Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

La Regla de las 3 PLa Regla de las 3 P

La Regla de las 3 P

Conducía hace unos días hacia el trabajo y le oí decir a un tertuliano algo que llamó mi atención: hablaba de la ‘regla de las 3 p’ (prudencia, paciencia y perseverancia), que le enseñó uno de sus maestros.

Desde entonces, lo de "las tres P" no ha dejado de dar vueltas en mi cabeza, explicaré por qué. La regla la dictaba el tertuliano como "fórmula" o guía de avance (en su negocio, sea este el que sea o incluso en la propia vida, pienso yo). Fórmula, fórmula, fórmula…danzando en mi cabeza: "¿como las de química?; ¿Los ingredientes se combinaran a partes iguales? Y si es así, como se "liga" todo? Ufff!", pensé…

Entonces, si no es a partes iguales, ¿cuál es la proporcionalidad? Poca cantidad de prudencia nos convierte en temerarios, altivos, bárbaros, y un exceso de ella en sosos, aburridos y rutinarios.

Demasiado de paciencia enlentecerá cualquier decisión, avance o actuación, y en los tiempos que corren, todo es urgente, que no importante. Y su escasez nos trasformará en vehementes, irreflexivos, e iremos de la mano de nuestras impresiones e impulsos, lo que tampoco parece bueno del todo.

Un exceso de perseverancia nos hará obstinados, tercos, contumaces, intransigentes. Pero su defecto nos hará negligentes, indolentes y abúlicos.

Y en estas estoy todavía. ¿Cuál será la combinación correcta…? Y es más, ¿cómo se une todo? Y por muchas vueltas que le dé, siempre acabo con la misma respuesta: depende. Y aquí es cuando se enciende la lucecita: ¿de qué depende? ¿del momento, de las circunstancias de cada momento, del entorno?

¡Claro! Ya lo dijo otro gran sabio, José Ortega y Gasset: "yo soy yo y mi circunstancia…" es decir, mi personalidad.

Es nuestro carácter, temperamento, genio o estilo, el catalizador que unirá, en las proporciones correctas, prudencia, paciencia y perseverancia, para hacernos avanzar con paso firme en cualquier negocio, trabajo, dilema…y en general en nuestra vida.

Como diría el inolvidable Mr. Arkadin de Orson Wells, "¡Brindemos, pues, por el carácter!", que es capaz de transformar la ‘regla de las 3 p’ en la nueva, más clara, rotunda y terminante, ‘regla de las 4 p’ (prudencia, paciencia, perseverancia y personalidad).

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • José Arellano
    14 mayo 2015a las 8:00

    Excelente artículo!

  • Enrique Ferrer
    14 mayo 2015a las 9:26

    Afirmaba Aristóteles que hay que situarse en el punto medio, que es donde se encuentra la virtud. La personalidad es sólo una circunstancia. El punto medio es la clave.

  • eulalia obrador gonzalez
    a las

    Un post muy interesante, felicidades para el autor!
    Realmente deberíamos tener más presentes en el dia a dia la regla de las 3P.
    Dos "referentes" geniales.

    Gracias por hacernos reflexionar y pensar!

    Prevenidos
    25 mayo 2015a las 17:19

    Nos alegra que te haya gustado Eulalia :)

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Enrique es Médico del Trabajo en la oficina de Valencia de Premap

Archivo del blog