Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Consejos para elegir un colchónConsejos para elegir un colchón

Consejos para elegir un colchón

Y si te digo que la mayor parte de la gente tiene un colchón desde hace siglos, no lo cambia de posición y duerme en uno que le salió muy bien de precio por una oferta, ¿qué opinas? Todo el mundo sabe que cuando se compra o alquila una casa necesita una cama para dormir, pero la realidad es que no le damos la importancia que tiene.

En ella pasamos 7-8 horas al día, un total de más de 2.900 horas al año que con un colchón inadecuado puede perjudicar poco a poco a nuestra espalda y nuestro descanso para realizar las actividades diarias. Los requisitos primordiales que debe tener un colchón son una calidad garantizada con buenos acabados y que disponga de firmeza y adaptabilidad.

A la hora de comprar un colchón hay que tener en cuenta los materiales de los que está hecho. Cada uno de ellos tiene sus propiedades y es beneficioso para ciertas características. Os explicamos los más importantes.

-Colchón de espuma: son los más económicos. Suelen ser de una pieza y se cubren con una funda muy ajustada. Pierden la firmeza muy rápido y se hunden fácilmente. No regulan demasiado la temperatura. Son los que usan los bebés al nacer.

-Colchón de muelles: es el que más conocemos de haberlo visto en casa. Tienen mucho rebote y deja el cuerpo muy en la superficie. El grado de confort no es muy alto. Debe rotarse periódicamente porque con el paso del tiempo se queda la forma del cuerpo.

-Colchón de látex: aporta mayor bienestar y la calidad del sueño es mejor. No eliminan del todo la transpiración. Hay que tener en cuenta los materiales con los que está hecho. Normalmente, más del 80% procede del árbol de caucho y un 20% es sintético. Si es de baja calidad puede ser demasiado blando y generar una mala postura en el sueño. La base que se elija tiene que ser la adecuada para asegurar la firmeza del mismo.

-Colchón viscoelástico: tienen la característica de adaptarse a la forma del cuerpo y a su temperatura. Si se está un tiempo tumbado y se cambia de postura, la marca de nuestro cuerpo en el colchón tarda unos segundos en desaparecer. Por eso se dice que tiene ‘memoria’. Debe tener un buen soporte inferior para que no sea tan blando.

Estos que hemos descrito son los tipos más comunes pero también se pueden encontrar de agua, fibra o aire, aunque se usan menos. Las medidas no hay que pasarlas de largo, ya que puede que nos falte espacio. Para las camas individuales, es suficiente con 90 cm de ancho y 180 cm de largo y para las de matrimonio, las medidas recomendables son 135-150 cm de ancho y 180-190 cm de largo.

De nada vale tener un buen colchón si la sujeción de la cabeza y el cuello no es la más ajustada. Debemos buscar una almohada que se adapte a nosotros. Si quieres saber cómo escoger la adecuada te lo contamos en este postEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

Con todos estos consejos seguro que te orientarás mejor en el mundo del descanso. Recuerda que dormir las horas establecidas de la mejor manera posible repercutirá en tu salud.

Créditos de la imagen: lerchejohnsonEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog