Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Formación preventiva: cuando la obligación hace invisible el aprendizajeFormación preventiva: cuando la obligación hace invisible el aprendizaje

Formación preventiva: cuando la obligación hace invisible el aprendizaje

La seguridad y la salud laboral dependen tanto de la prevención de riesgos como de la capacidad para resolver de forma efectiva situaciones nocivas y de emergencia en los que la prevención falla o es insuficiente. La capacitación de personas para adquirir competencias necesarias, integrando los principios preventivos que establece la reglamentación, es una excelente solución.

En España, todos los reales decretos promulgados tras la publicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (en adelante LPRL) entienden la formación como una obligación empresarial. Si lo consideramos un mero trámite burocrático quitamos visibilidad al proceso de enseñanza- aprendizaje, que es lo que genera impacto positivo en la empresa.

Según la VII Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo de 2011, "el 57,2% de los trabajadores señala que ha recibido formación sobre los riesgos para su salud y seguridad relacionados con el trabajo" (INSHT, 2011:48). Y me pregunto, ¿recibieron formación teórica y práctica, suficiente y adecuada como indica el art. 19 LPRL?

Debido a la falta de un criterio legal uniforme sobre tantos términos valorativos, existen múltiples interpretaciones legales que deforman el aprendizaje y provocan irregularidades en la obligación, las cuales se detectan en las actuaciones realizadas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (en adelante ITSS).

Si no obtenemos los resultados esperados habrá que plantearse una reorganización del proceso formativo, mediante la redefinición de objetivos y contenidos, adaptación de metodologías adecuadas o el perfeccionamiento docente en técnicas de aprendizaje. Además, es importante:

  • Recurrir a entidades formativas autorizadas dedicadas a la actividad preventiva (Servicios de Prevención Ajenos, Servicios de Prevención Propios o Mancomunados).
  • Diseñar la programación didáctica a partir del diagnóstico de necesidades formativas según el puesto de trabajo y sus tareas inherentes; y adaptándose a los riesgos identificados en la evaluación de riesgos. Todo programa formativo conlleva una fase previa de elaboración donde se planifican los elementos curriculares, con la finalidad de alcanzar los objetivos definidos a través de la asimilación de los contenidos y la adquisición de los criterios de evaluación.

Teoría y Práctica. Generalmente, los cursos tienen mayor contenido teórico que práctico y es un error, porque una materia centrada en el saber hacer y saber ser no puede aprenderse sólo desde la teoría. Como decía Confucio: "Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí".

-En el aula, los conocimientos teóricos se aplican poniendo al alumno en contacto con demostraciones de procesos para el manejo de equipos, estudios de casos para estimular la discusión o la reflexión, acercándole a situaciones reales para comprender la aplicación práctica de los conceptos. Es lo que se denomina learning by doing (Aprender haciendo).

-Las temáticas de extinción de incendios, planes de emergencias, primeros auxilios, trabajos en altura, espacios confinados o carreterillas se imparten en lugares donde se encuentran las máquinas, enseres y materia prima.

-Los simuladores (realidad virtual, serious games, videojuegos) se basan en modelos matemáticos que permiten experimentar y reproducir situaciones donde, en un entorno gamificado, se toman decisiones y se verifica el impacto de la prevención de accidentes. Por ejemplo, AccionaEste enlace se abrirá en una ventana nueva dispone de un laboratorio de tecnología 3D dedicado a la investigación y desarrollo de formación preventiva específica.

Número de horas. Desde un punto de vista pedagógico, establecer una duración media de 2-3 horas es cuestionable para que, además de asimilar conocimientos, se puedan estimular cambios conductuales y desarrollar habilidades.

Destinatarios. Es recomendable crear grupos homogéneos para no impartir la misma formación a personas con diferentes riesgos y pautas de actuación o intervención.

Modalidad de impartición. No existen diferencias significativas entre aprender en el aula o a distancia. Se saca buen provecho a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC´S) que se han convertido en "una herramienta de indiscutible valor y efectividad en el manejo de la información con propósitos didácticos" [1]. Ambas modalidades son aptas para desarrollar un proceso formativo de calidad.

El problema del e-Learning es que no se desarrolla con rigurosidad (tanto en el diseño como en la metodología aplicada), por ello la ITSS cuestiona gravemente su utilidad y eficacia en algunos puestos de trabajo. Incluso hay letrados que la consideran prueba no válida en juicios por lesiones. Por ello, es necesario:

-Definir un programa donde queden reflejados todos los riesgos detectados y documentados en las evaluaciones de riesgos, tanto del puesto como de los equipos de trabajo.

-Acreditar la especialidad preventiva del técnico (como sucede con los estudios específicos y las evaluaciones de riesgos), mediante la disponibilidad de una titulación oficial, y tener los conocimientos y las habilidades didácticas para la impartición/tutorización.

-Garantizar que el trabajador es quien realiza el curso y que tiene un nivel suficiente de alfabetización informática.

Impacto. Entre los indicadores encontramos que la transferencia y aplicabilidad de la formación al lugar de trabajo es tarea olvidada, debido a la complejidad metodológica y al elevado coste económico. Sólo queda constancia documental de la asimilación de conocimientos con un examen que identifica los contenidos asumidos y los que deben potenciarse.

Moraleja: la formación preventiva estará integrada en la política de recursos humanos de las empresas. En campañas de sensibilización, a través de la estrategia de comunicación interna. Transmitir mensajes basados en el castigo y en la penalización no será efectivo, tampoco motivador, será papel mojado.

[1] Canós y Mauri: 2005 "El uso de las nuevas tecnologías en la educación superior". XVII Jornadas ASEPUMA)

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Laura CastroLaura Castro

    Coordinadora Nacional de Formación Bonificada

Archivo del blog