Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Melanoma: prevención y factores de riesgoMelanoma: prevención y factores de riesgo

Melanoma: prevención y factores de riesgo

¿Qué es el melanoma? Se trata de un tumor maligno derivado de los melanocitos, unas células que produce la melanina. Presenta un importante aumento de su incidencia en los últimos 40 años, siendo la primera causa de muerte por enfermedad cutánea.

Generalmente aparece en la piel, pero puede aparecer en otras localizaciones como las mucosas. La curabilidad está relacionada directamente con el tamaño y la profundidad de invasión del tumor. Por ello, la detección precoz es fundamental, ya que aumenta la supervivencia cuanto más precoz sea el diagnóstico.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La raza blanca, la piel clara de fototipos I y II (fácil tendencia a quemaduras y que se broncea con dificultad), exposiciones intermitentes a radiación ultravioleta tanto natural como artificial (UVA, UVB), que provoca quemaduras (sobre todo en la infancia), la presencia de >50 nevus con tamaños mayores de 6 mm, el tener lesiones precursoras (nevus displásicos o congénitos), así como los marcadores genéticos y los antecedentes personales o familiares de melanoma.

¿Cómo puedo prevenirlo?

Debemos diferenciar entre prevención primaria (evitar su aparición) y prevención secundaria (detección precoz).

Prevención primaria:

  • Reducimos el riesgo disminuyendo la exposición a UV: evitar la exposición solar o artificial (camas bronceadoras) brusca, intensa y directa, sobre todo entre las 11-16 horas, con el objetivo de evitar las quemaduras. Evitar la exposición solar directa en la infancia, ya que, es en ésta etapa cuando el sol tiene más influencia en aumentar el riesgo de cáncer de piel a lo largo de la vida.
  • Usar factor de protección alto, y que proteja frente a UVA y UVB. Surten efecto a la media hora de su aplicación, por lo que habría que ponerla treinta minutos antes de la exposición y repetir a las dos horas. No estamos protegidos en la sombra, ya que los UV se reflejan, por lo que también se puede provocar quemaduras solares. Y hay que tener también cuidado en los días nublados, porque, a pesar de no notar calor en la piel (efecto causado por la radiación infrarroja), sí que pueden pasar los rayos UV.
  • Ropa: usar camisetas, mejor oscuras, tejido tramado o con protección UV certificada. Usar gafas de sol con protección UV garantizadas, y sombreros de ala ancha.

Prevención secundaria:

Autoexploración: es fundamental conocer los signos de sospecha, para poder asegurar un tratamiento precoz. Para ello nos basaremos en la regla ABCD:

  • Asimetría: una mitad del nevus diferente de la otra
  • Bordes irregulares
  • Color no uniforme
  • Diametro >6 mm
  • Elevación y aumento de tamaño
  • Como complemento a lo anterior existen otros signos de alarma como la presencia de exudación, ulceración y/o hemorragia, picor o dolor, así como la presencia de adenopatías regionales

La autoexploración ha de ser metódica, revisando todas las partes del cuerpo, sin olvidar cuero cabelludo, labios, palmas, plantas, espacios entre los dedos y genitales.

Si tenemos algún factor de riesgo o vemos alguna lesión sospechosa debemos acudir a nuestro dermatólogo, quien nos evaluará y recomendará cuál es el mejor método de seguimiento según nuestro nivel de riesgo.

Hoy en día existen pruebas complementarias no invasivas como la dermatoscopia manual, que permite evitar hasta un 40% de biopsias innecesarias, o bien un mapeo con dermatoscopia digital con almacenamiento de imágenes, que sirve para comparar y detectar precozmente la aparición de melanomas.

Así que, a disfrutar del solecito y del verano, pero con precaución ;-)

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Alicia Vega ÁlvarezAlicia Vega Álvarez

    Alicia trabaja en Medicina del trabajo en Santa Cruz de Tenerife

Archivo del blog