Cargando...

Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

conciliacion_familiar-847x418conciliacion_familiar-847x418

¿Calidad o cantidad? Solo se vive una vez

"Mi trabajo exige una gran dedicación. Mi puesto es de una alta responsabilidad. Llego tarde a mi casa, viajo mucho y los fines de semana también trabajo…es verdad que no puedo ver a mi familia todo lo que me gustaría y que me estoy perdiendo ver crecer a mis hijos, pero yo siempre digo que mejor calidad que cantidad"… Hoy, desde la sección "La psicóloga de los directivos", quiero hablaros de ¿Qué pasa al final de este camino…?

A menudo escucho a mis directivos este discurso. Son personas a las que la vida les ha ido llevando por una senda de ascensos y promociones, no siempre premeditados y elegidas por ellos. Algunos sí que han buscado que fuera así; otros, simplemente no han podido (o querido) decir que no. En cualquier caso, me describen una foto "vital" repleta de trabajo y exenta de vida personal.

En ocasiones, algunos, ya han tomado consciencia de que aquello, no saben cuándo ni cómo, les ha dejado de gustar. Y no digo que no disfruten con su trabajo, sino que su trabajo ha invadido sus vidas como la lava cuando sale del volcán; despacio, pero arrasando por donde pasa. Estos son afortunados porque, conscientes de que hay algo que les chirria, comienzan a incomodarse. Ese es justo el momento en el que se replantean prioridades para cambiar aquello que tal y como está instalado en sus vidas, no funciona.

Más peligro corren los que, a medida que la conversación fluye durante la consulta: "¿cuánto es el tiempo de ocio que tienes? ¿Cómo son las relaciones con tu amigos, familia, pareja, hijos…?", descubren, al mismo tiempo que yo, que durante los últimos años en sus vidas solo han dejado espacio para el trabajo. Estos aún están a tiempo. Muchos de ellos al año siguiente regresan con cambios que han puesto en marcha; algunos surgidos ya desde ese mismo momento en la consulta, y otros abordados por iniciativa propia.

Sin duda, los que viajan con pocas posibilidades de tener "billete de vuelta" son los de: pero yo siempre digo que "mejor calidad que cantidad"… Lo que pasa al final de ese camino es que un día descubren que aquello que era tan urgente no dejar de hacer, no era tan importante; o que no eran tan imprescindibles como se sentían en la organización o que la medida que le daban a su tiempo dedicado al trabajo no estaba en proporción a su tiempo libre. Y un buen día, y cuando menos se lo esperan, otros deciden por ellos y se encuentran fuera de la organización. O bien llega el momento natural de finalizar el camino laboral (la jubilación). O incluso pueden encontrarse con un escenario tal vez más doloroso pero que a la vez puede ser esperanzador; porque a veces los acontecimientos propios de la vida ponen patas arriba los más básicos principios vitales. Y cualquier de estos escenarios puede dejar noqueado al más preparado y responsable de los directivos.

No nos engañemos: calidad y cantidad son términos útiles para comparar, pero quizá en otros contextos. En el de la vida, sólo cabe lo que de verdad nos hace felices y cuanto más haya, mejor. Porque si elegimos vivir felices estaremos más protegidos para los momentos duros (que los habrá); porque cuanto más practiquemos, más fácil será afrontar nuestra propia vida y aumentarán las posibilidades de incluir más de "eso" que nos reconforta y nos nutre; porque cuanto más haya de eso que nos gratifica, le estaremos haciendo un favor al mundo.

Somos espejos en los que los demás se miran; nuestros hijos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, clientes. Por eso, lo mejor será dar un buen ejemplo de vida. Y, en consecuencia, yo les digo a estos directivos que pasan por mi consulta que por qué renunciar a uno de los dos conceptos: calidad o cantidad ¡Yo quiero los dos!

Comentarios
Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Marta Sanz RamosMarta Sanz Ramos

    Marta Sanz Ramos es la Psicóloga de la clínica Premap en la que directivos de distintas compañías se someten cada día a reconocimientos médicos "Executive". Además de las exhaustivas exploraciones clínicas, todos pasan también una consulta con Marta. Con ella tienen oportunidad de charlar y cambiar impresiones sobre sus preocupaciones y/o estados de ánimo en su quehacer profesional y personal.

Archivo del blog