Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

El médico que todos llevamos dentroEl médico que todos llevamos dentro

El médico que todos llevamos dentro

Existe una corriente de pensamiento e investigación que actualmente se llama Psiconeuroinmunología (PNI) o Psicobiología, basada en experimentos que demostraron la influencia de la mente sobre el cuerpo y viceversa. Estos hallazgos indicarían que podríamos albergar a un médico y farmacéutico en el interior capaz de curar y prescribir tratamientos para mejorar nuestra salud.

Nuestras células conforman órganos, tejidos, sistemas, etc. Y todo funciona por medio de la conjunción de la energía física y química. De esta manera se liberan enzimas, hormonas, sustancias, aminoácidos, etc., que se mueven y vibran los átomos provocando cambios en nuestro interior.

Cualquier efecto que se produce en nuestra vida ha de tener una causa. Aislar el efecto (en este caso la enfermedad del cuerpo) como si estuviera desconectado del resto de nosotros mismos, equivale a negar la causa. En tal caso debemos hallar la causa para restablecer el equilibrio interior.

¿Cómo podemos estimular a nuestro médico interior para que nos ayude a recuperar nuestro equilibrio? Hay diversas formas de hacerlo, una de ellas es la reflexología: consiste en realizar un masaje en la planta de nuestros pies para estimular diversas zonas y órganos de nuestro cuerpo.

Otro método de estimulación muy efectivo es la risa: según afirma Norman CousinsEste enlace se abrirá en una ventana nueva, "10 minutos de risa visceral y franca equivalen a dos horas de sueño libre de dolores "

Se ha descubierto que la risa provoca la liberación de endorfinas o morfinas endógenas generadas por nuestro organismo, éstas sustancias actúan como eficaces analgésicos. También al reír estimulamos la respiración y provocamos el incremento de células inmunológicas que luchan contra la enfermedad. Dicen que 20 segundos de risa pueden duplicar la rapidez del pulso durante un tiempo, el equivalente a 3 minutos de remar con empeño. Hay un dicho popular que dice que "un corazón alegre hace tanto bien como una medicina" o como decía Josh Billings, "no hay diversión en la medicina, pero vaya si hay medicina en la diversión".

Otra interesante forma de estimulación es pranayamaEste enlace se abrirá en una ventana nueva o respiración dirigida: puede ser diafragmática, torácica, combinada, alternada, etc.; por medio de la cual podemos estimular cada glándula, órgano o músculo de nuestro cuerpo, haciendo aumentar nuestras células inmunológicas.

El equipo que nos defiende

Tenemos un sistema inmunológico que nos defiende de una noxa o agente externo (virus, bacteria, o alimento, etc) y que nos protege cuando tenemos estrés, angustia, pensamientos negativos, depresión, etc., nuestro sistema inmunológico se debilita con el riesgo de que el cuerpo enferme.

Nuestro sistema inmunológico esta formando por: células T, células B y mecanismos asociados. Las células T salen de la glándula Timo. Por su parte las células B, otro tipo de linfocitos, generan anticuerpos. Y también existen las células basureras, los fagocitos, que comen o fagocitan a las otras células.

Nuestros glóbulos blancos y nuestro sistema linfático son los encargados de protegernos de bacterias, virus, o agentes externos. Según los investigadores en psiconeuroinmunología el sistema inmunológico no opera en un vacío biológico, sino que es sensible a las influencias exteriores. Para estos investigadores, el sistema inmunológico y la mente están en permanente comunicación. Esto explicaría la interrelación entre nuestro estado mental y la posibilidad de reaccionar mejor ante determinados riesgos para nuestra salud. (La glándula pineal o reloj biológico segrega endorfinas, poderosas sustancias cerebrales, beneficiosas para nuestra salud).

Así pues, podemos concluir que solo cuando : el cuerpo- la mente – las emociones – y nuestro espíritu estén en armonía, en paz, estaremos sanos. Las actitudes positivas no son solamente estados de ánimo, sino realidades bioquímicas. Como decía El Kybalion, "todo lo que llamamos materia y energía no son mas que modos de movimiento vibratorio".

Así pues, debemos aprender a decodificar el lenguaje de nuestro cuerpo. La mente utiliza el cuerpo para expresar lo que a la persona le sucede tanto a nivel consciente como inconsciente. A través del aprendizaje del lenguaje que utiliza, podremos entender aquello que se transmite. Será esto una manera de tener acceso a nuestra propia curación interior.

Al prestarle atención e integrar todo lo que el cuerpo nos dice, puede producirse un profundo reencuentro con nuestras necesidades interiores, conflictos y sentimientos. Al identificarlos y entenderlos, no necesitarán encontrar su salida a través del síntoma o enfermedad. Llegar a tener conciencia de la parte de nuestro cuerpo que hemos ignorado o aislado, supone en sí una cura. Se trata de una oportunidad para cambiar, pues el cuerpo nos proporciona todas las herramientas que necesitamos para comprendernos mejor.

Solo debemos prestar atención; el lenguaje que utiliza la entidad psicosomática es de fácil comprensión.

"Para cambiar vuestra característica o estado mental, cambiad vuestra vibración"

Créditos de la imagen: Brooke Cagle.Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog