Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Cómo prevenir los riesgos de la HiperuricemiaCómo prevenir los riesgos de la Hiperuricemia

Cómo prevenir los riesgos de la Hiperuricemia

¡Tengo el ácido úrico alto! ¡No puedo tomar tantas proteínas que me sienta mal para los riñones! ¡Como siga así, voy a tener un ataque de gota! Sigue leyendo este post y vas encontrar explicación a todas estas frases que es probable que escuchemos a menudo y no sepamos bien a qué se refieren.

La hiperuricemia es un exceso de ácido úrico en la sangre. Los niveles de ácido úrico normales son entre 2,4 y 6,0 mg/dL (para mujeres) y entre 3,4 y 7,0 mg/dL (para los hombres), aunque estos rangos pueden variar según el laboratorio.

Las purinas son compuestos con nitrógeno que se forman en las células del cuerpo (endógeno) o que entran al cuerpo con los alimentos (exógeno). Estas purinas se degradan en ácido úrico y esto puede resultar dañino en niveles altos del ácido en sangre. El ácido úrico se puede acumular en los tejidos y formar cristales. Esto ocurre, habitualmente, cuando el nivel de ácido úrico en sangre aumenta a más de 7mg/dL. En estos casos el resultado pueden ser problemas como cálculos renales y ataques de gota (cristales de ácido úrico en las articulaciones, especialmente en los dedos, que causan mucho dolor).

Causas

Las causas de niveles altos de ácido úrico pueden ser primarias (altos niveles de purinas) y secundarias (alguna otra enfermedad). Las causas de niveles altos de ácido úrico incluyen:

Hiperuricemia primaria

  • Aumento en la producción de ácido úrico por la degradación de purinas.
  • Los niveles aumentan porque los riñones no pueden eliminarlo eficientemente.

Hiperuricemia secundaria

  • Muerte celular por ciertos cánceres o agentes quimioterapéuticos
  • Enfermedad renal
  • Medicamentos: pueden causar niveles altos de ácido úrico en la sangre.
  • Condiciones endocrinológicas o metabólicas: ciertas formas de diabetes o acidosis pueden causar hiperucemia.

Síntomas

Es posible que no tengas síntomas. Por el contrario, si los cristales del ácido úrico se depositan en una de tus articulaciones, podrás notar una inflamación dolorosa de la articulación (enfermedad llamada "gota": la gota puede aparecer también con niveles de ácido úrico normales. Es cuatro veces más frecuente en el hombre que en la mujer. En las mujeres aparece tras la menopausia). También es frecuente que dé lugar a problemas renales (causados por la formación de cálculos renales) o problemas al orinar.

Qué hacer con la hiperuricemia

Infórmale al médico de cualquier medicamento que estés tomando (incluso medicamentos de libre venta, vitaminas o remedios a base de hierbas). Dile si tienes antecedentes familiares o episodios de diabetes, enfermedad hepática, renal o cardíaca. Sigue las instrucciones de tu médico respecto a cómo disminuir el nivel de ácido úrico en sangre y cómo tratar la hiperuricemia

Intenta realizar una dieta baja en purinas.

-Los alimentos altos en purina o que aumentan el riesgo de gota son: todas las carnes rojas, el hígado, las vísceras y toda la casquería, los embutidos, los extractos de carne, mariscos y pescados, así como los productos y alimentos con alto contenido de fructosa.

Los alimentos bajos en purinas o con cierto efecto protector son: leche y productos lácteos, productos bajos en grasa, proteínas de origen vegetal (legumbres y frutos secos). También está permitido el consumo de café.

Evita el alcohol, ya que puede contribuir a problemas con ácido úrico e hiperuricemia. La cerveza es la bebida alcohólica que más riesgo de gota provoca, mientras que el vino (con máximo de dos copas diarias) no tiene incremento de riesgo.

Es importante estar bien hidratado, tomando de 2 a 3 litros de agua por día, a menos que te indiquen lo contrario. Aumentar el ejercicio y bajar de peso disminuye el riesgo de tener ataques de gota.

Las dietas pobres en purinas tienen poco efecto sobre la reducción del ácido úrico en sangre y conllevan regímenes de alimentación de difícil cumplimiento a largo plazo, por lo que es imposible conseguir una reducción clínicamente significativa de la uricemia únicamente con dieta. No obstante, hay que evitar los alimentos que incrementan el riesgo de gota y favorecer el consumo de lo que lo disminuye.

El objetivo del tratamiento de la hiperuricemia/gota es la "curación" de la misma, haciendo desaparecer la inflamación y disolviendo los cristales de los tejidos y articulaciones, y la prevención y tratamiento de los episodios agudos a la inflamación. La disolución de los cristales se consigue mediante la reducción de su concentración en plasma gracias a la utilización de medidas higiénico-dietéticas y, en la mayor parte de los pacientes, con un tratamiento farmacológico específico.


Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Ivan Priner
    26 enero 2018a las 0:16
    Buenas tardes: Soy paciente medicado para tratar de mantener los niveles de ácido úrico. Hay veces que tengo crisis muy dolorosas en las articulaciones. Tomo diariamente Allopurinol y cuando se produce en ataque tomo Colchinchina y a los dos o tres días cesa el dolor.
    Lo que me preocupa es el color morado con manchas marrones que tomó la piel de las piernas, no se si eso traerá otro tipo de consecuencias y la pregunta es: de que manera contrarrestar ese efecto que se ha desparramado bajo la piel.
    Saludos cordiales. Iván
    Prevenidos
    29 enero 2018a las 0:00

    Hola Ivan. Las manchas marrones de aparición paulatina, localizadas en las piernas, suelen deberse a hiperpigmentación postinflamatoria que puede ser de origen interno (por varices incipientes, procesos endocrinológicos, etc) o externo (por reacción a exposición solar acumulada, por uso de medicamentos orales -alopurinol incluido- o tópicos, por rascado persistente sobre lesiones atópicas, etc.) o bien estar relacionadas con una dermatitis pigmentaria benigna atribuible en general a déficit vascular periférico (mala circulación) o a una cierta fragilidad vascular. Seguramente, las dos hipótesis que yo tendría en cuenta en primer lugar, serían la última mencionada o un efecto secundario del tratamiento con alopurinol. En todo caso, que las lesiones sean contempladas detenidamente por un médico, es una medida imprescindible antes de llegar a un diagnóstico certero. Un saludo!

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog