Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

ejes giratoriosejes giratorios

La Coordinación de Actividades Empresariales, una lucha contra la improvisación

La Coordinación de Actividades Empresariales (C.A.E) se ha convertido en uno de los ejes fundamentales de la prevención de riesgos laborales en las empresas.

Los datos recabados en las investigaciones de accidentes ponen la diana en la actividad preventiva y destacan que hay deficiencias en este ámbito que suelen ser factor común en las causas básicas del accidente laboral.

La CAE se propone controlar los riesgos que se originan por la concurrencia de actividades de distintas empresas, y requiere planificación, compromiso de distintos departamentos de la empresa, anticipación, conocimiento de las actividades que concurren y control de las condiciones de trabajo.

Para controlar con anticipación la concurrencia de actividades, es crucial que los responsables de prevención de las empresas estén informados con tiempo suficiente sobre aquellas actividades o servicios que se contraten con empresas externas en el centro de trabajo.

Es por ello que los distintos departamentos donde se toman estas decisiones deben tener implantado un proceso de aviso al responsable de prevención para que se pueda actuar a tiempo, favoreciendo así un mejor análisis de la situación de concurrencia y, sobre todo, evitando las situaciones de improvisación: su resultado en el ámbito preventivo nunca es positivo.

Una vez definida la situación de concurrencia en el centro, la clave de la Coordinación de Actividades Empresariales es la transmisión de información sobre los riesgos existentes en el entorno de trabajo, punto crítico derivado de las condiciones materiales del mismo, la propia actividad del centro y aquellos generados por las actividades que concurren. Es vital que esta información sea específica de la situación concreta de concurrencia, concisa y clara, para que los distintos actores del proceso se identifiquen con él y perciban los riesgos como algo que les puede afectar, lo cual favorece la colaboración con el empresario principal/titular así como con el resto de empresas concurrentes.

Por tanto, la eficacia en esta materia no depende sólo de las actuaciones del empresario del centro; también depende mucho de la implicación de las empresas concurrentes que tienen que venir con los deberes hechos para con su propia actividad, y que deben facilitar una información clara y específica sobre los riesgos que generan a terceros y sobre las medidas de eliminación o control de los mismos. Asimismo, es clave que las empresas concurrentes faciliten de forma adecuada a los trabajadores la información que el empresario titular/principal les transmite, asegurándose de que esta información es comprendida.

El resultado final debe ser que el trabajador en un entorno desconocido como es un centro ajeno con una actividad propia, en el que además se desarrollan otros trabajos cuyos riesgos desconoce, tenga información sobre los riesgos distintos a los propios de su actividad a los que estará expuesto en el desarrollo de sus tareas, las medidas preventivas y normas de trabajo que tendrá que atender para evitarlos o controlarlos y las limitaciones que tiene sobre sus propias tareas para no afectar a otros trabajadores.

Esto, que en resumen puede parecer sencillo, es el trabajo de muchas personas que forman parte de un mecanismo en el que no puede fallar un solo engranaje, pues de lo contrario, la falta de control se hace dueña de la situación y las consecuencias son imprevisibles.

Imagen: IrochkaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Comentarios
  • Gabriel Rodríguez del Río
    9 septiembre 2014a las 8:55

    En mi opinión se ha burocratico en exceso la gestión CAE en muchas empresas. En ocasiones se entiende el intercambio de información como único objetivo, obviendo que el empresario principal tiene una labor de supervisión sobre la documentación entregada. No es difícil encontrar empresas que envian la evaluación de los trabajadores que van ha realizar trabajos en centros de terceros sin que la tarea concreta que van a realizar en ese centro esté en dicha evaluación; en estos casos si la situación no es detectada por el empresario principal este intercambio de información lejos de ayudarle le compromete y pone de manifiesto su falta de control sobre la CAE.

