Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Incorporemos la seguridad vial a nuestra empresa: integrémoslaIncorporemos la seguridad vial a nuestra empresa: integrémosla

Incorporemos la seguridad vial a nuestra empresa: integrémosla

Hablar de integración de sistemas de gestión es hablar de calidad, medioambiente y prevención de riesgos laborales. Las empresas empezaron por desarrollar un sistema de calidad; a continuación abordaron el medioambiente y después, la prevención. Los tres han acabado siendo subsistemas del sistema de gestión de la empresa.

La aparición de la ISO 39001 sobre seguridad vial nos puede plantear unas dudas: ¿es posible integrar la seguridad vial con los citados subsistemas?, ¿qué relación tiene la gestión de la seguridad vial con la de prevención?, ¿cómo podemos efectuar esta integración…? Intentaremos contestar a estas preguntas.

En una primera lectura, la norma de seguridad vial presenta una estructura un poco diferente a las tradicionales y nos podría plantear la duda de si estamos ante normas incompatibles. Pero si analizamos la ISO 39001 de forma menos superficial, nos daremos cuenta de que hay paralelismos entre los cuatro sistemas. La razón de estos paralelismos es sencilla: todos parten del principio básico de la mejora continua, los cuatro subsistemas se elaboran siguiendo el ciclo de Deming (PDCA – Planificar, Hacer, Verificar y Actuar). Así pues, los cuatro subsistemas son perfectamente integrables.

Responder a la pregunta sobre la relación de la gestión de seguridad vial y la laboral supone un análisis mucho más detallado de la diferente casuística que se puede presentar: existen matices que son importantes.

El planteamiento que realiza ISO 39001 de la seguridad vial puede, en algunos casos, llevarnos a asimilar la vial como una parte de un todo que es la seguridad laboral. Pero en otros casos esto no es así: la vial sobrepasa a la laboral.

Veámoslo mediante dos ejemplos:

a) Pensemos en una empresa cuyos trabajadores/as presentan una única relación con la seguridad vial: los desplazamientos que realizan al centro de trabajo o por motivo de sus tareas. En esta empresa, los accidentes de tráfico son, claramente, accidentes de trabajo: son los accidente ‘in itinere’ o los ‘en misión’.

En este tipo de empresa, que son mayoría, si gestionamos bien todos los accidentes de trabajo, estaremos gestionando también los de tráfico: un sistema basado en OHSAS 18001 cumpliría los preceptos de ISO 39001.

b) Pensemos ahora una empresa que tenga otro tipo de relación con el tráfico: por ejemplo, una compañía de mantenimiento de semáforos. En esta empresa un mantenimiento incorrecto de los equipos puede dar lugar a un error en el funcionamiento y provocar accidentes a cualquier usuario/a de la vía pública.

Aquí la gestión de la seguridad vial adquiere una dimensión que va más allá de la prevención de riesgos laborales. Consecuentemente, OHSAS 18001 no va a ser suficiente para cumplir con ISO 39001. Esta norma de seguridad vial establece la necesidad de analizar la implicación de nuestra empresa con el tráfico y buscar las oportunidades de mejora. Por ejemplo, en nuestra empresa de mantenimiento de semáforos, un cambio de estos equipos por nuevos modelos de tecnología más avanzada va a ser una opción de mejora. Y esta opción de mejora, no para nuestros/as trabajadores/as sino para cualquier usuario/a de la vía pública, ¿no debe ser abordado desde el sistema de calidad de la empresa?, ¿no es un nuevo producto que ponemos en el mercado o un nuevo servicio que ofrecemos?

Así pues, especificando aspectos concretos de seguridad vial junto a los que ya forman parte de la gestión de la empresa, la tradicional integración de tres subsistemas puede fácilmente incorporar el nuevo subsistema de gestión de la seguridad vial, colaborando con ello a la mejora continua exigida por las normas y aportando a nuestra empresa un avance tanto en la seguridad y salud de nuestros/as trabajadores/as como en el quehacer de nuestra organización.

Sobre el autor

Archivo del blog

Cargando...