Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

chanclas sobre arenachanclas sobre arena

¿Qué tiene de malo andar todo el día con las “chanclas”?

"Cholas", "chanclas", "chancletas", "hawaianas"… Las llames como las llames, son cómodas y ligeras, son todo lo que nuestros pies piden en vacaciones.

Son perfectas para la playa, para la piscina, para los días de calor, son el calzado del verano. Dejan los pies al aire, totalmente descubiertos y les permiten disfrutar de la libertad que tanto les limita el calzado cerrado del invierno.

Es el calzado de las primeras civilizaciones, los egipcios, griegos y romanos ya disfrutaban de ellas. Con la aparición de los materiales plásticos en el siglo XX, las chanclas, son fáciles de fabricar y son baratas, por lo que su uso se ha popularizado. Se diseñan para todos los tipos de ocasiones, para todos los gustos y para todos los bolsillos.

Pero… las "chanclas" son un calzado traicionero con grandes carencias:

– No dan puente al pie, por lo que se producen dolores en la planta.

– Al ser planas y no tener tacón, en una horas producen molestias en tobillos y rodillas.

– No dan sujeción al pie, por lo que son muy habituales los resbalones que a veces pueden producir esguinces de tobillo.

– No protegen el pie, por lo que es muy fácil lesionarse, cortarse o lastimarse por objetos o por insectos.

Las lesiones físicas añadidas que pueden producir son:

– El golpeteo del talón se transmite a la rodilla.

– La fricción con la goma rugosa forma ampollas y callos en el talón.

– Tensión en el talón de Aquiles con tendinitis.

– Dolores en la planta y en el arco del pie.

– Los dedos están tensos por aferrarse a la suela y trabajan mucho más, pudiendo provocar dedos en martillo.

No lleves "chanclas" si:

– Andas sobre superficies resbaladizas: ten mucho cuidado en baños y piscinas.

– Si conduces.

– Si vas a correr. Es muy fácil perder una "chancla".

– Si vas a caminar largas distancias.

– Si trabajas, sobre todo si utilizas herramientas.

Úsalas poco, para desplazamientos cortos y en lugares adecuados. No las uses en la cocina. Cuidado al subir y bajar escaleras, desconfía de ellas. Seguro que recordarás alguna mala experiencia con tus chanclas.

Las chanclas no deberían usarse todo el día, te expones a todos estos contratiempos.

Y cuidado si haces excursiones con ellas, sobre todo en el campo.

Así pues, recuérdalo: las chanclas son cómodas para el verano, pero pueden tener muchos inconvenientes.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • José Luis
    13 julio 2015a las 10:31

    Por experiencia propia, dependiendo del material plástico o goma de las chanclas me producía dermatitis en las plantas de los pies. Tenía que usar calcetines.

    Prevenidos
    13 julio 2015a las 15:04

    Otra desventaja más. Gracias por la aportación, José Luis.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog