Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

¡¡Horror, todo es riesgo biológico!!¡¡Horror, todo es riesgo biológico!!

¡¡Horror, todo es riesgo biológico!!

Cada vez que imparto una formación sobre riesgo biológico a futuros profesionales en Prevención de Riesgos Laborales o a compañeros de profesión menos relacionados con este riesgo, hay quien pregunta, ¿el riesgo biológico está en cualquier parte?… ¿cómo lo podemos evaluar, entonces…? La respuesta a la pregunta de si el riesgo biológico está en cualquier parte, es que en cierto modo SÍ que está en todas partes y en cuanto a la segunda parte de la pregunta, voy a intentar aclarar cómo podemos evaluarlo.

Muchas veces la gente afirma que ve el riesgo biológico en todos los lugares y yo les suelo decir que tienen razón. Cada vez que entramos en un medio de transporte lleno de gente, nos bañamos en una piscina comunitaria, besamos a nuestros seres queridos, entramos en contacto con cualquier material que ha estado expuesto a la intemperie o al contacto con otros seres vivos, podemos contraer alguna enfermedad infecciosa y, por lo tanto, estaríamos expuestos al riesgo biológico. ¡¡¡Horror, todo es riesgo biológico!!!.

Pero, si en todos los sitios estamos expuestos al riesgo biológico, ¿cómo podemos evaluar este riesgo en el ámbito laboral?; puesto que está ten extendido, ¿lo tenemos que recoger en todos los puestos de trabajo?

Bueno, si razonamos un poco la respuesta no es tan complicada como parece. Tenemos que diferenciar lo que sería el riesgo biológico, al que estamos expuestos por el mero hecho de vivir en este mundo y del que hemos puesto suficientes ejemplos, del riesgo al que está expuesto un trabajador, en el que su actividad laboral, o más bien, las tareas específicas que realiza en su puesto de trabajo, le exponen más al riesgo biológico que el que pueda tener en su vida diaria. Por lo tanto, no tenemos que identificar y evaluar el riesgo biológico en todos los puestos de trabajo.

Entonces, ¿dónde lo tenemos que evaluar? Pues tenemos que evaluar el riesgo biológico en aquellos puestos de trabajo en los que la exposición está claramente relacionada con la actividad laboral que desarrollan los trabajadores. Eso es al menos lo que nos dice el R.D. 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, que en el ámbito de aplicación especifica exactamente lo siguiente: "Mediante el presente Real Decreto se establecen las disposiciones mínimas aplicables a las actividades en las que los trabajadores estén o puedan estar expuestos a agentes biológicos debido a la naturaleza de su actividad laboral."

Por ejemplo, las personas que trabajan como sanitarios, veterinarios, ganaderos, operarios de plantas depuradoras de aguas residuales, operarios de limpieza viaria, y/o de recogida y tratamiento de residuos, etc…, profesiones todas ellas en las que se trabaja directamente con medios susceptibles de vehiculizar los agentes biológicos (personas, animales, aguas residuales, residuos, etc…) pueden están expuestos a los agentes biológicos que están directamente relacionados con el medio con el que trabajan en su actividad laboral y a los que, generalmente, no están expuestos en su vida diaria.

En principio habría que evaluar el riesgo biológico o cualquier otro tipo de riesgo (así lo dice la Ley de Prevención 31/95), en aquellas situaciones o puestos de trabajo en los que no hemos podido eliminar el riesgo. Por ejemplo, una persona de administración puede verse expuesta a los agentes biológicos por entrar en contacto con un teclado de ordenador o un auricular de teléfono que pudiera estar contaminado; pero, ¿es un riesgo evitable?… SÍ. Si limpiamos el techado o el auricular con productos desinfectantes, hemos eliminado el riesgo y, por lo tanto, no se tiene que evaluar con el R.D. 664/97.

En cambio, al personal sanitario que tiene que realizar actuaciones sobre los pacientes, ¿le podemos eliminar el riesgo? Desgraciadamente, NO. La única manera que tenemos de eliminar el riesgo en este personal es que no estén en contacto con los pacientes y eso, evidentemente, no lo podemos hacer porque ese contacto es una parte fundamental de su trabajo. En este caso, debemos evaluar el riesgo para minimizarlo todo lo que sea posible.

En este caso, como en cualquier otro riesgo al que pueden verse expuestos los trabajadores, lo primordial es hacer una correcta identificación y evaluación del mismo, estableciendo las medidas preventivas que nos ayuden a minimizarlo al máximo posible, siempre, claro está, que no pueda ser eliminado, que sería lo ideal.

En fin, espero que este artículo haya podido contribuir a conocer un poco mejor cómo son este tipo de riesgos. Por lo menos, estoy casi seguro de que cada vez serán menos los que exclamen: "¡¡¡Horror, todo es riesgo biológico!!!", cuando tengan que realizar una evaluación de este riesgo.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Fernando Gutierrez Hernández
    13 enero 2017a las 8:35

    Sin duda contribuye a romper el hielo frente a la idea que se tiene a priori del Riesgo Biológico para los no iniciados en la materia en particular. Mi enhorabuena por el artículo.

    Prevenidos
    16 enero 2017a las 13:05

    Hola Fernando, nos alegra de que te haya gustado. Saludos!

  • Ana Maria Sanchez-Clemente Rojo
    13 enero 2017a las 11:00

    Buenos días: es de agradecer que se publiquen este tipo de artículos tan claros, de modo que sirva a los compañeros para orientar donde se debe de aplicar el riesgo biológico. Felicidades por el articulo¡¡¡

    Prevenidos
    16 enero 2017a las 13:05

    Hola Ana María, qué bien que te haya gustado. Gracias por tus palabras. Un saludo.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Luis Eugenio ParedesLuis Eugenio Paredes

    Luis Eugenio es coordinador del Área de Higiene Industrial en la Dirección Regional de Aragón- La Rioja - Soria

Archivo del blog