Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Chico con signo de okChico con signo de ok

Potenciar el desarrollo humano, el corazón de la empresa

¿Son los mejores trabajadores aquellos que mejor perfil académico reúnen?

La pregunta queda abierta. Sin duda, es una buena característica pero no es una cualidad que vaya a garantizar a largo plazo la sostenibilidad de una organización.

A los trabajadores no les suele faltar capacidad, la problemática reside en conseguir casar las expectativas personales con el proyecto de la organización empresarial, y puesto que las empresas las integramos fundamentalmente personas, parece razonable la necesidad de saber gestionar el talento humano.

"No importa cuán bueno sea un producto o servicio, sin talento, su organización no puede competir"

¿De dónde nace la importancia de gestionar el talento humano? Tradicionalmente la gestión del talento humano ha sido considerado como algo secundario, generalmente ligado a la mera administración de plantillas.

Puesto que pasamos buena parte de nuestras vidas en el centro de trabajo, nuestro desarrollo vital está íntimamente ligado al laboral. Si el éxito de una organización depende en gran parte de las personas, invertir en ellos, es invertir en la organización.

¿Cómo? Potenciando el trabajo en equipo, empleando metodologías ágiles de trabajo y promoviendo el desarrollo grupal e individual. Todo esto contribuye al crecimiento de una organización y supone un factor estratégico para diferenciar una organización del resto de las empresas competidoras.

En la actualidad las empresas pueden establecer una ventaja estratégica respecto de sus competidores, a través de su personal (conocimientos, creatividad, experiencia, innovación….), creando una fuerza de trabajo eficaz que aumenta el valor de una empresa, ya que sus trabajadores podrán aportar algo único.

La clave es saber dirigir ese talento para lograr el impacto deseado.

Alemania o Japón son en la actualidad países que constituyen un referente por su desarrollo y productividad, recordemos que ambos fueron completamente arrasados durante la Segunda Guerra Mundial, puede que su éxito se deba en buena parte al componente cultural, en el que sin duda se valore y tenga en cuenta lo que a nivel individual cada uno puede aportar.

Quizás, la clave resida en que ambas partes, organizaciones empresariales y trabajadores, tengamos la necesidad de querer aportar.

Créditos de la imagen: Cathy YeuletEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog