Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

El éxito de la formación es cosa de dos: del ponente y del alumnoEl éxito de la formación es cosa de dos: del ponente y del alumno

El éxito de la formación es cosa de dos: del ponente y del alumno

Una opinión que muy probablemente todos compartimos es que la educación es un pilar básico de nuestra sociedad y un elemento clave para su futuro. La Real Academia Española la define como "Instrucción por medio de la acción docente". Si aplicamos esta descripción al ámbito del trabajo y, en concreto, a la prevención de riesgos laborales, podríamos hablar de trasmitir a los trabajadores los conocimientos necesarios, concienciarles y sensibilizarles con objeto de evitar accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Y si en este tipo de formación nos pusiéramos en el papel de alumno y nos preguntasen qué esperamos del ponente, seguro que nos saldría una lista (más o menos larga, en función de las expectativas e intereses de cada uno) de cualidades que consideramos fundamentales.

Cabe esperar que dentro de esas virtudes que esperamos en el ponente se encuentren el dominio de la materia impartida, unas buenas dotes de comunicación y oratoria, habilidad para motivar al grupo así como para fomentar la participación de los asistentes y, muy importante también, que tenga la capacidad y los medios para resultar ameno y entretenido.

Por el contrario, puede que nunca te hayas puesto en el lugar de estos ponentes haciéndote la pregunta inversa: "¿cuál es el perfil deseado del alumno/aprendiz?"; porque para el éxito de este tipo de formación ambas figuras (formador y alumno) son igual de importantes.

Y así, al preguntarnos "¿qué esperamos de nuestros alumnos?", tendríamos otra lista con aspectos tan necesarios como:

  • Tener interés por el contenido que se va explicar.
  • Reconocer la importancia de ese aprendizaje.
  • Tener ganas de participar, colaborar y compartir su conocimiento/experiencia en la materia que se imparte.
  • Ser respetuoso con el resto del grupo y con el ponente.

A primera vista estas cuatro características enumeradas pueden parecer obvias, pero en ocasiones (más de las deseadas) los profesores no las encontramos dentro del aula. Esto hace que sea más complicado cumplir los objetivos iniciales de la formación impartida (esos de trasmitir, concienciar y sensibilizar), e incluso, pueden llevar a que el aprendizaje termine siendo un fracaso.

Los que nos dedicamos a impartir esta formación y, además, disfrutamos haciéndolo, estamos en la obligación de estar al día en los conocimientos que impartimos, sin olvidar la necesidad de mejorar nuestras habilidades de comunicación y gestión de personas, así como de innovar en el uso de los elementos formativos. Pero no debemos olvidar que, sin la buena predisposición de la otra parte (la del alumno), no es posible impartir una formación con éxito.

Así pues, pongamos todos de nuestra parte, profesores y alumnos, para el mejor aprovechamiento de las actividades formativas. Porque, ¿alguien duda a estas alturas de la importancia que tiene la formación en prevención de riesgos laborales para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores?

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • 11 abril 2017a las 9:32

    La actitud es clave a la hora de aprender. El almuno tiene que mostrar interés y esforzarse en aprender al igual que el profesor que tiene que enseñar lo mejor que pueda.

    Gran post

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Laura del RíoLaura del Río

    Laura es miembro del equipo Swats de Formación PRL de Quirónprevención

Archivo del blog