Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Músicos: unos buenos hábitos para una buena saludMúsicos: unos buenos hábitos para una buena salud

Músicos: unos buenos hábitos para una buena salud

Siempre resulta agradable escuchar una buena música, divertirnos en un concierto o deleitarnos con una orquesta sinfónica, pero detrás de estos profesionales que hacen posible nuestro disfrute hay una gran cantidad de riesgos a los que están expuestos por el hecho de ser músicos. En este post queremos dar a conocer las patologías más frecuentes en este tipo de profesionales y la manera de prevenir esos efectos indeseados.

Los músicos son susceptibles de sufrir muchas dolencias que repercuten en su carrera debido a las posturas forzadas, las horas de práctica, los movimientos repetitivos y la carga psicológica.

Existen factores de riesgo que se mantienen en el tiempo durante toda la vida del artista que deben ser conocidos con la finalidad de mejorar su calidad de vida. Entre los problemas derivados de estos riesgos podemos encontrar los siguientes patologías:

  • Dermatitis de contacto, que puede aparecer en el cuello (debido al roce de los fajines o correas), en la barbilla (por el contacto con el violín y viola –sobre todo-), en la boca (ocasionada por las boquillas de los instrumentos de viento) y en las manos (por el acero de las cuerdas, fundamentalmente).
  • Problemas auditivos, debido a las exposiciones prolongadas a ruidos. Hay que tener en cuenta que en un gran concierto de orquesta se pueden alcanzar los 112 decibelios y en conciertos de rock, debido al uso de amplificadores, se pueden alcanzar los 130 decibelios, mucho más de lo aceptado, por ejemplo, en un entorno industrial.
  • Los trastornos musculoesqueléticos, que en los músicos están relacionados con el dolor, fatiga, pérdida de control, entumecimiento, hormigueo, u otros síntomas que interfieren con la habilidad para tocar el instrumento al nivel al que el músico está acostumbrado a hacerlo. Estos trastornos son debidos, fundamentalmente, a las constantes repeticiones de los movimientos que hacen para tocar y a las posturas forzadas mantenidas. Dentro de ellos, los más importantes son las cervicalgias, lumbalgias, tendinitis, bursitis o el síndrome del túnel carpiano, entre otras.

Para llevar a cabo una buena prevención de las patologías mencionadas anteriormente, se han de tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Los músicos deben estar informados de los riesgos a los que están expuestos según el instrumento que tocan, deben conocer los equipos disponibles para minimizar dichos riesgos (taburetes, soportes de partituras, atriles, reposapiés…) y deben saber cómo realizar calentamientos y estiramientos. Asimismo, deberán hacer las pausas correspondientes.
  • Deben disponer de un sistema para la Vigilancia de la Salud que permita la detección de problemas de cualquier etiología, prestando especial atención a la función auditiva, la aparición de problemas en la piel y a los trastornos musculoesqueléticos.
  • Intentarán tener una posición correcta y equilibrada al tocar el instrumento, para mantener la espalda lo más recta posible. La higiene postural, dependiendo del instrumento que toquen, debe ser la adecuada.
  • Es aconsejable también que los músicos no lleven una vida sedentaria; la actividad física, al menos 3 veces en semana, puede ayudar a compensar el trabajo muscular y el de las articulaciones. Están muy recomendados en para este colectivo los ejercicios de pilates, practicar la natación y hacer de vez en cuando pesas para fortalecer la musculatura, entre otros.
  • Cuando aparezca algún tipo de dolor, se recomienda no seguir tocando el instrumento. Lo ideal es hacer estiramientos suaves y una pausa. Si los dolores persisten, habría que acudir al especialista.
  • Además, es importante reducir el estrés y la carga psicológica poniendo en marcha mecanismos para tal fin como por ejemplo la meditación, relajación, o actividades como el yoga.
  • Son importantes las pausas: los expertos recomiendan realizar pausas cada 20 minutos para evitar sobrecargas musculares. Si el instrumento requiere permanecer sentado, lo ideal es levantarse durante la pausa y caminar un poco.

En definitiva, y a modo de resumen, son muchas las patologías que pueden presentarse en un músico y que siempre van a ir condicionadas por el instrumento. Se pueden adoptar medidas preventivas para minimizar los efectos y conseguir una buena calidad de vida para estos profesionales.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • LILIANA GLANC GARGUIR
    21 junio 2016a las 10:21

    felicitaciones, muy bueno el articulo.
    es verdad existe la medicina de las artes, en Londres esta muy vigente, los violinistas, los guitarristas y otros adquieren malas posturas y con ….el pánico escénico…mas.
    saludos
    Liliana Glanc

    Prevenidos
    21 junio 2016a las 13:45

    Nos alegra que te haya gustado, Liliana ;)

  • Miguela Fernández de la cueva
    26 junio 2016a las 14:45

    Interesantísimo el artículo. Enhorabuena a la articulista.

  • Claudia Lara Herrera
    6 julio 2016a las 16:03

    Excelente artículo!

    Prevenidos
    7 julio 2016a las 12:54

    Hola Claudia, nos alegramos que te haya gustado ;)Saludos!

  • 18 julio 2016a las 14:12

    Hola,
    Me ha gustado mucho el artículo, la verdad que muchas veces pasamos por alto ciertos riesgos que no somos conscientes.
    Muchas gracias,
    Alex

    Prevenidos
    20 julio 2016a las 9:49

    Hola Alejandro, nos alegra que te haya gustado el post. Saludos.

  • [url=https://aplicaciones-fotos.com] Sergio[/url]
    21 abril 2018a las 12:34
    Enhorabuena por el articulo. excelente.
Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog