Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Practiquemos más a menudo los simulacrosPractiquemos más a menudo los simulacros

Practiquemos más a menudo los simulacros

Es probable que alguna vez en el colegio de vuestros hijos hayan hecho un simulacro. Han salido todos ordenadamente al patio y han pasado un buen rato haciendo algo diferente a lo habitual y, además, han aprendido cómo actuar ante una situación de emergencia.

Este tipo de ejercicios que vemos tan bien que se realicen en los centros educativos muchas veces no se aplican en nuestros centros de trabajo. Y es que una emergencia puede suceder en cualquier sitio, y mucho más en centros donde pasamos muchas horas al día.

Vamos a ver cuáles son las emergencias más habituales que precisan de un simulacro, y como responder ante ellas.

La emergencia por excelencia es un incendio. Los incendios suelen comenzar en sitios "clave": salas de calderas y cuadros eléctricos. Desde ahí se propagan con mayor o menor rapidez en función de los materiales que vayan encontrando a su paso. Es una reacción en cadena que hace que se extienda el incendio por todo el edificio.

¿Cómo actuar ante un incendio En primer lugar, sonará una alarma que, junto al aviso del jefe de emergencias nos indicará la situación de riesgo. Desde ese momento, deberemos acudir urgentemente al punto de encuentro del edificio, definido en los planes de emergencia o autoprotección del mismo y que, normalmente se ubica en patios o entradas principales; lo que denominamos "zonas seguras".

Caminaremos sin entretenernos y sin correr para no tropezar, y nos quedaremos en el punto de encuentro hasta que se realice el recuento del personal. Es imprescindible acompañar a las visitas hacia las salidas, momento en el cual daremos por concluido el simulacro.

Una cuestión importante para ayudar a los bomberos en la extinción del incendio y que debemos hacer a la hora de practicar el simulacro es ir cerrando las puertas a nuestro paso, sin llave, según vayamos saliendo. Esto, y cerrar las ventanas ayudará a confinar el incendio y a poder apagarlo antes en caso de que fuera real. Además, también es importante el recuento de personal, y de esta forma no arriesgaremos aún mas a bomberos y personal de emergencias en tener que entrar a buscar a alguien que ya haya salido por su cuenta. También ayudaremos a salir a la gente que no pueda hacerlo por sus propios medios.

La otra emergencia de la que vamos a hablar es la amenaza de bomba, una situación que por desgracia está de mucha actualidad, en nuestros días. La forma de realizar el simulacro en este caso será la misma que para un incendio con la única salvedad de dejar puertas y ventanas abiertas. La razón es que en caso de explotar una bomba, la onda expansiva pueda salir al exterior causando el menor daño posible.

En resumen, para un simulacro debemos siempre tener presente que:

  • Sonará la alarma
  • Saldremos de forma ordenada y sin correr
  • Cerraremos puertas y ventanas, sin llave, en caso de incendio y las dejaremos abiertas en caso de bomba
  • Esperaremos en el punto de encuentro el recuento de personal por parte de los encargados de emergencias
  • Finalizaremos el ejercicio

Y por último, y ya que nuestros hijos disfrutan haciendo este tipo de prácticas, aprendamos de ellos y disfrutemos nosotros también haciéndolas más a menudo.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog