Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

¿El marcado CE nos garantiza que una máquina es segura?¿El marcado CE nos garantiza que una máquina es segura?

¿El marcado CE nos garantiza que una máquina es segura?

La llamada Directiva Máquinas (89/106/CEE) marcó un cambio sustancial en las obligaciones de los fabricantes de maquinaria respecto a la seguridad de las mismas. Esta directiva sufrió una reforma en el año 2006, pero mantiene las bases planteadas en la versión inicial.

La exigencia primordial que marca la directiva consiste en elaborar un expediente técnico de construcción, justificativo de las soluciones técnicas adoptadas para garantizar la seguridad intrínseca de la máquina.

Además, una vez construida la máquina y comenzado el proceso de comercialización, la directiva obliga a la entrega por parte del fabricante de una Declaración de Conformidad firmada, como documento acreditativo del estándar de seguridad que se ha seguido en su fabricación. El formato y contenido mínimo de este documento vinculante viene recogido en el Anexo II de la directiva 2006/42/CE (directiva de máquinas actual)

Finalmente, el fabricante tiene la obligación de fijar en la máquina de manera visible, legible e indeleble el llamado "marcado CE", siglas de la expresión ‘Conformité Européenne’ (Conformidad Europea) como identificador final de conclusión del proceso de fabricación según la normativa de fabricación. El marcado CE es requisito indispensable para que una máquina nueva pueda comercializarse en todo el territorio de la Unión Europea.

Ni la existencia de una Declaración de Conformidad ni la del "marcado CE", acreditan que se haya pasado ningún control en la fabricación de la máquina. Eso sí, al menos su existencia compromete al fabricante que podría ser sancionado si se demuestra que no ha cumplido las normas constructivas requeridas para la fabricación de una máquina intrínsecamente segura.

Bajo estas premisas, no son pocos los compradores de máquinas que adoptan como único medio de comprobación y garantía del nivel de seguridad de la máquina que esta disponga del marcado CE; y nada más lejos de la realidad.

Una vez delimitadas las responsabilidades del fabricante, las obligaciones del empresario que pone el equipo a disposición de los trabajadores comienzan por la verificación de que el equipo dispone de todos y cada uno de los elementos de seguridad descritos por el fabricante, y que estos están operativos.

Tras la aptitud de la puesta en servicio de la máquina, es preciso establecer un plan de mantenimiento de la misma, según las indicaciones del manual de instrucciones aportado por el fabricante. El manual debe detallar los elementos a revisar, así como la periodicidad con la que este mantenimiento debe de realizarse para garantizar que el nivel de seguridad de la máquina sigue siendo el correcto. La falta de mantenimiento deja sin efecto el compromiso del fabricante en su Declaración de Conformidad y, por consiguiente, el marcado CE.

Es importante reseñar que el manual de instrucciones de la máquina también debe de reflejar las aplicaciones para las que se ha diseñado y fabricado. Cualquier uso de la misma con finalidades distintas a las recogidas en el manual, inhabilita la responsabilidad del fabricante respecto a su garantía en la seguridad de uso de la máquina.

El mercado actual de compraventa de maquinaria está dividido entre los equipos nuevos y las máquinas usadas. También es significativo el mercado del alquiler de maquinaria.Tanto para la compra como para el alquiler, la falta de diligencia en la observación de estas normas de seguridad por parte del comprador o arrendador puede comprometer la seguridad de sus trabajadores.

En el campo de las máquinas usadas, un primer aspecto a tener en cuenta en la compraventa es su grado de uso. El mantenimiento de los niveles de seguridad intrínseca de las máquinas solo puede garantizarse si el vendedor ha seguido un correcto plan de mantenimiento preventivo y correctivo del equipo según las instrucciones del fabricante. Esta garantía se acreditaría por la prueba documentada del mantenimiento realizado a la máquina en cuestión.

