Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Si te duele la espalda cuando barres, no dejes de leer este postSi te duele la espalda cuando barres, no dejes de leer este post

Si te duele la espalda cuando barres, no dejes de leer este post

¿Limpiar? Probablemente, no es lo que más nos apetezca hacer a lo largo del día, pero es una tarea que forma parte de nuestra rutina cotidiana. Algunos evitan realizarla, no solo porque no les guste, si no porque cada vez que lo hacen acaban con alguna molestia que puede convertirse en una lesión más adelante.

Pero hay personas cuya obligación laboral es realizar las tareas de limpieza. Pues bien; este trabajo supone un gran esfuerzo para la espalda, debido a las frecuentes flexiones y giros que hay que realizar y al mismo tiempo representa un riesgo de lesiones en las extremidades superiores debido al elevado número de movimientos realizados utilizando los mismos grupos musculares.

¿Por qué se producen estas lesiones?

Los principales factores de riesgo son:

  • Aplicación de fuerzas que dan lugar a una presión mecánica intensa en extremidades superiores y espalda.
  • Trabajo en posturas forzadas próximas a rangos máximos de giro o trabajos prolongados en posturas estáticas.
  • Movimientos repetitivos, especialmente cuando involucran los mismos grupos musculares.
  • Trabajo prolongado sin posibilidad de descansar y recuperarse del esfuerzo realizado.
  • Presión directa sobre herramientas y superficies.

Medidas preventivas en el uso de cepillos

-Al barrer el suelo, debemos seleccionar una escoba y un recogedor que tengan una longitud suficiente como para que se alcance el suelo sin necesidad de flexionar la espalda. Si no es así, es recomendable cambiar el utensilio porque será imposible utilizarlo sin sobrecargar la columna.

-Se recomiendan mangos de una longitud comprendida entre 120 y 150 cm. Estos deberán ser de material rígido y resistente, preferentemente de madera o aluminio.

-Al barrer, deberemos sujetar la escoba firmemente con las manos, manteniéndolas entre la altura del pecho y la de las caderas

-Así mismo, debemos mover la escoba lo más cerca posible de los pies y hacerlo tan solo por el movimiento de los brazos, sin seguirlos con la cintura. Debemos asegurarnos de que la columna vertebral se mantenga constantemente vertical y no inclinada.

-La sujeción del mango deberá realizarse con toda la mano, y esta deberá permanecer en posición neutra, evitando flexiones, extensiones, desviaciones laterales y giros.

-Para favorecer la postura de la muñeca se podrá optar por utilizar mangos ergonómicos con empuñadura curva. Este tipo de mangos permite una correcta sujeción, manteniendo la muñeca en posición neutra y facilitando la aplicación de fuerza.

Prevención: este tipo de tareas las hacemos normalmente todos los días y es muy importante que tengamos una postura correcta. Así mismo, usar un calzado adecuado es importante para no perder la estabilidad.

Sobre el autor

Archivo del blog

Cargando...