Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

AgentesBiologicos_Blog_848x418AgentesBiologicos_Blog_848x418

Fiebre hemorrágica de crimea congo

En los últimos días ha aparecido una nueva alerta sanitaria en nuestro país relacionada con los agentes biológicos y la infección de seres humanos con un fatal desenlace.

Las autoridades sanitarias han informado de la infección por una picadura de garrapata en la provincia de Ávila y posterior defunción de un hombre, por la enfermedad de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC), así como la infección de uno de los profesionales sanitarios que le atendieron.

Pero, ¿qué es el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo?

Según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) es una enfermedad muy extendida causada por un virus (Nairovirus) de la familia Bunyaviridae, transmitido por la picadura de garrapatas.

Dicha enfermedad no es endémica, sino que históricamente, ha estado localizada en África, los Balcanes, Oriente Medio y Asia en los países situados por debajo de los 50º de latitud norte, que es el límite geográfico de la garrapata.

¿Qué peligrosidad tiene el virus de la FHCC?

La FHCC es una enfermedad grave para los humanos y con una mortalidad elevada, entorno al 40%, aunque afortunadamente es muy poco frecuente en la especie humana. La infección es más frecuente en animales. La infección en humanos se lleva a cabo por contactos con la sangre u otros tejidos de animales infectados o directamente por la picadura de garrapata.

La mayor parte de los casos que se conocen se han dado en trabajadores de la industria ganadera, agricultores, matarifes y veterinarios.

El Real Decreto 664 del año 1997 por el que se establecen las medidas de prevención en la exposición de los trabajadores a agentes biológicos clasifica a este virus de la familia de los Nairovirus como Grupo de Riesgo 4. Hemos de recordar que el citado Real Decreto solo establece este grupo de riesgo para 11 agentes biológicos de los 375 clasificados en total, todos ellos virus, y entre los que también se encuentra un viejo conocido como es el Virus de Ébola.

Es necesario recordar que los agentes biológicos clasificados en este grupo de riesgo se suelen caracterizar por:

  • La infección provoca una enfermedad grave y constituye un serio peligro para la salud de los trabajadores.
  • El riesgo de propagación a la colectividad es elevado.
  • En la actualidad se desconocen tratamientos o profilaxis eficaces.

Y, ¿cuál es el mecanismo de transmisión del virus de FHCC?

Los animales se infectan con este virus por picadura de garrapatas infectadas. Los grandes herbívorosEste enlace se abrirá en una ventana nueva son hospedadores preferidos de las garrapatasEste enlace se abrirá en una ventana nueva adultas, y los pequeños como roedores y lagomorfos, de las formas larvarias. El virus normalmente es transmitido al ser humano a través de la picadura de la garrapata, o bien por el contacto con la sangre y los órganos de ganado infectado.

La transmisión persona a persona, entre seres humanos, se producen por contacto directo con órganos, tejidos y fluidos (sangre, secreciones, etc…) de las personas infectadas. El personal sanitario, incluyendo el personal de laboratorios, que atiende a las personas enfermas son las que principalmente pueden infectarse. El riesgo es más elevado, cuando se entra en contacto con pacientes, en las que la enfermedad se encuentra en estadios mas avanzados

¿Qué síntomas presenta la infección por virus de FHCC?

Los síntomas comienzan de forma súbita, en forma de dolor de cabeza, fiebre alta, mareo, dolor de espalda, dolor articular, dolor estomacal y vómitos, irritación de los ojos y fotofobia. Puede haber náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y dolor de garganta.

Otros signos clínicos posibles son aumento del ritmo cardiaco, inflamación de los ganglios linfáticos, y erupción por hemorragia cutánea en mucosas internas, por ejemplo en la boca y la garganta, y en la piel. Los pacientes muy graves pueden sufrir un rápido deterioro renal e insuficiencia hepática o pulmonar repentina.

Los efectos a largo plazo no han sido estudiados con suficiente profundidad para saber si existen complicaciones específicas. No obstante, la recuperación es lenta.

El periodo de incubación tras el contacto con sangre o tejidos infectados es normalmente de cinco o seis días, con un máximo documentado de 13 días.

¿Qué actividades laborales pueden considerarse como de riesgo?

Una lista no exhaustiva de las actividades laborales de mayor riesgo la constituyen: Ganaderías, mataderos, granjas, tareas de jardinería, protectoras de animales, tiendas de mascotas, laboratorios, clínicas veterinarias, y el sector sanitario.

En primer lugar todas aquellas en las que exista o pueda existir un contacto estrecho entre el trabajador y los animales vertebrados que pueden actuar como reservorios y amplificadores del virus (cabras, ovejas, bovinos y aves terrestres) o en las que pueda existir el posible contacto con garrapatas del género Hyaloma, vector responsable de la transmisión del virus. Es decir, ganaderos, veterinarios y personal de mataderos.

En segundo lugar debe considerarse la transmisión a personal sanitario tras la exposición a sangre y secreciones de pacientes infectados, incluyendo al personal de los laboratorios de diagnóstico microbiológico así como al personal responsable de la gestión de los residuos.

Entonces, ¿qué medidas se han de tomar para minimizar el riesgo de infección por virus de FHCC?

Para reducir el riesgo de infección, y dado que en la actualidad no existen vacunas, las medidas más eficaces a tomar son la concienciación y el respeto de los procedimientos de trabajo seguros, en todos sus puntos y con especial atención en la retirada de los equipos de protección individual y la eliminación de los residuos o materiales contaminados. También sería necesario el uso de ropa de manga larga de color claro para rápida detección, uso de acaricidas en las explotaciones., uso de repelentes de garrapatas en la ropa, tratamientos en los animales previo a la matanza…

La primera medida pasa por informar a la población trabajadora respecto al modo de transmisión del agente por medio de garrapatas, evitando, en la medida de lo posible, transitar por zonas infestadas de garrapatas.

Medidas encaminadas a la reducción de la exposición al vector utilizando ropas de color claro que cubran las extremidades superiores e inferiores con objeto de identificar más fácilmente a las garrapatas, cubrir el borde inferior de los pantalones con los calcetines y aplicar en la piel, pantalones y mangas de camisa algún repelente de eficacia probada frente a estos artrópodos.

Si se ha trabajado en contacto con animales o zonas potencialmente infestadas deberá examinarse todo el cuerpo, en especial las zonas pilosas, eliminando todas las garrapatas que hayan podido adherirse, para lo cual deberá ejercerse una tracción suave y constante con pinzas aplicadas cerca de la piel evitando que puedan quedar restos de la boca de la garrapata adheridas a la piel. Esta operación se efectuará utilizando guantes adecuados y una vez desprendido se limpiará con agua y jabón la zona.

Control y gestión adecuada de la población de garrapatas mediante la implantación de medidas encaminadas a su reducción (tratamiento de huéspedes, modificación de su hábitat y control químico).

Dentro del ámbito sanitario se deben de adoptar las medidas de contención necesarias para minimizar al máximo el riesgo de exposición, en base a la naturaleza del agente, entre otras, aislamiento adecuado de los pacientes , establecer procedimientos de trabajo seguros, la retirada de los equipos de protección individual y la eliminación de los residuos o materiales contaminado…



Fuentes:

Organización Mundial de la Salud.

Centers for Disease Control and Prevention.

Instituto de Salud Carlos III.

R.D. 664/97 (B.O.E. núm. 124, de 24 de mayo de 1997).

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • jose Antonio
    4 septiembre 2016a las 11:01

    Gracias por la información,menos mal que tenemos gente muy preparada y cualificada en BIO-SEGURIDAD,buen trabajo,estamos en buenas manos,pidias dar alguna conferencia sobre estos asuntos,sería un placer poder asistir.TQM

  • Ana Maria Sanchez-Clemente
    12 septiembre 2016a las 13:15

    Buenos días José Antonio. Agradecerle su el comentario. Para el grupo de Riesgo Biológico de Premap, es muy importante que nuestro trabajo sea valorado, ya que trabajamos en ello a fin de mejorar las cosas y ello nos motiva, si cabe aun mas, para seguir trabajando en el tema. En caso de realizar alguna jornada o conferencia al respecto, gustosamente estaría usted invitado. Un saludo

  • José
    4 diciembre 2016a las 20:14

    Esperamos que en el año 2017 se organicen algunas jornadas al respecto y se acuerden de la gente que seguimos estos trabajos.Espero que tengan una buena salida de año y una mejor entrada.Aprovecho la ocasión para mandarles un cordial saludo.
    FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO

  • 24 mayo 2017a las 17:08

    Un artículo muy interesante donde podemos encontrar una muy buena información. Gracias por el aporte

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Los autores de este post: Ana Sánchez-Clemente Rojo, Benito Alonso Montero, David Domínguez Sánchez y Eugenio Paredes Palomo, pertenecen al Grupo de Expertos en Riesgos Biológicos

Archivo del blog