Para la maquinaria usada, también es necesaria una revisión inicial exhaustiva de la máquina en el momento de su compra, para verificar que no se han ejecutado modificaciones sustanciales en la misma. Según la legislación vigente, estas modificaciones convierten al empresario en fabricante de la máquina y, por tanto, tendría que realizar un nuevo expediente técnico constructivo ante la posibilidad de que estas modificaciones puedan añadir nuevos riesgos que requieran medidas preventivas adicionales a las ya implantadas inicialmente.

Con respecto a las máquinas en régimen de alquiler o cesión, las premisas no varían sustancialmente de las máquinas usadas. A este respecto, cabe destacar que la legislación laboral española le impone la responsabilidad de la seguridad de los trabajadores al empresario que pone el equipo a su disposición, independientemente de la titularidad del mismo.

También es preceptivo, si procede, que se acredite por parte del arrendador el cumplimiento de las obligaciones reglamentarias en materia industrial que sean exigibles a la máquina o alguno de sus componentes: calderín de un compresor, grúas móviles autopropulsadas,…

Las máquinas nuevas ofrecen, a priori, un escenario más seguro para el comprador, pero no se debe bajar la guardia. El Ministerio de Industria alertó hace cuatro años, de la existencia, de marcados en máquinas que podrían resultar engañosos. El logotipo al que se refería corresponde a la marca China Export, utilizada por productores chinos en artículos dedicados a la exportación. La similitud en forma y contenido del logotipo formado por las iniciales de la marca y el formato de marcado CE, requirió la emisión de una nota informativa aclaratoria de que ese marcado no acredita que el nivel de seguridad de la máquina comercializada cumpla los requisitos de la directiva. Ambos logos mantienen el mismo formato de letra y la única diferencia consiste en la separación existente entre las mismas, lo que obliga al comprador a extremar las precauciones en la compra de máquinas si no quiere verse perjudicado.

Esta controvertida cuestión fue objeto de una pregunta en el Parlamento Europeo sobre las iniciativas que debería emprender la UE para evitar la utilización de un logotipo que era, a todas luces, engañoso. La respuesta aportada por la Comisión fue que los Estados miembros son los responsables de vigilar el marcado y la imposición de sanciones por su uso indebido. El apartado 5 del artículo 30 del Reglamento 765/2008 indica que "se prohíbe colocar en un producto marcados, signos o inscripciones que puedan inducir a confusión a terceros en cuanto al significado o a la forma del marcado CE". Por lo tanto, con la legislación vigente en la mano, se podría suspender la comercialización de un producto incorrectamente etiquetado con el marcado China Export, aunque la realidad indica que no es así.

A modo de conclusión, el empresario no debe fiarse de indicadores externos de cumplimiento legal como único garante de la seguridad de una máquina. Los fabricantes o comercializadores de máquinas nuevas deben aportar al comprador un manual de instrucciones y una declaración de conformidad como documentación esencial de la máquina, además de proporcionar un marcado CE con las características normalizadas que se requieren.

En la actualidad, muchos empresarios complementan las obligaciones documentales mencionadas con una evaluación interna de los niveles de seguridad de las máquinas. Esta evaluación, siguiendo los requisitos que establece el Real Decreto 1215/97, es fundamental cuando el objeto de la compra es un equipo usado. La información relativa a la posibilidad de que el equipo haya sufrido modificaciones sustanciales o que los elementos de seguridad previstos por el fabricante no estén plenamente operativos es importante para el comprador, ya que la Ley de Prevención de Riesgos Laborales adjudica al empresario la responsabilidad sobre la seguridad de los equipos que pone a disposición de sus trabajadores.

Créditos de la imagen principal: CVprotectionEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Ramón Hervás Fernández
    13 octubre 2016a las 7:41

    Muy buen artículo Carlos, y mejor aún lo de la marca China Export, lo desconocía. Claramente compete a las autoridades controlar este tipo de prácticas que ponen en riesgo la seguridad del trabajador.

    Prevenidos
    17 octubre 2016a las 11:19

    Hola Ramón, nos alegra que te haya gustado el post y te haya sido útil. Un saludo!

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Carlos Salgado PlazaCarlos Salgado Plaza

    Carlos es Coordinador del Área de Seguridad en el Trabajo de la Dirección Regional Norte

Archivo del blog