Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

higiene_Blog_848x418higiene_Blog_848x418

¿Aplicamos las medidas preventivas necesarias al cocinar en casa?

Parece que se ha puesto de moda la cocina. En los últimos años hemos pasado de cocinar por necesidad a cocinar por afición o por placer siendo la base la misma; es decir, conjugar una serie de alimentos, condimentarlos, cocinarlos y presentarlos al comensal.

Podríamos decir que hay dos formas de cocina: la tradicional, más caracterizada por guisos a fuego lento que en muchos de los casos desprenden unos olores muy agradables a nuestro sentido del olfato; y, por otro lado, la cocina moderna, más minimalista, en la que se cuida mucho la imagen y la presentación, una forma de cocinar en la que se preparan los alimentos con mucha precisión, de muy variadas formas e incluso con técnicas culinarias muy avanzadas y cuyo objetivo final es conseguir, en primer lugar, un atractivo a nuestro sentido de la vista (esencial la preparación del emplatado) y, en un segundo lugar, que nuestras papilas gustativas se deleiten al tomar los alimentos y confirmen lo que previamente nuestra vista nos había hecho sentir.

Ambas cocinas también tienen como base la de utilizar una serie de elementos comunes como son las herramientas de corte manuales o eléctricas, equipos de cocción a gas o eléctricos, aceites calientes, líquidos que añadimos durante la preparación, etc. Todos estos elementos pueden entrañar ciertos riesgos si no los utilizamos de manera correcta, pudiendo ocasionarnos lesiones o bien provocar un incendio en nuestra propia cocina. Por ello, como se trata de prevenir, vamos a darte una serie de consejos cuando estés en casa preparando cualquier alimento, sea tradicional o creativo, para que puedas hacer esta tarea con plena seguridad:

  • La primera medida preventiva es, como siempre, mantener el orden y la limpieza. Debemos tener en cuenta que no estamos compitiendo con nadie más, por lo que el riesgo de que suene "la campana" como finalización del tiempo no se encuentra dentro de las normas en nuestra cocina.
  • Utiliza los utensilios de corte de manera correcta: mantenlos en buenas condiciones de uso y evita dejarlos junto al borde de la mesa, encimera o zona de preparación.
  • Los mangos de las cacerolas y sartenes no deben sobresalir de la zona de cocción o área de trabajo, ya que sin darte cuenta puedes golpearlos y caerse al suelo, lo cual podría producirte quemaduras.
  • Ten mucho cuidado cuando tengas que mover o trasvasar líquidos calientes de un recipiente a otro como agua hirviendo, aceite muy caliente y cualquier otro a elevada temperatura.
  • Cuando termines de cocinar con cualquier recipiente de cocina, además de retirarlo de la zona de cocción, recuerda siempre cerrar la llave del gas correspondiente o bien apagar el interruptor adecuado en la vitro cerámica (suele ser relativamente fácil olvidarse cuando cocinamos con vitro cerámica o inducción).
  • En cocinas de gas, debemos cerrar la llave del suministro general o de la botella de butano cuando hayamos terminado de cocinar, sobre todo de noche. Revisa periódicamente la instalación fija interior y mangueras de conexión por parte de personal competente.
  • Cuando utilicemos electrodomésticos eléctricos de cocina, revisa que el cableado, las clavijas de conexión de los mismos y las bases de enchufe de la pared se encuentran en buenas condiciones de aislamiento para prevenir un posible contacto eléctrico.
  • En la utilización de los electrodomésticos portátiles (batidoras, picadoras de carne, etc.) comprueba que los mismos están apoyando en su base de forma estable, lejos de los bordes de mesas, encimeras o zonas de trabajo. A continuación, comprueba que tienes y utilizas todos los elementos de seguridad que indica el fabricante en su manual de instrucciones evitando con ello posibles atrapamientos de dedos de las manos. Y por supuesto, antes de desmontar o limpiar el electrodoméstico deberás desconectarlo de la toma de corriente.
  • Cuando utilices el horno y quieras comprobar el estado en que se encuentra el guiso que estás haciendo, si abres la puerta del mismo recuerda realizar esta acción muy despacio y retira la cara a una cierta distancia prudencial con la finalidad de evitar que los vapores muy calientes te puedan quemar. Después, si quieres sacar bandejas calientes del horno es importante que lo hagas con unos guantes resistentes al calor para evitar quemaduras en los brazos.
  • El uso de la sartén con aceite caliente merecería otro post complementario, ya que es en la tarea en la que se suelen producir la mayoría de los accidentes en cocina. Ten en cuenta las posibles salpicaduras cuando freímos alimentos o bien movemos la sartén de un lugar a otro. Y por supuesto, si el aceite se recalienta demasiado y entra en combustión (aparece llama) no lo apagues echando agua o moviendo la sartén hasta el fregadero. Tan solo coloca una tapa sobre la sartén, a ser posible deslizándola lateralmente para evitar quemarte.

Si todo ha ido bien, solo queda disfrutar de los alimentos que hayas preparado. Y si quieres un añadido que siempre funciona en la vida, ponle un toque de "alegría" cuando cocines en casa, seguro que disfrutarás plenamente con los tuyos del trabajo realizado.

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

Archivo del blog