Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

El origen de una emergenciaEl origen de una emergencia

El origen de una emergencia

Cierra los ojos y piensa en lo que representa un plan de emergencia. Normalmente, nos viene a la cabeza fuego, humo, bomberos y películas de acción en las que escapar de las llamas es a veces posible pese al tamaño de las mismas. Os pongo este ejemplo para que entendáis que los que tratamos a diario con la autoprotección, vemos más allá de lo que es una posible emergencia.

No es solo el fuego el motivo por el que una situación de emergencia puede darse en una empresa: un vertido químico, una fuga de gas, el vuelco de una carretilla o un trabajador colgando de una cubierta son hechos que pueden suceder frecuentemente. Situaciones que activan el plan de emergencia, ya que interrumpen la actividad normal de la empresa y requieren el aviso a los Servicios Públicos de Emergencia. Y, precisamente eso, es la definición de emergencia.

Es importante conocer el histórico y la frecuencia de situaciones de emergencia acontecidas en las empresas. Y esta estadística nos dice que no se producen habitualmente grandes incendios de dimensiones incontrolables, amenazas de bomba o atracos continuados, escenarios que recrean los llamados informes de plan de emergencia. La realidad es que en las empresas lo que sí que hay frecuentemente son fallos de suministro eléctrico, con la consecuente interrupción de actividad, sin conocimiento del tiempo de la incidencia y la pregunta en estos casos sería: ¿qué hacemos con los trabajadores?

También se puede dar el caso de lluvias torrenciales o crecidas de ríos que inundan plantas enteras o secciones, deteriorando productos, contaminando alimentos o incluso ahogando personas sin disponer de medios ni protocolos de cómo actuar. Hay empresas en áreas industriales que desconocen qué fabrican o qué riesgos a terceros tienen sus vecinos y cuando suena la alarma del polígono simplemente no saben si hay que evacuar, confinarse o, si se me permite la exageración, si se trata de una alerta de guerra mundial.

Todos los planes de emergencia tienen una estructura común, pero no significa que todos hayan de ser iguales. El plan de emergencia empieza describiendo la entidad, tanto a nivel productivo: actividad, número de trabajadores, turnos, empresas concurrentes; como a nivel del entorno: los accesos, el espacio ocupado por el establecimiento, etc. Y lo más importante, realiza el análisis de las posibles situaciones de emergencia que puedan darse. Es aquí donde el redactor del documento debe esmerarse e identificar esos escenarios que objetivamente pueden ser origen de la contingencia. Sí, el fuego y un accidente grave lo contemplaremos siempre; pero debemos considerar también también en otros sucesos como una explosión, la rotura de una tubería, las nevadas, la pérdida de un menor o cualquier emergencia exterior entre otras posible eventualidades. Preguntemos a las empresas: ¿ha pasado su compañía por alguna situación de emergencia alguna vez?

Si hemos realizado un buen inventario de estas situaciones, la siguiente tarea es preparar las pautas de actuación ante cada una de ellas. Se trata de identificar y evaluar todas las posibles situaciones de emergencia que pueden darse en una organización, aunque muchas de estas situaciones, afortunadamente, es probable que nunca se darán.

Hemos de ponernos en la piel del operario y querer para nosotros el mejor plan de emergencia y solo así podremos hacer un documento adecuado, real y efectivo para cada entidad. Un plan de emergencia que no está pensado en exclusiva para un centro de trabajo, es solo papel y no sirve de nada.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Jesús Martínez
    25 octubre 2016a las 19:13

    Enhorabuena ¡¡ Especialización + personalización= calidad ¡¡

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Susana Sarrión MilánSusana Sarrión Milán

    Técnico de Prevención de Riesgos Laborales de Quirónprevención

Archivo del blog