Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Remedios naturales: ¿remedios saludables?Remedios naturales: ¿remedios saludables?

Remedios naturales: ¿remedios saludables?

  • "Un hombre muere tras beber una tisana de amapolas"
  • Un joven ingresado en la UCI: "…cogió dos hojas de estramonio y se las comió"

Titulares como estos nos los encontramos con cierta frecuencia en la prensa local y nacional, y alertan sobre el peligro del consumo de remedios caseros para paliar ciertas dolencias o bien de los riesgos que puede tener la "curiosidad" de probar algo para sentirse mejor y que pueden acabar jugándonos una mala pasada.

Cada vez está más extendida la práctica de tendencias de vida que conllevan una vuelta a lo natural, muchas veces ligadas a una cierta corriente de pensamiento que busca el bienestar respetando el medio ambiente.

Según un estudio realizado por la multinacional farmacéutica Abbott en nuestro país nueve de cada diez españoles creemos que llevamos una "vida saludable": practicamos algún deporte, hacemos dietas sanas con abundancia de frutas, legumbres, verduras y productos ecológicos, utilizamos cosméticos con ingredientes naturales, etc. No obstante, en algunas ocasiones la percepción o creencia de que algo natural es siempre "sano e inocuo" puede ser contraproducente. El peligro puede venir en casos de "automedicación" con remedios naturales para paliar dolencias comunes que, desafortunadamente, en algunas ocasiones pueden derivar en enfermedades no del todo leves.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) fomenta el uso adecuado de medicinas tradicionales (principalmente en países donde no hay acceso a otro tipo de medicamentos), pero siempre que éstas hayan demostrado utilidad para el paciente y presenten un riesgo mínimo. Las organizaciones médicas recomiendan a los gobiernos la creación de instrumentos para garantizar que los usuarios reciban una información adecuada sobre los riesgos y beneficios que conllevan éstas prácticas, así como para controlar la fabricación y dispensación de productos naturales.

No en vano, más de la mitad de los medicamentos que encontramos en nuestras farmacias provienen de la naturaleza y otros están fabricados a partir de moléculas y sustancias sintetizadas químicamente imitando a las existentes en nuestro organismo o en el medio natural, preservando de esta forma el medio ambiente. Algunos de estos medicamentos son, por ejemplo:

  • Ácido acetil salicílico: analgésico/antiagregante, procedente del sauce.
  • Antibióticos (cómo tetraciclinas, gentamicina, etc.): se obtienen a partir de microorganismos.
  • Sulfato de zinc: sales presentes en pomadas de bebés para aliviar irritaciones.

Así, tenemos a nuestra disposición medicamentos naturales, cuya distribución y venta (en farmacias, herbolarios y otros establecimientos autorizados) está supervisada por organismos sanitarios, como la Agencia Española del medicamento. La ventaja de adquirir estos productos es que, estando fabricados con sustancias 100% naturales, se asegura que la dosis del principio activo es la adecuada, que tienen el efecto esperado y que cuentan con garantías de calidad y seguridad para el consumidor siempre que se administren bajo el consejo y/o supervisión de un especialista de la salud. Por el contrario, el consumo de pócimas o remedios elaborados con productos adquiridos a granel (sin información) o directamente del campo, y preparados siguiendo la "receta" facilitada por alguien que carezca de los conocimientos o cualificación adecuada, puede acarrear efectos secundarios importantes e incluso dejar secuelas incurables a causa de una sobredosis de sustancias activas perjudiciales para el organismo.

Otro riesgo importante es que los pacientes no informen a su médico del consumo de productos con los que se automediquen, que pueden dar origen a enfermedades derivadas de estas prácticas y/o interaccionar con otros fármacos que sea necesario administrar ante una intervención médica de urgencia.

Así pues, ante cualquier dolencia o malestar, por leve que sea, debemos recurrir a profesionales sanitarios, médicos o farmacéuticos. Si nuestra opción es consumir productos naturales, ellos nos asesorarán, prescribirán y dispensarán los remedios más adecuados para nuestro estado, con la ventaja de que serán productos controlados por organismos especializados y que bajo un consumo responsable, no conllevarán riesgo para nuestra salud. Seamos prevenidos al consumir remedios naturales para que sean remedios saludables.

Mas información:

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Archivo del blog