Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

Cambio de hora, jetlag y ritmos circadianosCambio de hora, jetlag y ritmos circadianos

Cambio de hora, jetlag y ritmos circadianos

Hace unos días, concretamente el pasado domingo 26 de marzo, se produjo el siempre controvertido cambio de horario. Pasamos del horario de invierno al horario de verano y a las 2:00am son las 3:00am. Este cambio de hora empezó en Alemania, durante la primera guerra mundial, con objeto de ahorrar carbón. Y se volvió a instaurar en 1973, durante la crisis del petróleo, con el mismo objetivo: ahorrar energía. Desde entonces venimos usándolo.

Más allá del trastorno de cambiar todos los relojes de hora, benditos relojes radio-controlados, esto provoca en nuestro cuerpo una serie de alteraciones al romper los ritmos circadianos.

Estos ritmos circadianos, del latín circa que significa "alrededor de" y dies que significa "día", son ritmos naturales que abarcan el día entero y que todos los animales y plantas tienen. Son los que nos hacen despertarnos, tener sueño o hambre en los mismos momentos del día. De ahí que romperlos, o cambiarlos, sea muy difícil para nuestro cuerpo. Provocando irritabilidad, fatiga, desorientación, insomnio…

Esta ruptura se da cuando cambiamos la hora o volamos alrededor del mundo, cambiando de huso horario. Obviamente, el cambio de hora es un trastorno mucho menor que viajar a través de varios husos horarios. Cambiando la hora solo "viajamos" un huso, pero sus consecuencias son muy parecidas.

¿Cómo soportarlo? La clave está en habituarnos cuanto antes a la nueva hora. Por ejemplo, si habitualmente comemos a las 14:00h con el cambio nuestro cuerpo nos va a pedir comer más tarde y… ¡no debemos dejarlo!, debemos hacerlo a las "nuevas" 14h. Lo mismo para acostarnos o cenar. Debemos hacerlo a la "nueva" hora.

Para el jetlag seria exactamente igual. Nada más aterrizar en nuestro destino deberíamos de adaptar nuestro ritmo circadiano al nuevo huso horario. Si es de noche, tratar de dormir y, si es de día, aguantar hasta la noche para hacerlo. Incluso debemos adaptar ese ritmo a las comidas, aunque nuestro reloj biológico nos diga que son la una de la mañana y no tenemos hambre…

Con este sencillo consejo llevarás un poco mejor este cambio de hora y también el próximo, que será el último domingo de octubre.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog