Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

¿Quieres nadar? Consejos para que lo hagas de manera correcta¿Quieres nadar? Consejos para que lo hagas de manera correcta

¿Quieres nadar? Consejos para que lo hagas de manera correcta

Si has elegido la natación como deporte, hay cosas que debes tener en cuenta para hacerlo de manera correcta . Debes conocer los estilos , para saber cuál es más afín a tus necesidades, debes saber que hay varias formas de nadar , conocer los materiales que pueden hacer de tu práctica un ejercicio más completo y , por supuesto, debes saber cómo cuidarte mientras la practicas.

Formas de nadar

Natación terapéutica: encaminada a trabajar aquellas zonas de nuestro cuerpo que necesitan fortalecerse o que están lesionadas.

Iniciación a la natación: para aquellos que necesitan aprender a nadar correctamente.

Natación de baja, moderada o alta intensidad: para personas que saben nadar y van combinando estilos e intensidades dependiendo de sus aspiraciones.

Estilos de natación

  • Croll: es el estilo libre, el que te permite nadar a mayor velocidad, los movimientos son muy naturales pero se necesita cierta coordinación. La respiración en este estilo es complicada y requiere cierto entrenamiento.
  • Espalda: la respiración en este estilo es la más fácil ya que no se llega a meter la cabeza bajo el agua en ningún momento. Para practicarlo se necesita cierta fuerza y sentido de la orientación , pero en líneas generales se puede considerar un estilo fácil.
  • Braza: durante el recorrido, este estilo te permite una buena orientación y la respiración no es demasiado complicada pero se requiere mucha coordinación. Tiene mucha técnica (la patada es compleja) y es la forma más lenta de nadar.
  • Mariposa: es el más técnico y en el que más fuerza se necesita. La respiración es fácil . Este estilo se desaconseja a personas con problemas de espalda, más por el alto nivel de técnica que conlleva y la dificultad que presenta. Si no se nada a mariposa correctamente, pueden llegar a aparecer lesiones en cuello o dorsales.

Cómo y cuánto nadar

Lo ideal es poder contactar con el monitor de natación que esté en la piscina para valorar las necesidades individuales. En el agua, además de nadar, se pueden hacer ejercicios para fortalecer determinados grupos musculares.

Para una correcta práctica debemos tener en cuenta que la natación se debe practicar de 3 a 5 veces al menos por semana en sesiones de 45-60 minutos. Al comenzar la sesión siempre es aconsejable dedicar 5-10 minutos al calentamiento fuera de la piscina para hacer ejercicios de estiramientos . Una vez en el agua, dedicar 5 minutos al nado suave en estilo libre para así ir acomodando al cuerpo a la intensidad . La velocidad de nado dependerá de cada persona, pero para que nos hagamos una idea, hay que nadar a la velocidad que te permita estar nadando el tiempo establecido. Es decir, si empezamos a nadar con mucha fuerza, probablemente a los 10 minutos estemos agotados y ya no seremos capaces de seguir, a no ser que descansemos lo suficiente. Lo ideal, cuando se requiere perder calorías y quemar grasas es ir cambiando las intensidades del nado para así "sorprender" a nuestro cuerpo. El ejercicio, debe durar siempre como mínimo 40 min para que actúe la función quema grasas . Al final de la sesión se deben emplear otros 5 minutos al nado suave y volver a estirar .

Dentro de una rutina de natación, podemos incluir en nuestras tablas de ejercicios, las pesas, los pulls , podemos salir a hacer flexiones o abdominales , salirnos de la piscina en cada largo para tirarnos rápidamente de nuevo … todas esas combinaciones potencian los efectos.

Materiales necesarios

  • Gorro: permitirá una buena visibilidad evitando ensuciar las piscinas con pelos que puedan ser desprendidos.
  • Gafas: deben ser unas gafas que no permitan la entrada de agua, con un buen ajuste.
  • Bañador: uno que seaespecífico para natación, sin adornos colgantes ni fornituras. El vestuario tiene que permitir la libertad de movimientos.
  • Chanclas, toalla de baño …
  • Opcional: guantes (para ejercer una fuerza superior en los brazos), aletas (para fortalecer las piernas, nadar más rápido y practicar la patada), snorkel (para personas con problemas de movilidad del cuello).
  • Otros suministrados por las piscinas: pesas, tablas, pull, colchonetas, etc. Para una práctica mucho más global .

Cuidados

Para nadar necesitamos una piscina clorada. El cloro puede causar daños en nuestra piel y no podemos olvidar tener cierto cuidado en este sentido. Cada vez son más las piscinas que encontramos que utilizan sal para la fabricación de ese cloro, este tipo de piscinas son mucho menos agresivas para nuestro organismo.

Sea de una forma u otra, debemos tener en cuenta el cuidado de:

  • Piel: al salir de la piscina siempre se requiere una ducha con jabón PH neutro que limpie nuestra piel a fondo. Posteriormente, hay que hidratarla con algún aceite (por ejemplo, de almendras) o crema hidratante. No podemos olvidarnos de la hidratación de la cara, utiliza la crema hidratante habitual ( si es de día y vas a salir a la calle, debe tener factor protector para los rayos ultravioletas ya que el cloro puede hacer que aparezcan con más facilidad las quemaduras solares).
  • Pelo: sufre mucho con los efectos del cloro, sobre todo si están teñidos. Lo ideal es proteger el pelo antes de la exposición al agua. Podemos utilizar alguna crema o mascarilla para el pelo que se aplicarían antes de nadar . También se puede usar algún tipo de aceite (hace una función protectora), pero cuidado porque puede ser que lo notemos mucho más graso debido al uso constante. Para personas con cabellos muy secos, esta opción es beneficiosa. Una vez salgamos de la piscina, el lavado del pelo tiene que ser minucioso con un champú específico que contenga trisulfato de sodio ya que hace que se elimine bien todo el cloro y limpie en profundidad. Son recomendables también las mascarillas o acondicionadores , que aportarán hidratación y suavidad. Para secarlo, es mejor dejar al aire libre para que no se deteriore con secadores y planchas por el efecto del calor.
  • Uñas: sufren cambios importantes con la exposición prolongada al cloro, que pueden llegar a resultar incómodos y antiestéticos. Se vuelven más frágiles y esa fragilidad puede facilitar que se rompan. Debemos utilizar a menudo (3 o 4 veces por semana) un endurecedor de uñas (se puede usar aceite de oliva que tiene el mismo efecto) y a la hora de nadar llevarlas siempre esmaltadas (con un simple brillo , bastaría).
  • Cuerpo: es importante hidratarlo después de cualquier ejercicio. El aporte de líquido debe ser de al menos 2 litros diarios. Además, es importante llevar una alimentación sana y equilibrada.

Como vemos, la natación es un ejercicio completo y con estos consejos, se hace fácil y segura su práctica.

Cuídate nadando ;)

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • ESTIBALITZ GAZTELUMENDI COCA
    24 abril 2015a las 9:59

    Interesante artículo. El empujón que necesitaba para decidirme a darme el chapuzón y empezar esa práctica deportiva que siempre la vamos postergando. A nadar!
    Gracias.

    Prevenidos
    27 abril 2015a las 13:56

    Nos alegra que te decidas a practicarlo. Es un deporte muy completo ;)

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog