Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

El estrés laboral y los accidentes cerebrovascularesEl estrés laboral y los accidentes cerebrovasculares

El estrés laboral y los accidentes cerebrovasculares

Seguramente habrás oído hablar de muchos casos en los que, supuestamente, el estrés jugó un papel determinante en distintas enfermedades que se han dado en el entorno laboral, como puede ser el caso de infartos, parálisis faciales, etc.

En muchas de estas ocasiones es lógico que se hayan generado dudas sobre si realmente había una relación directa entre el estrés laboral y lo ocurrido. Sin embargo, una reciente publicación de la revista Neurology presenta evidencias científicas de una relación clara entre el estrés laboral y los accidentes cerebrovasculares; en este trabajo, presentado por unos investigadores de la Universidad Médica del Sur de Guangzhou en China, se analizan diferentes estudios científicos que relacionan el estrés laboral con los accidentes cerebrovasculares.

Los autores clasificaron los diferentes empleos que aparecían en los estudios en función del grado de control que los trabajadores tuviesen sobre la actividad que realizaban y en función de la dureza o de las demandas psicológicas del trabajo, de modo que obtuvieron las siguientes categorías:

Empleos pasivos: son actividades de reducida demanda psicológica y bajo control por parte del trabajador. Por ejemplo, conserjes, mineros y otros trabajos manuales.

Empleos de estrés ligero: actividades con baja demanda psicológica y alto control de su actividad por parte del trabajador, como en el caso de científicos y arquitectos.

Empleos de estrés elevado: son aquellos con alta demanda psicológica y bajo control, como en el caso de auxiliares de enfermería y camareros.

Empleos activos: son los que tienen una alta demanda psicológica y exigen un alto control, como en el caso de ingenieros, profesores y médicos.

Pues bien, según los resultados de esta investigación, los trabajadores con empleos de estrés elevado tuvieron un 22% más de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular en general, y un 58% más de riesgo de sufrir en concreto una isquemia cerebral que los trabajadores de empleos con bajo nivel de estrés.

Las conclusiones también varían en función del sexo: según el sexo, en el caso de trabajadoras con empleos de alto nivel de estrés el riesgo de accidente cerebrovascular fue un 33% mayor que en las trabajadoras de empleos de bajo nivel de estrés.

Es curioso que, aunque el estilo de vida de las personas que ocupaban puestos de trabajo de alto estrés fuera saludable, el riesgo de padecer la enfermedad seguía siendo mayor que el de los trabajadores con bajo nivel de estrés.

¿Cuáles serían las causas de esta relación?

Las causas de esta relación son desconocidas. Solo quedarían como posibles causas directas los factores de riesgo cardiovasculares como desórdenes metabólicos o altos índices de masa corporal, o bien las perturbaciones neuroendocrinas que pudieran llevar a respuestas de inflamación.

Aumentar el control de la actividad para reducir el riesgo

Las futuras investigaciones irán encaminadas a estudiar el efecto de las variaciones en el grado de control de la actividad por parte del trabajador. Por ejemplo: promoviendo su aumento por medio de la descentralización de decisiones o bien flexibilizando determinadas condiciones laborales, tal como ocurre en el teletrabajo.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Rafael Casas Anel
    19 noviembre 2015a las 10:57

    Muy interesante. ¿Podrías, por favor, aclarar el significado de "grado de control sobre la actividad" y de "demanda psicológica"? Explicar bien estos conceptos me parece clave. Sin ello, resulta difícil entender, por ejemplo, que -tal como se afirma- un ingeniero esté sometido a mucho más estrés laboral que un arquitecto.

    Prevenidos
    25 noviembre 2015a las 17:46

    Hola Rafael, te contestamos a tu pregunta: el grado de control sobre la actividad es el grado en que el trabajador percibe que sus decisiones influyen en la organización y desarrollo de las tareas que realiza; si no puedes tomar decisiones sobre cómo o cuándo realizas tus tareas tu grado de control percibido debería ser mínimo.
    En cuanto a la demanda psicológica está relacionada principalmente con el grado en que las emociones están implicadas en un puesto de trabajo. Actividades en las que por ejemplo se generan emociones frecuentemente, son las de atención al público, asistencia social, etc.
    También existe una elevada demanda psicológica en puestos de trabajo en los que el trabajador ha de cambiar de forma frecuente y rápida su foco de atención: múltiples tareas urgentes, con frecuentes interrupciones, generan una alta demanda psicológica en el trabajador que las lleva a cabo.
    En cuanto a la diferencia de estrés entre un arquitecto y un ingeniero entiendo que dependerá de las diferentes tareas y la demanda psicológica implicada en las actividades que arquitecto e ingeniero suelan realizar en los países donde se realizaron los diferentes estudios. Es probable que consideren que el ingeniero deba permanecer más tiempo en campo que el arquitecto, lo cual podría aumentar el grado de demanda psicológica de su actividad. Saludos.

  • Diego Martín
    7 diciembre 2017a las 10:10
    Enhorabuena por el artículo, me ha parecido muy interesante. Este otro artículo también es interesante sobre cómo ayudar en el trabajo a personas con estrés. http://www.estrategiapractica.com/trabajar-personas-estres/ Muy recomendable tenerlo en cuenta
    Prevenidos
    7 diciembre 2017a las 10:18

    Gracias Diego. Tomamos nota!

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Marcos Kenneth López AcostaMarcos Kenneth López Acosta

    Marcos Kenneth López es Director de Oficina de Teide y Vecindario en Las Palmas de Gran Canaria

Archivo del blog