Quirónprevención | Prevención de riesgos laborales

CalaveraCalavera

Un accidente grave con repercusiones positivas para la neurociencia siglo y medio más tarde

Nueva Inglaterra, verano de 1848. Phineas P. Gage, de veinticinco años de edad, capataz de construcción a cargo de una cuadrilla del ferrocarril Rutland & Burlington, trabaja en la ampliación de la línea férrea a través de Vermont.

Su tarea es dura, pues el terreno es accidentado y repleto de roca dura y estratificada, por lo que para abrirse paso lo más rápidamente posible, la estrategia es utilizar cargas explosivas para volar la roca. Se perfora un agujero en la roca, se rellena hasta la mitad con pólvora, se introduce una mecha, y se termina de cubrir con arena para que la explosión no tenga lugar hacia el exterior de la roca; esta arena se apisona posteriormente con una cuidadosa serie de golpes con una vara de hierro llamada hierro de atacar.

Gage supervisa todas las tareas y está perfectamente capacitado para encargarse de ellas. Mide un metro y sesenta y cinco centímetros de alto, es atlético y sus movimientos son veloces y precisos. Sus jefes dicen que es el hombre más eficiente y capaz a su servicio.
Son las cuatro y media y hace calor. Gage ha colocado la pólvora y la mecha en un agujero de una roca y le ha dicho a un trabajador de su plantilla que lo cubra con arena. Alguien le llama desde atrás y Gage aparta la vista del barreno sólo un instante; distraído, empieza a golpear la pólvora con la vara antes de que su ayudante introduzca la arena. Casi inmediatamente, provoca chispas en la roca y la pólvora le estalla en la cara.

craneoatravesado1craneoatravesado1El hecho es totalmente inesperado y toda la plantilla queda inmóvil hasta que comprenden lo que ha ocurrido. El ruido de la explosión es diferente al habitual. La roca está intacta y la vara de hierro ha penetrado por la mejilla izquierda de Gage, ha perforado su cráneo, lo ha atravesado y ha salido a gran velocidad por la parte superior de su cabeza. La barra ha caído a más de treinta metros de distancia cubierta de sangre y sesos. Phineas Gage está en el suelo aturdido y silencioso, pero despierto.

Los trabajadores lo llevaron al médico en una carreta de bueyes, de la que salió por sí mismo, con algo de ayuda de sus hombres. El propio Gage le explicó al médico cómo había sido el accidente en el que una vara de un metro y cinco centímetros de longitud, dos centímetros y medio de diámetro y cinco kilos y medio de peso atravesó su cabeza. En menos de dos meses, Gage superó la herida causada y su posterior infección sin la ayuda de antibióticos. Sin embargo, su personalidad no quedó intacta.

John Harlow, el médico que trató a Gage, cuenta que éste había perdido la visión en su ojo izquierdo, pero que veía perfectamente con el derecho. Podía ver, oír, sentir, caminar y hablar con normalidad, pero había perdido sus hábitos moderados y voluntariosos y se había vuelto irregular, irreverente, blasfemo, caprichoso y vacilante. Sus patrones lo despidieron poco después de que volviera a trabajar, aduciendo que Gage ya no era Gage.

Posteriormente, Gage empezó a variar continuamente de trabajo, pues le despedían por falta de disciplina. Con la compañía inseparable de la barra de hierro, empezó a trabajar como atracción de circo. Se fue a vivir a Sudamérica y regresó en 1860. Murió en 1861 tras un ataque de convulsiones epilépticas.

El efecto neuropsicológico del accidente en Phineas Gage se denomina disociación, ya que las capacidades de atención, percepción, memoria, lenguaje e inteligencia quedaron intactas, mientras que su carácter quedó totalmente deteriorado.

Pero, ¿de qué manera puede cambiar la personalidad la destrucción de una zona cerebral? Desgraciadamente, nadie realizó la autopsia a Phineas Gage, ya que John Harlow, el médico que lo había tratado tras el accidente, no se enteró de su muerte hasta cinco años más tarde. Fue entonces cuando, tras comprender que había perdido la oportunidad de estudiar anatómicamente el cerebro de Gage, decidió pedir a su hermana que exhumara el cadáver para recuperar el cráneo.

Tras los permisos correspondientes, se abrió el ataúd y se extrajo el cráneo y el hierro de atacar, que había sido enterrado junto a Phineas. Desde entonces, cráneo y hierro han permanecido juntos en el museo médico Warren de la facultad de medicina de Harvard en Boston.

Pero nuestra historia no acaba aquí. Antonio Damasio, prestigioso neuropsicólogo portugués, nos cuenta en su libro "El error de Descartes" cómo ciento veinte años más tarde su esposa, Hanna Damasio, utilizó una técnica denominada Brainvox para la manipulación mediante ordenador de datos brutos obtenidos a partir de rastreos de resonancia magnética de alta resolución del cerebro de Gage, obteniendo una imagen del cerebro muy similar a la que podría verse en la mesa de autopsias.

Con esta técnica, se pudo conocer de forma más precisa las zonas del cerebro que quedaron dañadas en el accidente. Gracias a esto, Hanna Damasio y sus colegas pudieron decir con cierto fundamento que fue la lesión selectiva en las cortezas prefrontales del cerebro de Phineas Gage; lo que comprometió su capacidad de planificar para el futuro, de conducirse según las reglas sociales de la época que previamente había aprendido, y decidir sobre el plan de acción que posteriormente le sería más ventajoso.

Se podría decir que Damasio logró acotar la zona cerebral en la que podría "residir" la personalidad. Curioso, ¿verdad?

Pues para terminar, una imagen de las pocas conocidas de Phineas Gage, que fue descubierta por una pareja de fotógrafos de Massachusetts que pensaba que el daguerrotipo que guardaron en casa durante 30 años era de un antiguo ballenero con su arpón. En la imagen, podemos observar a Gage sin su ojo izquierdo y con su inseparable hierro de atacar.

daguerrotipodaguerrotipo

Suscríbete a nuestro blog para estar al día en Seguridad y Salud laboral. Te enviaremos un newsletter mensual con lo más interesante de Prevenidos

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.

Blog - Comentario de blog

No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)

Sobre el autor

  • Marcos Kenneth López AcostaMarcos Kenneth López Acosta

    Marcos Kenneth López es Director de Oficina de Teide y Vecindario en Las Palmas de Gran Canaria

Archivo del blog