Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Dedica seis minutos a aprender cómo cuidar tu vistaDedica seis minutos a aprender cómo cuidar tu vista

Dedica seis minutos a aprender cómo cuidar tu vista

Imagínate leyendo un libro a la luz tenue de una lamparita. Íntimo y novelesco, pero mejor que lo hagas sólo en ocasiones especiales para que tu vista no sufra.

Aunque más adelante volveremos sobre cómo tratar cada problema, hoy queremos dar unos consejos rápidos para mantener sanos los ojos y que nuestra visión no se resienta:

Protección. Las gafas de sol, además de un complemento de moda, son un aliado imprescindible para cuidar nuestra vista, pero no sólo en verano. La radiación ultravioleta está presente todo el año, si bien en los meses de calor tenemos una exposición más prolongada y por ello la prevención ha de ser mayor. Utilizar gafas con un filtro adecuado reducirá el riesgo de que aparezcan patologías oculares como cataratas, daños en la retina, etc.

Además del sol, es importante protegernos de otros agentes externos nocivos, como son: cloro, polvo, viento, humo y, en caso de ambientes con calefacción o aire acondicionado, si no se pueden evitar, es recomendable no exponerse directamente a la salida de aires y reducir la intensidad cuando se pueda.

Alimentación saludable. Las verduras, frutas y hortalizas (no sólo la zanahoria) son buenas para la salud de los ojos, ya que disminuyen el riesgo de padecer enfermedades oculares. También son aconsejables las dietas con pescados altos en ácidos grasos omega-3 y aquellas con altos niveles de vitaminas C y E, zinc y luteínas, que reducen el riesgo de desarrollar la degeneración macular asociada a la edad. Además, las vitaminas A y C, así como el magnesio, son fundamentales para el desarrollo de la vista.

Vigilar factores que indirectamente puedan causar enfermedades oculares es importante para prevenir o detectar las causas del deterioro visual. Es el caso del sobrepeso, que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes y puede dar lugar a la enfermedad diabética del ojo (pérdida de visión, glaucoma…)

Además de una buena alimentación, los hábitos saludables repercuten en la calidad de la visión. Por ejemplo, fumar puede aumentar las probabilidades de degeneración macular, así como la catarata y el daño en el nervio óptico.

Exámenes regulares. Seguir una dieta saludable es beneficioso para la vista, pero no significa que haya que prescindir de las revisiones oculares. Muchos de los problemas relacionados con la vista no presentan síntomas que resulten evidentes, por lo que pueden pasar desapercibidos. Entre los 20 y los 40 años se recomienda ir cada uno o dos años para prevenir estas dolencias y controlar enfermedades como miopía o astigmatismo.

Descanso. Para evitar la fatiga ocular producida por el elevado número de horas con la vista fija en algún punto (la pantalla del ordenador, por ejemplo) es importante descansar la vista cada 20 minutos y mirar hacia arriba o al horizonte durante 20 segundos sin enfocar a nada, para que los ojos se relajen.

Con la lectura también hay que seguir algunas precauciones: no es aconsejable forzar la vista con una letra demasiado pequeña y se recomienda hacer descansos, fijando la vista en un punto más distante que la hoja, libro o pantalla como técnica de relajación ocular. Leer a 40-50 cm es lo más apropiado.

Además, el masaje ocular relaja los músculos de los ojos y estimula el flujo sanguíneo. Y si hablamos de descanso, no podemos pasar por alto lo importante que es dormir bien para reducir el estrés ocular.

Y cuando sintamos los ojos irritados, con picor o cansados, tenemos que intentar no frotarlos, porque lo único que hacemos es aumentar nuestro malestar. Sí, ya sabemos que meterte el dedo o el nudillo en el ojo es lo que te pide el cuerpo, pero haz caso a esa frase de madre: no te lo toques ;).

Buena iluminación. Evita utilizar aparatos electrónicos a oscuras, pues genera problemas de graduación y cansancio extremo a los ojos. Y busca siempre la luz natural. Si practicas deportes de exterior, es muy importante usar gafas adecuadas para evitar el contraste de los continuos cambios de luz.

La distancia adecuada para ver la televisión debería ser de dos metros. En el caso del ordenador, la mejor distancia es la de 50 cm y de manera lineal, para que el ojo haga menos esfuerzo. No hay que descuidar tampoco los pequeños detalles como regular la posición de la pantalla para evitar reflejos, cambiar el brillo/contraste del ordenador para adecuarlo a nuestra vista, etc.

Higiene en el uso de gafas y lentillas. La higiene –lavar las lentillas y las manos antes y después de colocarlas- es fundamental para evitar el riesgo de infección. Es necesario usar el líquido adecuado para limpiarlas, así como guardarlas en un recipiente libre de bacterias al que habrá que cambiar el líquido diariamente.

Y con la edad, más cuidados: después de los 40 hay que aumentar la precaución, pues es cuando suelen presentarse algunas enfermedades relacionadas con los ojos.

Si quieres conocer en mayor profundidad cómo funcionan los ojos no te pierdas este vídeo del Consejo General de colegios de Ópticos-OptometristasEste enlace se abrirá en una ventana nueva:


Créditos de la imagen: subbotinaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog