Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

MédicoMédico

¿Qué entendemos por calidad y cómo se aplica a la actividad sanitaria de un servicio de prevención ajeno?

La calidad debe ser un atributo inherente a la actividad sanitaria en un servicio de prevención. Pero el concepto de calidad se extiende más allá de su significado tradicional. Tenemos que ir un paso más allá y entender que dar un servicio de calidad está muy relacionado con la innovación, con cómo nos implicamos con el medio ambiente y con la sociedad en la que actúa nuestra entidad.

Como servicio de prevención asesoramos a las empresas en la promoción de cambios orientados a la prevención de riesgos, en la mejora de las condiciones de trabajo y en la protección de la salud de los trabajadores, siendo objetivos específicos de la Medicina del Trabajo reducir el daño de origen laboral (protección de la salud), promover conductas y hábitos saludables (promoción de la salud) y, finalmente, asegurar la salud y el bienestar físico, mental y social de la población laboral atendida e incluso la de su entorno familiar ( concepto de empresa saludable).

La calidad va más allá del cumplimiento normativo, adecuando nuestras actuaciones por encima de lo que demandan los requisitos legales. Nos referimos a que trabajar con calidad implica actuar con rigor científico y nuestras actividades tienen que desempeñarse con profesionalidad. Es, también, realizar una buena práctica profesional, con independencia, imparcialidad, confidencialidad y respeto a los derechos de las personas. Y es, por supuesto, conseguir la satisfacción del cliente: cumplir con las expectativas de la empresa que nos contrata, por un lado, y con las del trabajador que es el cliente destinatario, por el otro, aunque en ocasiones las expectativas de ambos puedan ser contradictorias

¿Qué espera el cliente de la actividad sanitaria de un servicio de prevención ajeno?

La empresa como cliente espera que el servicio sea transparente y le dé información clara de su oferta profesional; que sea interdisciplinar con buena comunicación entre las distintas especialidades del Servicio de Prevención Ajeno o entre distintos Servicios de Prevención; que tenga activados los sistemas de "escucha" para atender sus demandas; que tenga capacidad de respuesta con recursos humanos y materiales suficientes para dar respuesta a las necesidades en materia de salud y que sea efectivo y disponga de procedimientos adecuados para promover mejoras preventivas y que analice su actividad e identifique posibilidades de mejora. En definitiva, que su actuación en la empresa le genere valor y competitividad.

Por su parte el trabajador como cliente espera que actúe con criterios de buena praxise independencia; que se respete la confidencialidad; que sea riguroso y practique una medicina basada en la evidencia; que le dé confianza en la trazabilidad de los resultado y que le oriente y le dé soluciones a sus problemas de salud relacionados con el trabajo. Resumiendo: que le ayude a mejorar o conservar su salud.

¿Cómo podemos trasladar las necesidades de la empresa y del trabajador a nuestra actividad sanitaria?

En primer lugar, mediante la estandarización de los procesos para homogeneizar los criterios de actuación. Somos muchos los profesionales del sector, con muchas áreas de actuación muy diversas entre sí, con empresas de distintos tamaños y filosofías de trabajo, con centros dispersos por toda la geografía nacional e internacional, etc. Por ello, es importante que actuemos todos conforme a una metodología común y homogénea para minimizar riesgos en la ejecución de nuestro trabajo y que la empresa perciba que nuestra actuación es uniforme, sea quien sea el que presta el servicio.

Y aquí es donde volvemos a señalar la necesidad de que actuemos con criterios de calidad, de que introduzcamos la innovación en las herramientas que utilizamos para ser más agiles y productivos.

En este sentido será indispensable trabajar con equipos correctamente mantenidos y calibrados que aseguren un dato fiable en la toma de muestras. Y por tanto, debemos exigir a nuestro proveedores los mismos requisitos de calidad en el material que nos suministren. Y debemos estar aportando continuamente soluciones y asesoramiento a la empresa y al trabajador, así como adecuar nuestra cartera de servicios a sus necesidades.

Así pues, debemos ser conscientes de que la calidad es una filosofía de trabajo que involucra a toda la organización, así como a todas sus acciones en el desarrollo, consecución de los productos y servicios con el fin de alcanzar la salud integral, evitar las lesiones y enfermedades de los trabajadores y mejorar su salud y bienestar.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Rosa Sánchez LlorisRosa Sánchez Lloris

    Rosa es Adjunta a Director Médico Territorial Levante y Baleares

Archivo del blog