Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

El mando intermedio y la metodología 5S: barreras a la implantaciónEl mando intermedio y la metodología 5S: barreras a la implantación

El mando intermedio y la metodología 5S: barreras a la implantación

Cualquier manual de prevención de riesgos laborales establece un principio fundamental: el compromiso de la dirección. Sin este compromiso, poca cosa haremos. Pero una vez lo hemos conseguido, ¿qué hacemos?

Parece sensato pensar que debemos conseguirlo en un segundo nivel en la escala jerárquica. Y aquí pueden surgir problemas cuando estamos en una pequeña empresa donde este segundo nivel es el encargado directo que dirige a los trabajadores.

Esta problemática me ha surgido al intentar aplicar la metodología de las 5S para la mejora del orden y la limpieza y me parece interesante hablar de ella.

Tal como he detallado, para implantar una mejora en el orden y limpieza de una empresa, propusimos a la alta dirección de la misma, aplicar la metodología de las 5S. Nos pareció una buena idea en la medida en que, no sólo ordenábamos y limpiábamos, sino que además obligábamos a la empresa a una cierta gestión: SHITSUKE.

La alta dirección, que ya conocía esta metodología, nos transmitió su total apoyo en la organización de este proyecto. Y consecuentemente, logramos plasmar este soporte en una política específica sobre el orden y la limpieza de la empresa.

Seguidamente, conseguimos el compromiso del segundo nivel en la jerarquía de la empresa: el encargado de la empresa. Para ello, organizamos una actividad formativa con un doble objetivo: informarle sobre la metodología y conseguir su compromiso.

El primer objetivo se cumplió sin ningún problema, pero tengo dudas sobre si logré el tan apreciado compromiso.

En la formación, el encargado expresó un compromiso "formal" en relación con la mejora del orden y limpieza de su empresa. Lo denomino así porque hasta ahora no me he encontrado con nadie que esté en contra de la prevención de riesgos laborales. Nadie está en contra de evitar accidentes y enfermedades profesionales. El problema surge en cómo hacerlo.

Así pues, el encargado consideró interesante la metodología y su objetivo final. Pero nos planteó dos problemas básicos: la falta de espacio y la implicación de los trabajadores.

La falta de espacio es algo habitual en la mayor parte de empresas y sólo se puede solucionar mediante decisiones organizacionales: externalización de almacenes, métodos de trabajo just in time…

Pero me parece más oportuno comentar esa apreciación de la falta de compromiso de los trabajadores.

Sin ser un experto en relaciones laborales entiendo que la postura del encargado es en parte acertada y en parte errónea. Es cierto que es necesaria una actuación pro activa de los trabajadores y este compromiso va a ser difícil de obtener cuando la política de la empresa es de sueldos bajos, trabajos de bajo contenido, etc. A pesar de todo, esta actitud es necesaria.

La parte errónea de la actitud del encargado, consiste en creer que es un problema que los trabajadores son unos desordenados. Y que son ellos los que tienen que cambiar.

El encargado tiene que dar ejemplo. De la misma forma que debe organizar una producción determinada, debe también organizar el orden y la limpieza de toda su empresa. Sólo de esta forma tendrá la autoridad moral suficiente para exigir, con posterioridad, que las personas a su cargo, procedan a ensuciar menos y a mantener el espacio en buenas condiciones.

Créditos de la imagen: Syda ProductionsEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Rosana Alonso
    24 febrero 2015a las 13:47

    Muy interesante el artículo.

    Prevenidos
    25 febrero 2015a las 16:31

    Nos alegramos de que te guste Rosana ;)

  • Miguel Bugallo
    24 febrero 2015a las 19:44

    Artículo interesante Josep. Existe una gran diferencia entre Líderes y Dirigentes. Uno de los problemas que tienen muchas organizaciones es la búsqueda de sus líderes, y el control de los que han elegido como tales. El Líder nunca haría un planteamiento basado en la falta de implicación de su ejército, el Dirigente si lo hace. El Líder buscaría una solución empezando por él mismo, el Dirigente casi siempre se ve con la razón absoluta por el simple hecho de tener un status, y la solución, sirva este caso como ejemplo, la encuentra en:
    "la falta de implicación de los trabajadores". Propón una formación sobre liderazgo ya jejejeje. Saludos.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog