Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

¿Un médico del trabajo es como un confesor o como un policía? Aprovecha bien tu reconocimiento médico¿Un médico del trabajo es como un confesor o como un policía? Aprovecha bien tu reconocimiento médico

¿Un médico del trabajo es como un confesor o como un policía? Aprovecha bien tu reconocimiento médico

Tras licenciarse de su carrera universitaria, Marta encontró rápido un empleo. Trabajó para varias empresas y en cinco años nunca había pasado un reconocimiento médico laboral…hasta que un día, en su nuevo trabajo, su jefe le comentó: "Marta, el martes de la semana que viene tienes que ir hacerte un reconocimiento médico. ¡Ah! ¡se me olvidaba! Y este viernes vienen a sacarnos sangre a todos los compañeros".

Total, que Marta, que no llevaba mucho tiempo en la empresa, que era joven y que no quería meter la pata porque su trabajo le gustaba mucho, no quiso hacer muchas preguntas y asumió todo con naturalidad. Aquel martes lluvioso acudió, obediente, al reconocimiento. La médico del trabajo y la enfermera le fueron haciendo preguntas, que Marta respondía con frases cortas y sin entrar al detalle en cuanto a su salud; principalmente porque no sabía muy bien para qué la había mandado su jefe allí.

No tenía nada que ocultar pero su ignorancia o su desconocimiento hicieron que no fuese natural a la hora de contestar a las preguntas de los profesionales. Marta incluso omitió detalles de antecedentes de enfermedades familiares, dijo no probar jamás el alcohol ni el tabaco –cuando era consumidora habitual de ambas cosas- y evitó mencionar algunas molestias que aquellos días estaba comenzando a sentir en su cuerpo.

¿Por qué Marta no se entregó de forma sincera? Su juventud y su inseguridad ante una situación que no conocía la llevaron a imaginar que todo lo que dijera en el reco ‘podría ser utilizado en su contra’, como dicen en las películas cuando detienen a los delincuentes. Creyó que su información médica podría llegar a ser compartida con su propia empresa.

De aquello han pasado ya unos años. Marta sufrió una enfermedad grave –de la que, por suerte salió muy bien- y hoy siempre recuerda, clavadas en el alma, las palabras del médico que se la diagnosticó: "¿No notaste ninguna molestia? Esto debe de haberte dolido desde hace meses…".

Marta es amiga mía y, tiempo después de recuperarse, tuvimos ocasión de hablar de aquello. Hoy ya sabe que los reconocimientos médicos laborales son para conocimiento y aprovechamiento exclusivo de cada trabajador, y sabe también que jamás se comparte un solo dato médico con la empresa que paga a la compañía de prevención de riesgos laborales.

Ella, que prefiere no dar la cara, sabe ya qué importante es un reconocimiento médico del trabajo, los beneficios que a ella le puede aportar y para qué sirve. Y ahora, cuando va a los recos, sigue los consejos que daríamos todos a cualquiera, y que Marta asume en primera persona: habla con naturalidad, sé sincero, cuenta todo lo que sientas que pasa por tu cuerpo, comparte tus hábitos de salud (y los que no son tan saludables) con los médicos, y sobre todo, deja que estos conozcan mejor tu salud y, por tanto, puedan así ayudarte a estar más sano.

Tenemos que tener en cuenta que la salud laboral y la salud personal van unidas: lo que hagamos sobre la salud, revierte en todos los sentidos sobre uno mismo; en definitiva, todo lo que la empresa haga para mi salud, es salud que me llevo para mi casa y para mi familia y mis amigos.

Moraleja: Los que nos dedicamos a la prevención de riesgos laborales sabemos de qué va todo esto. Los que están fuera, lo desconocen; ayudémoslos a entender el porqué de la cosas. Pongamos en valor la prevención, porque a veces puede ocurrir lo que le pasó a Marta. Hoy sigue siendo amiga mía, con una pequeña diferencia… Ahora Marta ya sabe lo importante que es un reconocimiento médico. ¡Hagamos que otras Martas lo aprendan a tiempo!

Créditos de la imagen: Syda ProductionsEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Maria Isabel del Mazo Revuelta
    24 marzo 2015a las 13:53

    Soy médico y….. tambien paciente, como persona agradezco que me cuiden y como trabajadora me siento afortunada de poder acudir a mi servicio de prevencion y dejarme cuidar. Por mi vocación y mi responsabilidad en el trabajo y , como bien dice Maria, me esforzaré más en transmitir lo amable que puede ser ir al medico sin estar o sentirse enfermo , acudir a la consulta de medicina del trabajo y dejar que revisen cómo está mi salud y cómo poder mantenerla o mejorarla . Creo sinceramente que es más un lujo que una obligación y estoy totalmente de acuerdo , pongámoslo en valor !

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog