Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

La felicidad en el trabajo y el curioso beneficio de observarte a ti mismoLa felicidad en el trabajo y el curioso beneficio de observarte a ti mismo

La felicidad en el trabajo y el curioso beneficio de observarte a ti mismo

No me voy a plantear si es posible ser feliz en el trabajo, pues creo que sobre este tema es mejor escribir un libro que un humilde post. Sin embargo, sí que me gustaría comentar la posibilidad de medir el grado de satisfacción profesional, pues últimamente en el mercado hay empresas certificadoras que ofrecen certificar hasta la propia felicidad laboral. ¿Crees que es posible hacerlo?

Se me ocurre alguna objeción y una de ellas es el llamado "Efecto Observador". Este efecto básicamente describe el hecho de que algo que se observa no sigue la misma pauta que habitualmente cuando no es observado. He dicho "algo" a propósito, pues el efecto observador no ocurre solo cuando se observan personas, sino también cuando lo que se mira son cosas; por ejemplo, partículas subatómicas.

¿Has oído hablar del Principio de Incertidumbre de HeisenbergEste enlace se abrirá en una ventana nueva? Pues este principio científico nos dice, entre otras cosas, que no podemos observar un electrón sin cambiar su trayectoria, lo cual tiene una implicación sorprendente: no podemos saber cómo se comporta el electrón en el átomo, pues siempre que intentamos observarlo cambia de dirección.

Quizás puede parecer que nos estamos alejando un poco del tema de este post, pero la cuestión es que el efecto observador también ocurre cuando el objeto observado es una persona, tal como demuestra el estudio de Hawthorne Works. A principios del siglo XX, en Hawthorne Works, una fábrica de la Western Electric a las afueras de Chicago, se realizó un estudio para comprobar la posibilidad de ampliar el grado de productividad de sus trabajadores aumentando o disminuyendo las condiciones de iluminación ambiental.

La productividad de los trabajadores pareció aumentar en el momento en el que se instauraron los cambios, pero curiosamente no sólo se produjo en los casos en los que los niveles de iluminación eran mayores, sino también en aquellos casos en los que la iluminación era menor. La explicación sugerida finalmente fue que la mejora en la productividad no se debió a los cambios operados sobre los niveles de iluminación, sino al efecto motivador que supuso entre los obreros el saber que estaban siendo objeto de estudio.

¿No te parece fascinante? Este experimento predice que nuestra conducta es diferente cuando nos sentimos observados y, lo que es aún más sorprendente, ¡esto ocurre incluso cuando los que nos observamos somos nosotros mismos!

Así pues, si tratamos de cuantificar las veces que nos reímos durante el trabajo o bien, si muestreamos periódicamente nuestro grado de satisfacción mientras trabajamos para poder tener una idea de nuestro nivel de felicidad laboral, probablemente ocurrirá lo siguiente: percibiremos que somos más felices de lo que lo somos habitualmente y esto se deberá simplemente al hecho de estar registrando nuestro propio comportamiento.

Por tanto, el resultado de nuestro nivel de felicidad laboral estará distorsionado y nuestra certificación quizás necesite una auditoría urgente. ¿Entiendes ahora por qué algunos terapeutas dicen que apuntemos todas las noches nuestros momentos felices del día?

Créditos de la imagen: nomadsoul1Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • JORGE HERRANZ GARCIA
    19 agosto 2014a las 11:56

    Una frase que me impactó en su dia y que me regaló un buen amigo es la siguiente: "la felicidad no ocurre, se trabaja". Al hilo de lo que Marcos comenta, nosotros somos dueños de nuestro propio destino, así como de nuestro estado emocional. Desde entonces hago lo posible para modificar mi estado hacia una felicidad supuesta, sabiendo que, claro, todo es relativo. Al menos lo tengo pegado en un POST en el propio ordenador que me acompaña diariamente.

    Prevenidos
    19 agosto 2014a las 13:35

    Gran frase, desde luego. Gracias por tu aportación, Jorge, esa es la actitud que debemos presentar cada día.

  • jesus glez martin
    19 agosto 2014a las 19:23

    Pues si, compañero, no valoramos esos pequeños momentos,eso es muy cierto, pero, cuando uno roza los 60, si que si, a por ellos , por esos momentos del cafe con un compañero o amigo , un buen baño cuando llegas cansado, el beso de la nieta, "TODO es oro puro".

  • Marta Gonzalez
    2 septiembre 2014a las 15:57

    Gracias por tu post y por recordarnos que tenemos muchos motivos para ser felices y a veces el ritmo de vida que llevamos no nos deja pararnos a dar las gracias por todo lo que tenemos. En ocasiones algo tan sencillo como disfrutar de una buena canción al volante camino del trabajo….

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Marcos Kenneth López AcostaMarcos Kenneth López Acosta

    Marcos Kenneth López es Director de Oficina de Teide y Vecindario en Las Palmas de Gran Canaria

Archivo del blog