    Con esto quiero decir que los software CAE son una ayuda muy valiosa, pero son solo herramientas, de nada sirve este intercambio de información sin la valoración técnica de dicha documentación que tienen que hacer profesionales con conocimiento técnicos implicados en la gestión y supervisión del las empresas que actuan como Empresario Principal.

  • Maria Isabel del Mazo Revuelta
    9 septiembre 2014a las 12:25

    Totalmente de acuerdo en la importancia de minimizar o anular la improvisación ! Necesitamos informacion veraz, ágil y oportuna y una coordinación exquisista para que también desde la vigilancia de la salud podamos proteger la salud de los trabajadores y contribuir a la mejor prestación del servicio requerido . Me ha gustado mucho tu artículo.

  • Buen post. Sobre lo que decís, los softwares de gestión CAE son muy importantes, pero claro está que sólo son herramientas. Sin embargo, son herramientas que permiten el control de los procesos. Ahí está la clave. Lógicamente, luego deben existir unos protocolos internos para que el control lo realice la persona correspondiente para el correcto funcionamiento de todo el prceso. Pero estas plataformas han cambiado la forma de entender la coordinación de actividades empresariales…

    Prevenidos
    1 septiembre 2016a las 13:13

    Nos alegra de que te haya gustado. Saludos!

  • Alexandra
    9 octubre 2017a las 16:06
    No estoy nada de acuerdo, a mi parecer es esencial primero para que todas las partes sean conocedoras de sus obligaciones y a quien se le adjudica cada tarea y por tanto poder bien parar una obra "con todas las de la ley" o bien en caso de accidente, eliminar toda responsabilidad para las contratas y subcontratas, así como tener designadas a las personas correspondientes ejecutar diligentemente las tareas que ello conlleva.
    Caso práctico y real, empresa en la que no se ha realizado coordinación empresarial, un trabajador de la subcontrata ha muerto, por negligencia suya, pero al no haber hecha coordinación empresarial, quien es el responsable??
    Toda prevención es poca.
    Jesús Martínez López
    10 octubre 2017a las 0:00

    Hola Alexandra. En primer lugar, gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que todas las partes conozcan sus obligaciones, y precisamente por este motivo, en el post pongo el foco en la necesaria participación de las áreas de la empresa que tomen decisiones en la contratación de servicios. La eficacia de la prevención es directamente proporcional su implantación en la empresa.

    Para designar a los responsables en materia preventiva, establecer sus funciones en el proceso y puedan realizar su trabajo de forma diligente, es necesario realizar previamente un análisis de la concurrencia y en base a éste establecer los medios de coordinación necesarios. Insisto en que el alcance de este objetivo solo es posible si las áreas de contratación de servicios se involucran y toman conciencia de la importancia de la previsión, es decir que todas las piezas del engranaje funcionen.

    Por otro lado, respondiendo a la cuestión que planteas, la regulación en este ámbito hace responsables a todos los agentes intervinientes.

    En mi opinión, no se mejoraría eliminando responsabilidades a las empresas concurrentes (contratas y subcontratas), pues son parte del proceso y es necesaria su colaboración, para informar de los riesgos que sus propias tareas generan y pueden afectar a la concurrencia, y como no, para ejercer sus derechos y exigir en caso de omisión, los necesarios medios de coordinación en una situación de concurrencia.

    Si se omite o de actúa de forma negligente en materia de Coordinación de Actividades empresariales, se incumplen obligaciones y deben depurarse responsabilidades a las empresas afectadas, independientemente de que se materialice un riesgo, con daño o no a la salud de los trabajadores, siendo o no causa del accidente.

    Toda prevención es poca y además añadiría, dejando a un lado la depuración de responsabilidades, que su fin debe ser siempre evitar daños a la salud del trabajador por medio de la eliminación o control de los riesgos laborales.

    Un saludo

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Jesús Martínez LópezJesús Martínez López

    Jesús Martínez López es Coordinador Nacional de Construcción de Quirónprevención

Archivo del blog