido para el mantenimiento de sus equipos.

En cuanto a los usuarios, como consecuencia de lo anterior son condenados a una larga procesión de inspecciones y temidos controles periódicos, con un "rendimiento" cuando menos discutible. Está comúnmente aceptado que en la compra de un vehículo, por muy económica que sea la adquisición, se nos indique el periodo de cambio de ciertos elementos básicos, máxime si afectan a la seguridad. Sin embargo, es paradójico observar cómo al adquirir una máquina o instalación, que puede multiplicar por cien el valor de un coche, no suelen darse las oportunas indicaciones de sustitución de los elementos que afectan a funciones de seguridad, lo cual es un fallo del fabricante y/o diseñador.

Y llegamos al último escalón, el prevencionista. Un repaso a la mayoría de estudios específicos en la materia irremediablemente nos conduciría a la conclusión de que la referencia a la norma o su aplicación parece que tengan un peaje económico, pues es prácticamente inexistente. El criterio técnico aplicado en los informes es el mismo, aunque la máquina se use esporádicamente durante la semana o trabaje a tres turnos. Sin embargo, todos somos conscientes de que las exigencias de mantenimiento de nuestro vehículo dependen de su uso. ¿Qué lo diferencia de una máquina continuamente en marcha…? La certeza de que estamos recomendando el producto adecuado, sin mayor coste del estrictamente necesario; identificar qué elementos de seguridad necesitan de control y/o sustitución; plasmar indirectamente una fecha de caducidad en la firma de nuestro informe.

En resumen, poder garantizar que estamos obteniendo el mayor "rendimiento" económico, técnico y, por qué no, también ético; y no necesariamente en ese orden. Eso es realmente lo que nos aporta esta norma. A aquellos que no lo están haciendo ya, les animamos a sacar del estante la norma y a abrir el libro (o a abrir el archivo informático), si no queremos que con el tiempo a diseñadores, usuarios o prevencionistas les sea cuestionado su "performance level" profesional.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog